Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Escuchar el clamor social

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
lunes, 3 de abril de 2006, 22:29 h (CET)
El recorrido que transita el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, desde el incumplimiento de disolución de Batasuna por Atutxa y la mesa del parlamento vasco, hasta las manifestaciones ilegales de Otegi, dejan poco margen a interpretaciones equívocas. Sirviendo de entremés opacador del ataque nunca dado a la Constitución de 1978, la fiscalía anticorrupción actúa en Marbella con prisiones incondicionales de lo que ya se conocía desde hace una década. Probablemente aquí más escandaloso por los altos precios inmobiliarios, no único por ser investigados otros ayuntamientos, que casualidad de las casualidades son gobernados por el PP. Conocida la interpretativa doctrina del fiscal general, de que las actitudes vociferantes son delictivas, defiende a la fiscalía anticorrupción que lo hace "calladamente". Y tanto, que después del 3% del parlamento catalán que condicionaba el estatuto, ahí lo tenemos vivo y coleando. Y hablando. Son algunos medios de máxima audiencia los que lo recuerdan, así como los mil millones y demás actuaciones energéticas que con tanta sonoridad, la labor callada además parece sorda. Pudiera ser que los oídos tengan distinta audición, ya que Cándido habla de "clamor social" por actuar jueces, fiscales y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado contra la corrupción en el Ayuntamiento de Marbella. Más que el otro oído, que no oye otros clamores que llenan las calles con más de un millón de manifestantes.

No hay más sordo que quien no quiere oír, ni más presto a bailar que el amante de la música que escucha. La música del juez Grande-Marlaska de prisión eludible con fianza de 250.000 euros para Otegi, sintoniza con las ramificaciones auditivas de la fiscalía general. Tanto como para pedir respeto por esta decisión, cuando hace poco criticaba al magistrado por mandar al trullo a otros sin haberlo él solicitado. En abril lluvias mil, no llueve nunca a gusto de todos, sí los tribunales no coinciden con la fiscalía se pretende hacer ver que llueve sobre mojado. Anegado Estado. ¿Quién interpreta el clamor social que desea una democracia participativa, donde el fiscal general, los magistrados constitucionales, diputados en listas abiertas, instituciones miles, sean elegidos directamente por los ciudadanos?. Es por eso que los intérpretes no lo escuchan, para así poder detentar el poder del pueblo soberano.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris