Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Envío del dossier iraní al CS de la ONU

Piotr Goncharov
Redacción
jueves, 6 de abril de 2006, 19:13 h (CET)
En las conversaciones con Irán que estos días se efectúan en Berlín, los jefes de los departamentos diplomáticos del grupo “cinco más uno”, es decir, el quinteto de los miembros permanentes del CS de la ONU (Rusia, EE UU, China, Francia y Gran Bretaña) más Alemania como participante del “eurotrío” (junto con Francia y Gran Bretaña), tendrán que determinar “la estrategia respecto al problema nuclear iraní”.

A su llegada a la capital alemana el jefe de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, esbozó la postura de Moscú: Rusia estima que el único tema de las negociaciones tendientes a elaborar la estrategia podrá ser “el régimen de no proliferación y la necesidad de impedir su violación”. En vista de ello, Moscú “abogará, naturalmente, porque esta estrategia se apoye en el profesionalismo del OIEA que tiene por misión controlar la observancia del Tratado de No Proliferación del Arma Nuclear”, declaró. Dicho en otros términos, igual que antes, la parte rusa se manifiesta contra el examen del problema iraní en el CS de la ONU. A su vez, tal postura evidencia que ahora Moscú deja de apoyar todos los puntos del nuevo texto de la declaración del CS de la ONU sobre Irán.

La nueva declaración del CS de la ONU sobre el programa nuclear iraní, aprobada tras siete semanas de intensas consultas, invita a Teherán a cumplir durante 30 días las exigencias del OIEA: suspender todos los trabajos vinculados con el enriquecimiento de uranio. Según la declaración, durante este plazo el director del OIEA deberá preparar el informe sobre el cumplimiento por Irán de las medidas previstas por la Junta de Gobernadores y enviarlo simultáneamente al Consejo de Seguridad y a la Junta de Gobernadores. Este punto precisamente no conviene a Moscú que, junto con Pekín, lo considera como entrega real del dossier iraní al CS.

Lo mismo que antes, Moscú y Pekín no estiman necesario que el dossier sea examinado en el CS y se manifiestan a favor de que el informe del director del OIEA sea sometido a la consideración de la Junta de Gobernadores en junio próximo.

A rasgos generales, la declaración contiene elementos incomprensibles. Según la comentó John Bolton, representante permanente de EE UU ante la ONU, tal declaración no es más que el primer paso y si Irán no cumple las exigencias de la Junta de Gobernadores del OIEA apoyadas con esa declaración, el dossier iraní “será remitido de nuevo” al CS de la ONU que en este caso adoptaría medidas ya distintas. Debido a tal interpretación de este documento surgen varias interrogantes a la vez.

Primera. ¿Qué quiere decir “el dossier será remitido de nuevo” al CS de la ONU? ¿Tal vez, Washington califique la entrega simultánea del informe del director del OIEA al CS de la ONU y a la Junta de Gobernadores como paso adecuado al envío del dossier iraní al Consejo de Seguridad? Al parecer, en su resolución del 4 de febrero la Junta de Gobernadores subrayó que la entrega del informe del director del OIEA al CS de la ONU “no significa el envío” del dossier al CS.

Segunda. ¿Desde qué fecha se contará el plazo de 30 días fijado para Irán que ha de cumplir las medidas prescritas por la Junta de Gobernadores? Si este plazo expire antes del comienzo de la reunión ordinaria de la Junta (fijada para últimos de junio), en este caso tendrá que ser convocada la reunión urgente. Pues, la Junta de Gobernadores precisamente ha de examinar el cumplimento por Irán de las medidas previstas por ésta. Al mismo tiempo, es poco probable que el director del OIEA acceda a preparar urgentemente el informe en detrimento de su calidad.

En vista de ello, parece más lógica la postura de Moscú y Pekín, tanto por los plazos asignados a Irán para cumplir las medidas prescritas, como por lo conveniente del informe que el director del OIEA debería presentar al CS de la ONU y a la Junta de Gobernadores simultáneamente, que la recomendada con insistencia por Washington a los miembros del CS.

De dar crédito a los medios de comunicación masiva, la votación del texto de la declaración era anónima. Es un caso raro, tal vez sin precedentes, en la práctica del organismo tan prestigioso. Pero es sintomático que en vísperas de la votación la embajada de Irán en Moscú divulgó la declaración oficial habiendo calificado de improcedente e inútil a la vez la injerencia del CS de la ONU en este problema. “Irán está al tanto del clima en que trabaja el Consejo de Seguridad y cómo se elaboran sus resoluciones. La injerencia del Consejo de Seguridad en el dossier nuclear de Irán conducirá a la escalada de la tensión entre las partes, cuyas consecuencias negativas a nadie surtirán provecho. Sobre este telón de fondo, será necesario esforzarse al máximo para dar solución negociada a este problema”, se recalca en el citado documento.

Según todas las evidencias, EE UU insistió en la votación anónima para evitar acusaciones de haber ejercido la presión. No obstante, los argumentos de Teherán en defensa de su programa nuclear parecen más lógicos que los de Washington basados en el manoseado “por si a caso”.

“Los Estatutos del OIEA autorizan apelar al CS de la ONU sólo en caso de haber sido registradas las desviaciones de la orientación pacífica del programa nuclear, mientras que los informes del OIEA no contienen los hechos confirmando tales desviaciones (por parte de Irán), sino que demuestran todo lo contrario”, se dice en la declaración iraní.
Al tomar en consideración la postura de Moscú y Pekín, así como los argumentos de Teherán, el veredicto pronunciado por el CS de la ONU de que “el OIEA no puede sacar conclusión de que en Irán falten los materiales nucleares no declarados”, a duras penas pueda ser considerado como fundamento suficiente para remitir el dossier iraní a la competencia del CS.

_____________________

Piotr Goncharov, para RIA Nóvosti.
Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris