Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Vamos más allá, ¿por qué no?

Santi Benítez
Santi Benítez
domingo, 2 de abril de 2006, 22:44 h (CET)
Si echamos una mirada hacia Europa nos encontramos con que, en los dos grandes países que arrastran la economía del continente, se están haciendo cosas incomprensibles desde el punto de vista de la mejora de vida de sus ciudadanos. Por un lado nos encontramos con que, para combatir el efecto que está teniendo el envejecimiento de la población sobre las arcas estatales, Alemania eleva la edad de jubilación a los sesenta y siete años. Y, por otro, resulta que para “incentivar” el empleo juvenil en Francia la solución que se les ha ocurrido es ampliar el periodo de prueba contractual a... ¡Dos años!

Tanto una cosa como la otra se produce por razones muy diferentes, siendo las dos un atentado claro contra los derechos laborales de los ciudadanos, ya de por si bastante depauperados.

En el caso alemán nos encontramos con que este proyecto de ley se produce existiendo una coalición gubernamental en la que interviene el partido socialista, sumándole, si cabe, más criminalidad al tema. Y, además, la solución es de Perogrullo. Se supone que se hace para que los trabajadores a punto de jubilarse coticen durante dos años más porque lo que cotiza ese trabajador es la suma de la cotización de diez (¡10!) trabajadores jóvenes que, por supuesto, tienen contratos en precario.

No seré yo quien niegue el tremendo esfuerzo presupuestario que le ha supuesto a la hacienda alemana la unificación. Lo que si pongo en duda son los métodos antisociales usados para superarlo.

En los dos casos, tanto en el alemán como en el francés, el problema de fondo es el contrato laboral en precario. Un contrato que, recordémoslo, nace como respuesta a la crisis económica que llegó a cotas muy altas para los europeos entre los años 94 y 98. Esa crisis se superó, sin embargo el contrato en precario se mantuvo. Su nacimiento se produce para incentivar la contratación y abaratar el gasto contractual de las empresas. Pero en periodos de bonanza económica este tipo de contratos producen más problemas, desde el punto de vista social, que ventajas.

El caso francés es más complicado. Villepin se está embarcado en una lucha política con Sarkozy por la presidencia de Francia. Este último, durante las revueltas de las noches de coches quemados, hizo guiños al lepenismo a fin de ganarse la simpatía de los votantes de extrema derecha. Y claro, Villepin ha querido contrarrestarlo haciendo guiños a la derecha empresarial. Esta lucha política está costándole más al país, en términos económicos, que aquello que estos dos inútiles dicen querer solucionar. Esperemos que el electorado se lo sepa agradecer como merecen.

En España, en estos dos años de gobierno de izquierdas se han hecho grandes avances, por ejemplo, con respecto al reconocimiento de derechos que siempre debieron ser los mismos para todos los ciudadanos. Se está haciendo un gran esfuerzo en cuanto a la modernización del Estado de las Autonomías que, previsiblemente, desembocará en una reforma constitucional encaminada a la creación del Estado Federal, que acabará, de una vez por todas con los problemas que tanto el nazionanismo regional y españolista están produciendo en nuestro país. Se ha avanzado a pasos agigantados en cuanto al Estado de Derecho que, no nos engañemos, es lo que ha logrado que ETA, por fin, agachara la cabeza – aunque algunos descerebrados hayan llamado a la ley de partidos, el encarcelamiento de los propagandistas y financiadores de los asesinos “recorte de libertades”, haciendo uso de la demagogia más asquerosa y rastrera, que les den por el saco, lo digo como lo siento.

Todo esto en dos años.

Pero es indudable que existe una asignatura pendiente que hay que solucionar: La precariedad laboral. No sería de recibo que esta primera legislatura terminara sin que se hagan avances ciertos en cuanto a los derechos laborales. No tendría demasiada lógica. Eso sí, si finalmente en estos dos años que quedan estos avances se producen, indiscutiblemente estaríamos hablando de gobierno de izquierda de largo recorrido, de nuevo, en nuestro país.

No estaría mal.

Buenas noches, y buena suerte...

Suena de fondo “Apa, viasé un corrá”, de El Koala.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris