Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Educar, no frustrar

Santi Benítez
Santi Benítez
miércoles, 12 de abril de 2006, 20:45 h (CET)
Por fin se ha aprobado la nueva ley de educación que, entre otras cosas, regula de forma clara y concisa, la concertación en los centros educativos privados. En nuestro país la inmensa mayoría de estos centros son católicos y ya se está empezando a comprobar como intentan saltarse a la torera la ley exigiendo dinero por el derecho de inscripción, exigencia que ellos llaman “donativo voluntario para el buen funcionamiento de la institución”. Yo lo llamaría atraco a los padres.

La tan cacareada asignatura de religión no será obligatoria, por muy católico que sea el centro concertado. Siendo además una asignatura evaluable pero no computable. Lo que significa que ninguna niña o niño repetirá curso porque la nota en dicha asignatura no sea satisfactoria para el centro. Y se crea una asignatura obligatoria que se llamará “Educación ciudadana”. Tiene gracia que haya quien ha comparado esta asignatura con aquella de “Educación nacional” de tiempos pretéritos – teniendo en cuenta que el contenido de la nueva asignatura será sobre la igualdad, la tolerancia, y el conocimiento y respeto a la diferencia entre las personas, yo diría que se trata más de una cuestión de añoranza que otra cosa. Vamos, cosas de que la cabra siempre tira al monte. No quiero usar lo de que son unos demagogos porque para qué señalar lo evidente.

Sigue siendo una ley que no es todo lo completa que quisieran los sindicatos de estudiantes, los centros docentes públicos, los trabajadores de dichos centros y yo mismo. Pero es un primer paso teniendo en cuenta que habrá que hacer una inversión presupuestaria durante doce años, leen bien, doce años para sacar el sistema educativo público del agujero en el que se le ha metido durante los ocho años de gobierno populistas. Ya en el 2005 hubo que dedicar el 8% del total del presupuesto de Educación en becas y ayudas porque, tal y como bien apuntó el ministro Solbes, este capítulo se había convertido en algo meramente testimonial.

La ley también intenta dar una solución al hacinamiento de hijos de inmigrantes en los centros públicos ante la negativa de los centros concertados a cumplir con sus obligaciones. Ya no tendrán capacidad para negar la inscripción de estudiantes tal y como ocurría anteriormente. Eso sí, habrá que vigilar de cerca el proceso, porque tal y como digo al principio del artículo, ya se están viendo como cumplen la ley.

No voy a hablar de que en alguno de los trípticos de propaganda de esos colegios católicos se diga que la homosexualidad es una enfermedad curable, o que se abogue por la enseñanza con separación de sexos, en un absoluto dislate para la igualdad de sexos que tanto ha costado, está costando y costará conseguir en este país después de cuarenta años de nacional catolicismo – ¡Oh! Que casualidad.

Buenas noches, y buena suerte...

Suena de fondo, “Las niñas de la Saye”, de Mojinos Escozios.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris