Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Jueces fanfarrones

Pepe López
Redacción
viernes, 31 de marzo de 2006, 20:49 h (CET)
Hace unos días escribí unos versos con los que quería enaltecer el gesto del Presidente del Consejo General del Poder Judicial de no acudir al Congreso para explicar por qué, -al decir de los malpensados- había equiparado la lengua catalana con el baile de sevillanas.

Confieso sinceramente que me equivoqué al poner al romance el Titulo “Aún quedan Jueces”.

Hoy tengo que rectificar diciendo que aún quedan algunos hombres con pundonor, muy pocos jueces dignos y valientes y que sobran los Fiscales y Jueces fanfarrones, que, como gallitos, fanfarronean y luego se arrugan ante cualquier presión, pisoteando la Justicia y su propia palabra y dignidad.

Tanto el Fiscal General como el Juez Marlasca han estado quince días cacareando –con notoria imprudencia- que para el etarra Otegui iban a pedir y decretar prisión incondicional.
El resultado ya se ha visto: Prisión eludible mediante fianza que, por muy alta que parezca, probablemente abonará algún pobre empresario vasco, en concepto de impuesto revolucionario, o algún Banco regido por gente afín al nacionalismo o al socialismo cobarde que, lógicamente, no recuperará el aval que emita.
Ya está claro que Zapatero engañó a Rajoy al decirle que no había pactado nada con Eta y que ningún precio iba a pagar a cambio de la tregua.
Hoy se aprobará en el Congreso el estatuto catalán y, para ludibrio de todos los españoles, incluidos muchísimos catalanes, España quedará rota al considerarse a Cataluña como otra Nación.
El pacto con Eta traerá, como primera consecuencia inevitable, la configuración de los países vascongados ¿incluida Navarra? como otra Nación más y, como segunda y segura secuela, la implantación en dichos territorios del más feroz totalitarismo etarra.
Antes se decía que las guerras se ganaban con dinero; ahora está claro que se pierden por falta de dignidad. Precisamente es lo que ha faltado a Zapatero.
A estas horas en que escribo se está decidiendo en el Congreso, donde presumiblemente estamos representados todos los españoles, qué es España.
Da pena y verdadera vergüenza que hayamos llegado a esta situación.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris