Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

Malhaya la corrupción donde la haya, en cualquiera parte de España

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
viernes, 31 de marzo de 2006, 04:24 h (CET)
LA ALCALDESA de Marbella y otras rubias y rubios concejales y asesores de su panda han sido detenidos dentro de la Operación Malaya, que yo no sé por qué se han ido tan lejos para estos menesteres policiales. A Marbella, digo. Habiendo tantos otros lugares en España donde practicar redadas por vulgaridades como las que se les imputan: cobro de comisiones ilegales, malversación de caudales públicos, prevaricación, cohecho, tráfico de influencias y maquinación para alterar el precio de las cosas.

¿Es que acaso la venta del “solar patrio” no es la principal función de todas las comisiones de urbanismo, que para eso es de nuestros políticos, con los importantes beneficios personales y partidarios que eso rinde...? ¡Será por falta de tramas en cada Ayuntamiento y hasta en cualquier dependencia oficial para éste o para cualquier otro asunto!

Lo mismo digo, que para muestra cualquiera puede aportar botones idénticos a toneladas, sobre la maquinación de abrir diligencias informativas por parte de la Fiscalía Superior de Cataluña a ERC, en relación a la exigencia de una cuota de su sueldo a cargos políticos para financiar al partido. Eso ocurre en las peores familias de nuestra política, que son todas...

Incluso si ERC se hubiera excedido, presuntamente, en las coacciones o en la vulneración del derecho al trabajo... a mí lo que más me preocupa es la omisión del deber de trabajar que tienen todos los que cobran un salario por ello: funcionarios de cualquier rango y nivel incluidos, por ejemplo.

Y no digo que los antecitados no merezcan ingresar en el trullo, sino que, como siempre, han ido a cazar a los menos amparados por padrinos: a unos del GIL, cuyo fundador cometió la osadía de asaltar las arcas públicas por libre, y a ERC, a quienes los que tienen regulados sus porcentajes desde siempre quieren ahora arrojar por la borda de los chorizos inservibles.

Malhaya la corrupción donde la haya, pero resulta que todo el sistema es haya, digo corrupción.

Haya por aquí, haya por allá, vaya bosque de hayas que es todo verticalismo: ya sea pluripartidista (como el hayedo actual, donde cada latrocinador se apunta a su respectivo hayal) o unipartidista (peor, como antaño), pero siempre verticalista; porque en esto el sistema autárquico no varía, para que prosiga el latrocinio político sobre una sociedad inerme e indefensa.

¿Y la "Justicia", mientras tanto, qué? La "Justicia" es otra putrefacción: que se lo pregunten a Cándido Conde Pumpido.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris