Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Alto el fuego permanente... con perspectiva, claro

Santi Benítez
Santi Benítez
domingo, 26 de marzo de 2006, 22:11 h (CET)
He intentado por todos los medios no hablar demasiado sobre el tema, en parte porque en el fondo soy un mal bicho y quería ver el tipo de reacciones que provocaba en foros y bitácoras, y en parte porque si una cosa está más que clara, y a la experiencia me remito con respecto a Argel y a la anterior tregua etarra en pleno gobierno asnarista, es que en estas situaciones aparecen los llamados salva patrias de uno y otro lado, multiplicándose como si fueran hongos (Los hay que hablan de “marcos legales que se acercan a pasos agigantados”, refiriéndose, claro, al federalismo que viene, aunque, para decir eso no hay que ser ningún adivino, pero si bastante retorcido al mezclar churras con merinas – y es simple, para darles en los morros sólo hay que aclarar algo que es evidente; ETA, y por lo tanto batatasuna, no es federalista, es centralista, como los nazionanistas españolistas, ni más, ni menos. Mismo perro, distinto collar).

¿Por qué se produce este paso por parte de la mafia etarra? Es simple, se produce porque el nivel de ahogo financiero y la defenestración de su aparato de propaganda no dejaba otra salida. No nos engañemos. Estos mamarrachos jamás han estado tan mal, ni el Estado de Derecho les ha apretado hasta estos niveles. Si uno se va por esos foros de dios se encuentra con que, los salva patrias a los que me refería antes, se hacen eco de lo dicho por un batatasuno hace poco, “el valiente paso dado...”, de valiente nada, esto es un simple sálvese el que pueda en toda regla. Luego intentan hacernos creer que existen razones “colaterales” que son más importantes, y sacan lo de “permitir un marco democrático...”, demagogos al fin y al cabo, que no sé si es que no se dan cuenta de que vivimos en una democracia, en la que también viven los vascos. Es más, el respaldo a los etarras y sus ideas en las urnas jamás ha sido de más de 150.000 personas sobre un total de 1.799.523 censadas con derecho a voto. Estos dos comunicados son, como bien dice Rosa Diez, una simple demostración de debilidad. Ni más ni menos.

A partir de esta verdad, una verdad irrefutable, nos encontramos en un escenario que no es fácil de entender. Y no lo es porque a raíz de estos dos comunicados aparecen tres personajes en liza que no pintan nada en todo esto; el PP, que debería limitarse a apoyar en todo lo que pueda la desaparición de estos asesinos y sin embargo se dedica a intentar sacar tajada política de la situación. El PNV que tampoco pinta absolutamente nada en todo esto, pero que aún así quiere apuntarse a la foto – ya intenté explicar en otro foro que Ibarretxe se enteraría de que no pintaba nada en muy poco tiempo, y lo ha demostrado con acercar, como quien no quiere la cosa, los plazos de su “mesa de partidos” a los que marca el gobierno, no le quedaba otro remedio – algo que no deja de ser políticamente evidente y penoso. Y, por último, pero no por ello menos gracioso, batatasuna. En este último caso el tema es más sangrante, porque ven muy cerca la medida absoluta de su desaparición. Es simple, si ya antes no pintaban nada en este proceso, en vista de que su función – que no era otra que la financiación y la propaganda de la banda asesina, función que el Estado de Derecho ha desmontado por completo – ha desaparecido, intentan seguir en la misma línea que han intentado mantener durante todo este tiempo. Es decir, a ver si logran hacer creer a la ciudadanía que ellos representan algo en todo esto. En eso no se diferencian del PNV.

Para poder entender todo esto hay que tener cierta perspectiva, y no hay que irse muy lejos para eso. El día 18 de febrero pasado, sábado por la tarde, la banda asesina publicaba un comunicado muy, muy, muy diferente a estos dos últimos que se han publicado. En esa ocasión los salvapatrias dijeron:

1º - Rajoy “exigió” que el gobierno rectificara su política antiterrorista y territorial... por “patriotismo”. Política antiterrorista que no ha variado de la ya existente, y que si ha variado, evidentemente, está dando mucho mejores resultados que la que se estaba llevando anteriormente. Tal vez quien debería aprender algo de lealtad al conjunto de la ciudadanía de este país, sobre todo en un tema tan delicado como el fin del terrorismo etarra, es el propio Rajoy y su cohorte de impresentables ladradores.
2º - No me quiero olvidar de la AVT, organización vocera del PP, que acusó al gobierno de mentir y vender falsas esperanzas. Quizás sea hora de que el señor Alcaraz piense en ponerse un esparadrapo en la boca y dejar trabajar a las personas que han sido elegidas para ello por parte de todos los ciudadanos.
3º - El PNV dijo que ETA no es quien para tutelar el futuro del país vasco. Y es cierto, el futuro de los ciudadanos lo tutela el gobierno que, democráticamente, eligen esos ciudadanos. El gobierno del Estado. El mismo gobierno que es el único interlocutor válido para tratar el fin de la banda asesina. Y es el conjunto de la sociedad, el conjunto de los ciudadanos, los que han de decidir sobre la soberanía nacional. Porque en cuestiones de soberanía nacional el voto de un andaluz vale tanto como el de un canario, un madrileño, un catalán o un vasco, y es que la soberanía reside en el pueblo, en el conjunto del pueblo señor Ibarretxe. Y da la casualidad que el pueblo no sólo es vasco. O lo que es lo mismo señor Ibarretxe, no crea ni por un segundo que la desaparición de ETA, el alto el fuego permanente o cualquier otra cosa, va a significar algún tipo de excusa para cualquier otra cosa.

Esta perpectiva demuestra claramente quienes han estado viviendo, políticamente, de la existencia de ETA. Y como verán, no he nombrado a batatasuna, porque no hace falta – total, les quedan tres telediarios como formación política.

Y ahora, una vez eliminada la paja; declaraciones chorrillas del PP, PNV y batatasuna, ¿Qué queda? Pues lo único importante. El futuro. Un futuro en el que, por cierto, los etarras terminan en la cárcel, por muy alto el fuego permanente que exista. Y de ejemplo tenemos a Parot y Gaztañaga. Un futuro en el que, parece que por fin, después de casi ochenta años, se va a dejar de asesinar gente por aquello en lo que piensa.

Yo diría que la cosa no pinta mal, pero no perdamos la perspectiva.

Buenas noches, y buena suerte...
Suena de fondo “Free for all”, de Winston Marsalis.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris