Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Trabajadores aeronáuticos

María Isabel d'Amico (Argentina)
Redacción
sábado, 8 de abril de 2006, 21:04 h (CET)
Mi nombre es María Isabel D'Amico y acabo de ser despedida por los dueños españoles de Aerolíneas Argentinas, el Grupo MARSANS, de la empresa donde me desempeñé por más de veinticuatro años, alcanzando el cargo de Comisario de Abordo. Durante ese período, he sido Secretaria Adjunta de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) por un lapso de 3años y me enorgullezco por sobre todo, de haber tenido un activo rol de lucha junto a muchísimos compañeros de trabajo y compatriotas, durante los siete meses del 2001 en que se desarrolló la grave crisis de Aerolíneas Argentinas, la cual desbordó los medios de comunicación, las calles y los corazones de todos los argentinos.

Después de que en Octubre del 2001 la empresa Air Comet, perteneciente al Grupo Turístico y Hotelero español MARSANS, se hiciese cargo de nuestra Línea Aérea de Bandera, transcurrió una etapa de decidida cooperación por parte de nuestra Asociación Sindical como de los restantes gremios aeronáuticos, para lograr la plena reactivación y óptimo funcionamiento de nuestra aerolínea insignia. De esta forma, mediante un continuo diálogo con los nuevos empresarios, logré obtener diversas mejoras convencionales para los compañeros de trabajo a los cuales representaba.

Pero, a comienzos del 2003, mientras Aerolíneas Argentinas empezaba a recuperarse, Lapa y Dinar fueron las que entraron para nuestra gran preocupación en terapia intensiva, y como nuestro SINDICATO representa a TODOS los aeronavegantes de la Argentina, pues lo es POR ACTIVIDAD Y NO POR EMPRESA, junto a más de 230 tripulantes de cabina de Lapa y Dinar acompañada por otros gremios aeronáuticos, me sumé sin dudarlo a esa nueva e inexcusable pelea, para defender otros puestos de trabajo ahora en peligro de supervivencia. La firmeza de mi compromiso fue el mismo que con Aerolíneas Argentinas y Austral, pues era mi deber moral e institucional, luchar por los empleos de todos a quienes mi gremio y yo representábamos.

Desafortunadamente, los representantes de MARSANS en nuestra aerolínea de bandera y Austral no quisieron entenderlo así, y lo que es peor, tampoco la Secretaria General de ese momento la hoy Diputada nacional Alicia CASTRO. Por ese motivo, el Vicepresidente de la empresa, Sr. José María LLODRÁ, me citó junto a otros dos miembros de la Comisión Directiva de AAA y me ordenó expresamente que dejase de intervenir en Lapa y Dinar, comprometiéndome a hacerlo por escrito, bajo amenaza de que sino lo hacía debía atenerme a las consecuencias. Mi rechazo e indignación fue absoluto a tal accionar insultante, ilegal y de manifiesto abuso de poder; y le hice saber, que su comportamiento era para mí una extorsión inadmisible, tanto en lo personal como en lo sindical. Expresándole además, que la única alternativa para que yo dejase de actuar como debía por mis compañeros representados, era si él aceptaba incorporar a todos los tripulantes de cabina de las empresas en crisis, a Aerolíneas Argentinas y/o Austral. Su respuesta fue que él no podía asumir ese compromiso. La mía, que yo como sindicalista honesta, no podía abandonar el mío. Y nunca lo hice.

El 29 de mayo de 2003, el Presidente del Comité Ejecutivo de Aerolíneas Argentinas, Sr. Antonio MATA RAMAYO, asistió a un programa de televisión y manifestó públicamente su preocupación por los empleados de Lapa y Dinar, circunstancia la cual aproveché para enviarle una carta, notificándolo del enfrentamiento que yo estaba teniendo por su misma preocupación, con el Vicepresidente de la empresa Sr. LLODRÁ. Nunca obtuve respuesta.

A partir de allí, la Comisión Directiva de la AAA se dividió entre aquellos que acompañaban a la Secretaria General Alicia CASTRO en su desatención o deserción del conflicto que se vivía en Lapa y Dinar, tal cual lo exigía el Grupo MARSANS y siéndole funcional a sus intereses y aquellos que creíamos que nuestro único compromiso era con nuestros compañeros tripulantes de cabina, y que debíamos seguir peleando por mantener los puestos de trabajos de quienes trabajaban en Lapa y Dinar, pese a todo y a TODOS.

También a partir de allí mi enfrentamiento con la Secretaria General Alicia CASTRO fue creciendo, al mismo tiempo que lo hacía el hostigamiento sindical de MARSANS hacia mí, el cual contó siempre con el aval de la hoy Diputada Alicia CASTRO. Por ejemplo, desde Mayo del 2003 mi desenvolvimiento sindical estuvo severamente constreñido y obstaculizado directamente por la Sra. CASTRO: varias veces se me negó el ingreso a las reuniones de trabajo mantenida entre los directivos españoles de Aerolíneas Argentinas y Austral y la Comisión Directiva de AAA, pese a la jerarquía de mi cargo, el Señor LLODRÁ se encargó en persona de desacreditarme y calumniarme ante mis compañeros de trabajo, en todos los cursos de capacitación que tenemos habitualmente los tripulantes de cabina, sosteniendo maliciosa y falsamente que mi intervención en la búsqueda de salidas laborales para los tripulantes de Lapa y Dinar, ponía en peligro la existencia y el futuro de Aerolíneas Argentinas. También tengo en mi poder una nota que como Secretaria General. Alicia CASTRO envió en ese momento a todos mis compañeros, con expresiones e intenciones en la misma sintonía que las manifestadas por el Sr. Vicepresidente LLODRÁ. Y estos son solo algunos de los hechos más destacados, que dan fe de mi acusación.

Al mismo tiempo, mis discrepancias con la conducción de la AAA y la Sra. CASTRO se fueron ampliando, incluyendo a la gestión del Grupo MARSANS en nuestra Línea Aérea de Bandera y Austral, sobre la cual yo cada vez más desconfiaba y objetaba integralmente, mientras ella la aprobaba y glorificaba crecientemente.

Finalmente se creó LAFSA, en Septiembre de 2003 y lentamente se fueron incorporando todos los tripulantes de Cabina de Lapa y Dinar, con lo cual pude cumplir satisfactoriamente con lo que consideré, y sigo considerando, mi responsabilidad gremial.

Por supuesto, no me presenté en las elecciones de la AAA a fines del 2003 con la lista encabezada por Ricardo Frecia, un adepto de Alicia CASTRO, continuador en nuestro sindicato de las políticas gremiales, empresariales y represivas de la ahora Diputada nacional.

De esa forma, ante mi alejamiento total de la actividad sindical, volví desde hace un año a trabajar en vuelo regularmente, cumpliendo con todas las exigencias de mi cargo, lo cual no me costó ni molestó en absoluto, puesto que siempre amé mi trabajo y a la empresa en donde me desempeño.

Llego así al 7 de Diciembre de 2004, cuando exactamente un día después del vencimiento de mi año de inmunidad sindical, los dueños de Aerolíneas Argentinas y Austral, el Grupo español MARSANS, me despidió maliciosa e ilegalmente, aduciendo una serie de apercibimientos y faltas laborales que nunca existieron.

Compañeros y compatriotas, en Aerolíneas y Austral hoy impera una cultura empresarial donde los despidos o las amenazas de despidos son cada vez más frecuentes; donde trabajadores y trabajadoras viven permanentemente acosados y temerosos por una política de terror laboral, que invade minuto a minuto y día tras día nuestro ambiente de trabajo y donde los sindicalistas que resisten y denuncian son cada vez más acorralados o directamente despedidos, mientras que aquellos complacientes o cómplices, reciben premios o contraprestaciones como el ingreso de sus familiares a las empresas del Grupo MARSANS.

Compañeros y compatriotas, he sido toda mi vida una trabajadora y una sindicalista transparente y consecuente con mis principios, los cuales nunca fueron negociables; y he servido únicamente a los intereses y derechos de mis compañeros representados, los cuales jamás sacrifiqué en beneficio propio, para satisfacer los dictados y conveniencias de un grupo económico. Es por ello, que una asociación perversa entre empresarios sospechados judicial y administrativamente, sindicalistas patronales y una legisladora que se proclama nacionalista y antiimperialista, pero que no duda en anteponer intereses extranjeros para impedir la creación de empresas que dé trabajo a sus connacionales, han avasallado mis derechos sin más razón que la prepotencia de su poder, y me ha expulsado del trabajo que legítimamente me gané, durante más de veinticuatro años de leal servicio en Aerolíneas Argentinas.

Compañeros y compatriotas, he escrito esta Carta Abierta porque no puedo permitir que el silencio cómplice siga destruyendo lo abnegadamente conquistado por los trabajadores aeronáuticos y todo el pueblo argentino hace apenas tres años. No es sano, ni creo que podamos construir "un país en serio", con este nivel de ocultamiento de la realidad empresaria del 80% del transporte aerocomercial nacional. Sobre todo debe querer oír y ver el actual Presidente de la Nación, quien en el 2001 concurrió presuroso a alentarnos y a exaltar nuestra lucha por defender el patrimonio y la causa nacional, dado que hoy son solo suyas las decisiones y las responsabilidades sociales, económicas y políticas, de lo que le suceda a Aerolíneas Argentinas y Austral. Sino, finalmente, pseudoempresarios que solo vienen a nuestro país para hacer sus negociados y no negocios mutuos, por lo cual deben reprimir a sus trabajadores para silenciarlos, terminarán la tarea inconclusa en el 2001 y ambas empresas serán historia, como nuestros ferrocarriles.

Yo, Isabel D' AMICO, quien aun se considera Tripulante de Cabina de Aerolíneas Argentinas, porque quienes me han despedido tienen la autoridad formal e institucional para hacerlo pero no la genuina y ética, continuaré luchando por las fuentes y puestos de trabajo de TODOS mis compañeros, como por el sistema de transporte aerocomercial de todos los argentinos, con el mismo empeño que lo hice durante toda mi vida laboral y sindical, desde el lugar que me asignen el respeto y la fidelidad inclaudicable por mis convicciones.

ESTUVE, ESTOY Y ESTARÉ SIEMPRE.
Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris