Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los títulos del Papa

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
domingo, 26 de marzo de 2006, 22:11 h (CET)
En una acto de ecumenismo el Papa Benedicto XVI renunció recientemente al título de "Patriarca de Occidente", de los nueve ostentados. Sus titulos son: Sucesor del Príncipe de los Apóstoles, Sumo Pontífice de la Iglesia Universal, Obispo de Roma, Vicario de Jesús en la Tierra, , Primado de Italia, Arzobispo Metropolitano de la Provincia Romana, Soberano de la Ciudad del Vaticano y Siervo de los Siervos de Dios. Coloquialmente muchos católicos denominamos al Papa como Santo Padre o Su Santidad el Papa, a pesar de no poder obtenerse la santidad en la Tierra. Incluso con pegadizo acento italiano, nuestra popular embajadora vaticana Paloma Gomez Borrero, en las exequias de Juan Pablo II lo llamaba "Papa Santo".

Lo que nunca había escuchado desde el extrarradio del mundo de la Iglesia, es llamar a un Papa como Santo Papa, como lo hizo la vicepresidenta del Gobierno para denominarlo con motivo del nombramiento cardenalicio de Monseñor Antonio Cañizares. Menos aún que una designación para tan pastoral tarea evangelizadora, se incite a todos a celebrarla con un brindis con champán (entre ellos el homenajeado). Lo último una frivolidad, lo primero desconocimiento. La interpretación de todo, la creencia que el halago suponga, durante el Encuentro de las Familias en Valencia, la ansiada fotografía de Benedicto XVI con el actual inquilino monclovita. El mismo día que el Consejo de ministros aprueba de facto la clonación humana.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris