Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Juventud, divino tesoro

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
martes, 4 de abril de 2006, 22:54 h (CET)
Ayer estuve leyendo con atención un artículo de El Periódico de Catalunya, firmado por Laia Ortiz y David Cid. Hablaban sobre los problemas sociales de la juventud actual, y como me interesa mucho el tema, lo leí y saqué después mis propias conclusiones que aquí expongo.

No es la primera vez que hablo sobre la juventud actual, y probablemente no será la última. En dicho artículo, titulado “Los jóvenes, más víctimas que culpables”, se centran en los problemas que se encuentra la juventud de hoy en día, quitando hierro a los que ellos ocasionan a los que un día fueron jóvenes, y los que lo serán.

Es cierto que en los medios de comunicación parece existir algo parecido a una persecución contra los jóvenes. Es cierto, también, que no lo tenemos nada fácil en aspectos vitales como el trabajo o la vivienda, de acuerdo. Tampoco puedo reprochar, ni mucho menos, esa absurda hipocresía con la que algunos “mayores” nos brindan en ocasiones, sin recordar que ellos también fueron jóvenes… y muchos, por qué no decirlo, se pasaron de vuelta más que nosotros.

Sin embargo, hay que ser justos. Decir que los jóvenes de hoy en día, entre los que esta vez debo excluirme, somos responsables, es una temeridad. Es relativamente sencillo decir en voz baja que no tenemos trabajo… pero tampoco interesa demasiado gritar, mientras tengamos asegurado el cobijo de nuestros padres. Decir que el precio de la vivienda es caro, no es ninguna mentira, pero no deja de ser una excusa para muchos de los jóvenes (los que no tienen pareja, ni piensan tenerla) que viven tranquilamente en casa de sus padres.

Hoy en día, se estila el Carpe Diem más que nunca. Dentro de pocos años, como decía un amigo mío, más en serio que de broma, serán los padres que se emancipen (directos a la residencia, tristemente) para que ellos puedan disfrutar a tope la fatídica época que les ha tocado. Cada fin de semana hay fiesta en la discoteca, y si se tercia, algún que otro exceso.

¡La generación de los 70, 80 y 90… que años aquellos oiga! Evitamos dos guerras mundiales, una civil, la postguerra… ¡y el régimen de Franco nos pilló en pañales! Ahora somos europeos, o eso dicen, y tenemos más libertades, estudios y oportunidades que nunca. Pero estamos tristes, necesitamos que nos pongan el trabajo de nuestra vida delante de las narices, y darnos un tiempo para pensar si nos deja tiempo libre.

La preocupación de una inmensa mayoría de los jóvenes de hoy en día se observa en los parques urbanos. Y no es precisamente legal lo que se respira en el hábitat de algunos de ellos. Por contrapartida, existen muchos jóvenes responsables, como posiblemente lo son Laia Ortiz y David Cid, no lo voy a negar. Pero son pocos… somos muy pocos, en comparación al resto.

Pienso que para solucionar la falsa crisis que vivimos hoy en día, entre otras cosas, es que se empiece a hacer caso a los hechos aislados, antes de convertirlos en rutina, empezando ya no por los jóvenes y adolescentes… sino por los niños. La buena educación de un niño es lo más importante. Da igual como caminen los demás, se mueva la sociedad o gire el mundo. Si un niño se educa bien desde pequeño, se le da buen ejemplo en su adolescencia y aprende a decidir entre lo bueno y lo malo, ese niño será una gran persona en el futuro. Cada uno nos marcamos nuestro propio destino, pero es imprescindible tener un referente, una mínima ayuda exterior para saber encontrarlo.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris