Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Barones, sí; varones, no

Pepe López
Redacción
sábado, 1 de abril de 2006, 21:58 h (CET)
Los barones del Psoe, que tanto han galleado estos últimos meses manifestando su rechazo al Estatuto catalán, han demostrado, en la votación de ayer en el Congreso, que no han tenido la gallardía –ni la virilidad- suficientes para mantener su criterio y han dado su voto afirmativo al Estatuto.

Han preferido olvidar sus palabras y actuar como borreguitos antes de perder sus prebendas, sus emolumentos y, tal vez en las próximas elecciones, sus escaños al no figurar en las listas electorales por contrariar al partido.

Han contribuido a partir España, sin importarles tantos siglos de convivencia y, mucho menos, las consecuencias que la desmembración de Cataluña nos va a traer a catalanes y no catalanes, con una decisión de tanta trascendencia con la que se consagra la insolidaridad entre los españoles.

De que el Estatuto choca frontalmente con la Constitución, sólo las personas de escasa formación pueden dudar.

Y posiblemente el Tribunal Constitucional, al que sin duda alguna recurrirá el Partido Popular, y con toda razón, podría enmendar el Estatuto.

Pero ¿quién se fía ya de los Jueces? Desde que los socialistas politizaron la Justicia, con aquella malhadada enmienda in voce del diputado Bandrés, que modificó de modo arbitrario el sistema de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial que señala la Constitución, la imparcialidad de la Justicia, en asuntos de alto interés, está en entredicho.

El Tribunal Constitucional, empezando por aquella sentencia que significó el expolio de Rumasa, hartas pruebas ha dado de que los dos bandos, politizados, miran más a las exigencias políticas que a los Códigos y al honor.

Sus pugnas y enfrentamientos con el Tribunal Supremo dan verdadera pena. ¿Cómo confiar en que, cuando se recurra el Estatuto, antepongan el bien de España a lo que les pidan los partidos políticos que les nombraron?

Estamos viviendo unos momentos muy difíciles y trascendentales en que nos jugamos el ser o no ser de España.

Y todo por obra y gracia de un Presidente de Gobierno, absolutamente inepto e irresponsable que crea inutilmente problemas que ni sabe, ni puede y, acaso, ni quiere resolver..

Yo confiaba en que los •barones”, votando negativamente el Estatuto, le dieran una lección al Presidente, pero los ¡barones” no han sabido ser varones y han cantado la palinodia.

Noticias relacionadas

Paradigma científico

Con su libro La estructura de las revoluciones científicas Kuhn cambió la historia de la ciencia para siempre

El discurso que pagamos

El caso Flick estalló en 1981 cuando una inspección fiscal

Jugando al juego del engaño, utilizando al pueblo de pin-pan-pum

Percibimos que la bonanza de la que continuamos gozando va a tener fecha de caducidad

Amigos de novedades

Jesús es la imagen del Dios invisible

Los más ateos, en política, son quienes más satanizan

​Con una sola ojeada, es fácil darse cuenta de que, con los amigos a los que va a tener que llegar a pedir ayuda el señor Sánchez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris