Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Conciliación sí pero para todas

Pilar Pérez (Pamplona)
Redacción
sábado, 1 de abril de 2006, 21:58 h (CET)
La conciliación y la igualdad plena son objeto de estudio estos días en nuestra comunidad. Sin embargo, poco o nada de tiempo, se está dedicando al binomio que posibilite conciliar Familia y Hogar, aunque sean muchas las mujeres y muchas las madres y muchas las familias que lo desean y lo prefieren. No todos ni todas pensamos, como recogen algunos medios, que se deba llamar "cargas familiares" a un trabajo que, como cualquier otro que se haga con profesionalidad, respeto y pensando en el bien común, tiene un inmenso valor y resulta totalmente necesario.

Parece que este asunto empieza a ser reinvindicado por una sociedad que conoce su importancia y su necesidad. Si hablamos de la conciliación sólo en un sentido, como trabajo fuera de casa, estamos estableciendo una especie de dogma de fe, estamos imponiendo un modelo de vida muy concreto y limitado.

La mal entendida igualdad no debe convertirse en una imposición; no podemos negar la libertad, que tienen todas las mujeres, de decidir cómo quieren realizarse, qué tipo de vida personal, familiar y laboral desean elegir. El trasnochado feminismo, que agoniza por momentos, ha hecho de la huida de la familia su bandera y ése ha sido su principal error.

Nadie puede ya sostener que el trabajo de millones de mujeres en su hogar no es un verdadero trabajo y que además ahorra al estado un sinfín de dinero por no hablar de los claros beneficios que recaen sobre los más necesitados: niños, ancianos, dependientes o minusválidos.

Hay muchas, muchísimas mujeres cuyo sueño no es compartir las horas de plumero o de fregona con su pareja, es un sueño mucho más ambicioso: dar a los seres que aman, sus mejores años, sus mejores esfuerzos y sus mejores conocimientos. ¿Por qué no empezamos a ser justos y les devolvemos lo que aportan y el reconocimiento que se merecen?

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris