Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Sombras en el exterior y el Interior

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
sábado, 8 de abril de 2006, 21:04 h (CET)
No han sorprendido los recambios ministeriales del Gobierno. Por una parte cede Bono para resituarse en un nuevo escenario que ya se irá desvelando, para colocar en Defensa a un Alonso cuya amistad personal con el presidente no ha sido del todo suficiente para implicarlo en los hilos de las negociaciones con los terroristas. Y es que Alonso es juez, como lo es Belloch y como lo es Garzón, como ejemplos del juez metido a político. Ledesma está en otros asuntos como presidir el CGPJ y Supremo, según confidenciales. Por otra parte, es un secreto a voces que los hilos de los Gobiernos socialistas siempre han tenido a un omnipresente Rubalcaba, que desde la sombra siempre teje y zurce rotos ministeriales o descosidos gubernamentales. Hay mucho tela que cortar en este turbio asunto que nace desde un no aclarado 11-M y unos brindis con champán por manifestaciones vía la jueza Laurece Lebert. Las sombras en el exterior se sustituyen en Interior, de lo que es el computo global de dos años de Gobierno, donde nada se explica del todo sin aclarar lo ocurrido en lo referente a unos trenes de cercanías. Este cambio ministerial parece que pretende hilar fino en lo que es dar aparencia de transparencia al asunto, en el tramo hasta las elecciones. Lo del estatuto ya lo lidió en la plaza, clavando el estoque su jefe legal. Sin reflejarse en la opinión crisis de Gobierno alguna, el tema es más complejo y un pequeño sector de los medios no tiene intención de descansar.

La química de Rubalcaba hace milagros, como el hacer creer que lo que está en la sombra, se ilumina con luz y taquígrafos. Ése es el significado del recambio, y legalizar las riendas a la vez que las hace públicas. Normalmente se decía desde medios afínes gubernamentales que algo se mueve en Eta. Ahora se puede decir que algo significativo se mueve en el Gobierno, precisamente en el lugar que dependen las fuerzas de seguridad del Estado.

Noticias relacionadas

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris