Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   El ateneo deportivo   -   Sección:  

¡Qué bonito es el fútbol!

Enrique Salvatierra
Enrique Salvatierra
jueves, 6 de abril de 2006, 19:13 h (CET)
Tras las últimas jornadas en las que solo veíamos lanzamientos de botellas a los campos, gritos racistas hacia los jugadores, árbitros que se erigen como protagonistas de partidos… en la noche europea de ayer, el fútbol volvió a ser el espectáculo emocionante que deber ser por excelencia. Hacía tiempo que no vivía dos encuentros tan emocionantes, con buen fútbol y sobre todo con magia, como la que puso Riquelme en el Madrigal, o con la que Shevchenko metió a su equipo en las semifinales. Esta es la verdadera esencia del fútbol, y ayer después de mucho tiempo, se volvió a recuperar.

Primero en Villarreal, donde el “submarino amarillo”, arropado por una afición entregada, que llenó el Madrigal hasta la bandera, y a base de casta, reflejada en su máximo esplendor en Sorín, y de buen fútbol, Riquelme tiene mucha culpa de esto, doblegó a un Inter de Milán plagado de estrellas (Adriano, Figo, Samuel…) que se vio ahogado por el gran juego que desplegaron los amarillos, sobre todo en la segunda mitad. El comandante Riquelme, ¡vaya jugador este!, dirigió el partido a su antojo, lo controló de cabo a rabo, incluso se dio el placer de intentar marcar un gol “mágico” tras inventarse un disparo envenenado desde la línea de banda. El solito nos hizo disfrutar a todos. Pero no me gustaría individualizar porque el mérito es de todos, desde Arruabarrena, autor del gol, hasta Pellegrini, artífice máximo de que el equipo haya llegado hasta aquí.

El encuentro tuvo fases vibrantes, en las que cualquier equipo pudo llevarse el gato al agua. Y esto, es algo que solo se puede disfrutar y vivir en la Liga de Campeones, donde los equipos se dejan el alma por convertirse en el mejor conjunto de Europa.

Más emoción aún se vivió en Milán, donde el equipo local, fiel a su origen italiano, sentenció la eliminatoria a dos minutos del final. El Lyon, que practicó mejor fútbol, se fue para casita, tras la genialidad de “Sheva” cuando sus jugadores ya se veían en la siguiente ronda. Los franceses han aprendido que con los equipos italianos un partido no acaba hasta que se pita el final.

Así es el fútbol, y así nos gusta que sea, sin violencia, sin lanzamientos de objetos, sin gritos racistas. Para dar espectáculo ya están jugadores como Riquelme o Shevchenko, gracias a los cuales, ayer, volví a disfrutar del fútbol por un día.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris