Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Las elecciones en Israel y el mundo árabe

Marianna Béleñkaya
Redacción
martes, 28 de marzo de 2006, 22:08 h (CET)
Hoy, el 28 de marzo en Israel se efectúan las elecciones a la Kneset. El cuarteto de mediadores para Oriente Próximo (Rusia, EE.UU., UE y ONU) sostiene que, después de clausurada la campaña electoral israelí (y aprobada la composición del gobierno palestino), comenzará a aclararse la situación en torno al proceso de paz en el área. Pero esto no significa que se produzcan cambios para mejor. Por ejemplo, expertos árabes estiman que el fin de la campaña electoral no conducirá a la solución del problema palestino sea quien fuera el ganador de las elecciones.

“Los tres partidos que lideran en los sondeos sociológicos: “Kadima”, “Avoda” y “Likud”, no se proponen dialogar con el gobierno palestino dirigido por HAMAS. Aparte de esto, la experiencia de los últimos años demuestra que indistintamente del gobierno de Israel de la derecha o la izquierda y los acuerdos que fueran logrados, no se observa progreso real en el arreglo pacífico”, dijo en entrevista a RIA Novosti Hani Abdallah, experto libanés en política de Israel. Estima que a los palestinos les da lo mismo quien ganará las elecciones.

El columnista del rotativo “As-Safir” Sakr Abu Fajr, colaborador de la Asociación de Estudios Palestinos, cree asimismo que los resultados de las elecciones israelíes de modo alguno influirán en la situación en Palestina. Recalcó la afinidad de los programas de los partidos-líderes con respecto a los palestinos. Las diferencias entre ellos son insignificantes; lo principal es que postulan que Jerusalén siga siendo capital indivisible de Israel y que los asentamientos en los territorios ocupados queden dentro de las fronteras de ese país, subrayó el politólogo. Puesto que las elecciones no contribuyen a la solución del problema palestino y, en general, carecen de interés especial, la comunidad árabe les presta poca atención. “Hubo tiempos en que los principales países árabes se interesaban vivamente por el posible ganador de las elecciones en Israel que obtendría la mayoría en el Kneset. La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) intentaba incluso ejercer influencia en los resultados de los comicios, habiendo impulsado a los árabes residentes en Israel a votar por tal o cual partido. Pues ahora al mundo árabe le interesan más los problemas de Iraq, el Líbano, Siria y el Golfo Pérsico. Ahora la OLP está debilitada y, además, los palestinos se enfrentan a un sinnúmero de problemas propios, entre ellos, la crisis política y el empeoramiento de las condiciones de vida”, señaló Abu Fajr.

“No creo que la situación de los palestinos mejore. En la presente etapa los palestinos sufrieron fracaso, mientras los israelíes salieron con la suya”, recalcó el politólogo. Estima que si en tiempos próximos no sea realizado el plan de determinar las fronteras permanentes de Israel presentado por Ehud Olmert, aspirante al puesto de primer ministro, los palestinos caerán en una situación política y económica sumamente deplorable y perderán la posibilidad de construir Estado propio.

Con la opinión de Abu Fakr solidarizan otros expertos. “Sharon aplastó la intifada, pero Olmert tiende a destruir cualquier proyecto nacional palestino, si incluso la mayoría de palestinos se eche en brazos de “Al Qaeda”, escribe el rotativo panárabe “Al-Hayat”.

Procede señalar que los palestinos tampoco dan preferencia a otros partidos israelíes. Tan sólo la postura de Likud de congelar la situación por un plazo indefinido podrá servir de alternativa a los planes de Olmert de determinar hacia 2010 las fronteras permanentes de Israel y separarse unilateralmente de los palestinos

A juicio de Hani Abdallah, la opción de los israelíes depende en muchos aspectos de la actitud de la comunidad internacional, ante todo de Washington. Pues, para determinar las fronteras será necesario que las reconozcan también otros Estados. Por supuesto, existe también la vía de negociaciones con la Administración Palestina, pero es poco probable que surta efecto ahora, después de la victoria obtenida por HAMAS en las parlamentarias y la crisis política en el seno de la ANP.

En cuanto a la postura de la comunidad internacional, hay que señalar que en principio el cuarteto de mediadores rechaza los pasos unilaterales tanto de Israel como de Palestina. Por ejemplo, al principio fue acogido sin entusiasmo el plan del primer ministro Ariel Sharon de salir del sector Gaza y abandonar parte de la margen oeste del Jordán. Pero desde la proclamación del plan hasta su puesta en práctica, la situación cambió. Después de muerto Yasir Arafat, jefe de la ANP, en noviembre de 2005, al poder llegó Mahmud Abbas, con el que los israelíes estaban dispuestos a entablar diálogo. En resumidas cuentas, se logró concordar con los palestinos las medidas técnicas de la evacuación de los asentamientos y el traspaso del territorio, lo que permitió a los miembros del cuarteto declarar que la iniciativa de Sharon era parte del plan de arreglo mesoriental Hoja de Ruta que, por lo demás, tiene prevista la liberación de los territorios ocupados.

En teoría, análoga suerte podrá correr también el plan de Olmert, máxime que se proyecta realizarlo hasta 2010. Pero, de hecho, es poco probable que la comunidad internacional acceda al reconocimiento de las fronteras de Israel, proclamadas en orden unilateral. Será prácticamente imposible ponerse de acuerdo con los palestinos en base a las propuestas de Olmert.

Pero no se puede hablar aún de la realización de los planes presentados por Olmert. El partido “Kadima” tendrá que ganar elecciones y demostrar su viabilidad. En opinión de Hani Abdallah, si en la agenda israelí surje un problema agudo relativo a Palestina, “Kadima” no sólo podrá perder el apoyo de otros partidos, sino también desintegrarse como sucedió con “Likud”. Procede señalar que la escisión en este partido fue motivada por el plan de Sharon de evacuar asentamientos. Por consiguiente, contó con el apoyo de otros partidos, pero parte de sus conmilitones se manifestó en contra. A finales de 2005 Sharon abandonó “Likud” y creó el partido “Kadima” encabezado después de su enfermedad por Ehud Olmert.

De tal modo, la situación en el área es sumamente confusa. Lo único que está a la vista es que en un futuro próximo los palestinos no podrán esperar nada bueno, lo que es un hecho deplorable no sólo para los palestinos, sino para toda la región, ya que el conflicto palestino es fuente de muchos problemas mesorientales.

____________________

Marianna Béleñkaya, para RIA Novosti.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris