Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Cincuenta años del Capitán Trueno

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 26 de marzo de 2006, 22:11 h (CET)
De los niños de mi generación se puede decir que aprendimos a leer y amar los libros gracias a los tebeos. Cada semana llegaban a los quioscos infinidad de publicaciones dedicadas a los más jóvenes. Era aquella una época sin televisión, play-station ni teléfonos móviles. Pasábamos mucho tiempo jugando en las calles ya que los automóviles no eran todavía los dueños de las mismas. Nos intercambiábamos entre los amigos los tebeos y todos estábamos al corriente de las aventuras de nuestros respectivos héroes. Roberto Alcázar y Pedrín, El Guerrero del Antifaz, El Jabato, las aventuras de Hazañas Bélicas basadas en la II Guerra Mundial, y El Capitán Trueno con sus inseparables Crispín, el personaje más joven y con el que nos identificábamos más los pequeños lectores y Goliath, también llamado el “Cascanueces” siempre repartiendo estopa con su “toma-toma” y su dama, Sigrid, la rubia reina de Thule, y mujer también dada a la acción.

El Capitán Trueno nació un 14 de Mayo de 1956. Su formato era, como el de la mayoría de publicaciones similares, apaisado y sus padres fueron Víctor Mora como guionista y Ambrós dibujando los personajes. Pronto nos cautivaron aquellas historias en las que el héroe cristiano se dedicaba a defender a los oprimidos. Entonces no nos dimos cuenta pero Trueno y sus compañeros de aventuras eran diferentes al resto de héroes de los otros tebeos. Roberto Alcázar visto con la perspectiva que da el tiempo nos parece ahora un matón de barrio con aires de fascista, El Guerrero del Antifaz, alanceando sarracenos, no seria hoy un personaje políticamente correcto, por el contrario los guiones de Víctor Mora para el Capitán Trueno eran, según Vázquez Montalbán “un discurso progresista en medio de la ortodoxia franquista”. No en vano el guionista era militante del PSUC(Partit Socialista Unificat de Catalunya) por lo que firmó muchas de las historietas con seudónimo e incluso al año de la salida a la luz de la publicación unos veinte números tuvieron que ser escritos por otro guionista al ser encarcelado Víctor Mora.

Naturalmente la censura de la época también metió la mano en las historias de Trueno. Hubo un triste funcionario censor que hizo borrar espadas y puñales de las manos de los protagonistas quedando entonces en unos héroes que cerraban el puño. Fue peor el remedio que la enfermedad ya que entonces los censores cayeron en la cuenta de que Trueno en más de una viñeta aparecía puño en alto imitando el saludo comunista y volvieron a aparecer las armas blancas. También las relaciones entre nuestro héroe y su dama eran tan rancias y pactas como la época reclamaba, tan sólo consiguieron consumar su amor 26 años después de haberse conocido.

Ahora para conmemorar el cincuenta aniversario del Capitán Trueno sale al mercado un libro escrito por Armonía Rodríguez, esposa de Víctor Alba, en el que se narran las diversas vicisitudes por las que pasó la publicación a lo largo de cinco décadas en las que el guionista fue Alba pero donde los dibujantes se fueron sucediendo, el libro hace un repaso de todos ellos. También aparecen en la publicación algunos documentos inéditos obtenidos en el archivo personal de Alba.

Ahora, cincuenta años después, vuelvo a revivir aquel niño que fui cuando me detengo a ojear algunas de las historias del Capitán Trueno. Historias que hicieron a los niños de mi generación viajar a países que nos eran totalmente desconocidos y que nos sirvieron para inventarnos juegos mientras corríamos por las calles con un trozo de pan y chocolate. Larga vida a aquel héroe de papel que llenó tantas horas de nuestra infancia con sus aventuras.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris