Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Crítica literaria   -   Sección:   Libros

Hacía falta un libro así

Herme Cerezo
Herme Cerezo
martes, 1 de agosto de 2006, 23:01 h (CET)
A principios de enero, en mi artículo ‘¡El Quijote ha muerto! ¡Viva Mozart!’, ya anuncié que 2006 era año de conmemoraciones. Y van llegando, puntuales y metódicas. Así que vamos con otra, aunque ésta no me guste mucho, más bien nada. En 1936, estalló la Guerra Civil, o Incivil, como dice mi colega Rafa Esteve Casanova. Lo hizo un dieciocho de julio, en medio de una canícula que, ciertamente, no invitaba a sublevarse sino a sosegar los ánimos tan excitados que sobrevolaban nuestro país, tras los asesinatos del teniente Castillo y del diputado Calvo Sotelo. Jamás he podido entender cómo a nadie se le ocurrió dinamitar la legalidad republicana un dieciocho de julio. Con la que caía.

- Y menos desde África, donde tampoco debía de hacer calor.

- Esas cosas, mirusté, sólo ocurren aquí.

Y, en medio de la pléyade de publicaciones que están surgiendo sobre el tema, yo he escogido un libro peculiar. Su autor es Juan Eslava Galán, ya saben, uno de esos escritores que me hacen gozar de la lectura como pocos. Su título es ‘Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie’.

Para empezar hay que resaltar la longitud del título, trece palabras. Pocas obras recuerdo con más letras en su encabezamiento. A la memoria sólo me viene ‘La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada’ de García Márquez, aunque seguro que hay otras. Pero ya ven, la rom de mi cerebro no da para más. Y según el autor explica al principio, la parrafada fue una propuesta, salpicada de vino añejo y queso con rosquillas, de su amigo Arturo Pérez-Reverte. Y así quedó la cosa. Y así se publicó. Y así la he leído.

- Gracias, maestro.

- De nada, a mandar.

‘Una historia ..’ se me antoja una obra peculiar, que no se puede adscribir a ningún género concreto. A partir del tercer o cuarto capítulo, acudió a mi memoria el nombre de un periodista-escritor-historiador italiano ya fallecido: Indro Montanelli. Todavía no he podido olvidar su esclarecedora ‘Historia de Roma’, que leí a los catorce años, contada con el gracejo de un columnista irónico y convincente como era Montanelli. Y algo de eso, convicción e ironía, tiene en mi opinión el libro de Eslava Galán. El escritor jienense, aunque escriba sobre hechos reales, como este libro, jamás olvida su vena sarcástica, sus pinceladas humorísticas. ‘Una historia...’ está llena de ellas. Y eso se trasluce en algunos comentarios dejados caer con maestría en rincones escogidos, en esquinas puntuales.

Pero quedarnos sólo con esta similitud sería pobre y, sobre todo, ridículo. A pesar de que estamos ante un texto histórico, Juan Eslava intercala diálogos entre seres reales, imagino que rigurosamente ciertos porque se debe haber metido entre pecho y espalda unas cuantas horas de hemerotecas y bibliotecas, y otros que, pareciendo reales – ojo, tal vez lo sean – huelen a ficticio. Y esos personajes, reales o ficticios, qué más da, proporcionan una especie de hilo conductor a la narración. Gracias a ellos podemos observar la evolución del estado de ánimo de los contendientes en el conflicto bélico. Desde la euforia inicial republicana y la seguridad en una victoria rápida y aplastante, hasta el pesimismo declarado ante una derrota evidente y, finalmente, cierta. Lo que más me inclina a pensar que estos personajes no son reales es que van incluidos en el índice que Eslava Galán intercala al final. Y es que este hombre tiene una especial vena para contar mentiras. Mentiras literarias, claro, que no afectan para nada al tratamiento riguroso del texto. Todo lo contrario, lo complementan.

‘Una historia ..’ está contada en cincuenta y un capítulos, la mayoría de extensión reducida, un epílogo, bibliografía, cronología e índice onomástico. Y en sus páginas, Eslava Galán reparte estopa para ambos lados, porque cuando cuenta cosas del lado azul, a continuación cuenta lo mismo o parecido del lado rojo. Y viceversa. O sea que eso del título “que no va a gustar a nadie” cobra plena vigencia a lo largo de cada capítulo.

De la lectura del libro, parece incontestable pensar que uno de los bandos, el republicano, estaba condenado de antemano a la derrota.

- Las cosas son como son, colega, no como nos gustan.

Los problemas en la retaguardia, las luchas intestinas entre anarquistas y comunistas, la falta de una milicia bien organizada y de mandos cualificados para dirigirla hasta bien entrada la guerra, la sucesión de gobiernos de corta duración y algunas otras causas eran malos augurios, sobre todo cuando en frente existía un ejército mejor preparado, con tropas profesionales, comandado por un cuadro de oficiales de mayor experiencia y apoyado por Alemania e Italia. El bando insurgente, rebelde, nacional, anti-constitucional, fascista, faccioso o como prefieran llamarlo, tenía todas las de ganar. Sólo era cuestión de tiempo.

- ¿Y las Brigadas Internacionales no cuentan?

- Demasiado románticas se me antojan, camarada.

‘Una historia ..’ repasa los momentos más sobresalientes de la contienda: la conjura, los personajes principales, la sublevación en cada ciudad, los paseos, los fusilamientos, y no elude comentarios tácticos sobre el desarrollo de las operaciones bélicas como la batalla del Ebro, explicada profusamente en todas sus etapas. Muy interesante resulta observar el ascenso paulatino – a veces parece calculado – del general Franco en el mando del ejército insurgente. La “casualidad” o como se llame fue desbrozándole el camino, apartando rivales, hasta que su acceso al poder fue cosa hecha.

El libro, además, lleva un aditamento que siempre se agradece: una colección de fotografías breve pero suficiente, algunas de ellas especialmente llamativas: la del requeté, que ha perdido ambos brazos y que todavía sonríe; la de las ruinas de Guernica después del salvaje bombardeo de que fue objeto; la de Franco, bajo cuyo rostro existe una cruz gamada, o la de unos milicianos tocados con ropa eclesiástica y armados con fusiles a la puerta de una iglesia.

Miren, yo creo que hacía falta una obra así, un libro que se puede leer tranquilamente, que no contenta a nadie pero que proporciona una idea bastante aproximada de lo que ocurrió en el pentágono peninsular entre julio de 1936 y abril de 1939. Todos los españoles deberíamos conocer qué pasó, qué fuimos, por qué nos liamos a tiros hace setenta años (ya salió otra vez la conmemoración) y lo que vino después. Es hora ya de tener bien presente aquellos momentos para evitar nuevos errores (u horrores), porque un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla. Así que conozcámosla y aprendamos del pasado para vivir el presente y construir el futuro.

Y termino contraviniendo a Pérez-Reverte y a Eslava Galán. Aunque el título afirme lo contrario, a mí ‘Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie’ sí me ha gustado. Y mucho, oigan, mucho.

- ¿Tanto?

- Sí, tanto.

____________________

“Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie”, de Juan Eslava Galán. Ed. Círculo de lectores.

Noticias relacionadas

Deusto publica 'Leviatán. O la materia, forma y poder de una república eclesiástica y civil'

El libro más conocido de Thomas Hobbes, con traducción de Antonio Escohotado

La muerte

Un microrelato de Esther Videgain

"Creemos que lo sabemos todo de todos y no conocemos nada de nadie"

Entrevista al escritor Miguel Ángel Hernández

Cómo combatir y prevenir el acoso infantil

Una obra fundamental para aprender a detectar el bullying y empezar a combatirlo

"Este libro es mi aporte fruto de mi compromiso con los venezolanos"

Entrevista a ​Álvaro de Lamadrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris