Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Moros de Ceuta I

José Ignacio Rosende (Málaga)
Redacción
domingo, 26 de marzo de 2006, 06:04 h (CET)
Mustafá Mizziam es el portavoz de un partido político ceutí el PDSC, y Doctor en Oportunismo. Al margen de criticar la falta de “firmeza y voluntad política” que, a su juicio, caracterizaron la postura del Gobierno local, denunció el contenido de las letras cantadas ganadoras del primer premio de chirigotas de carnaval, tildando dichas manifestaciones de “graves, incitadoras al odio racial” y representativas de una “apología del genocidio”. No era posible esperar otra cosa, tras un análisis sereno y objetivo de todo lo ocurrido y si se “conoce el paño”.

Como es conocido, una chirigota de Ceuta denominó salvajes a los que quemaron y asaltaron embajadas europeas y a los que asesinaron, entre otros, a un sacerdote español en Turquía, creo que con toda la razón. Posteriormente estos ciudadanos españoles, convocaron una manifestación en la que, para empezar, se corearon consignas favorables a Ben Laden y, cuando se ordenó disolver, un centenar de salvajes – bereberes todos ellos - atacaron y arrastraron señoras no musulmanas, apalearon perros – supongo que perros - rompieron numerosos escaparates y lunas de vehículos y hasta asaltaron una tienda, concretamente “Zara”. La policía llegó tarde – que casualidad – y hubo dos detenidos, parece ser que menores. De todo esto, para llegar a conocerlo, hay que leer la prensa local, en los telediarios, nada de nada, Recordemos, es conveniente, los numerosos menores, portadores de explosivos en Palestina y otros lugares.

Para el PDSC igual de grave es lo cantado que quiénes lo cantaron, aludiendo a la profesión de policías locales de algunos de los integrantes de la chirigota. “Los policías deben mantener un respeto exquisito a los ciudadanos, sus manifestaciones se han hecho con alevosía, desprecio y premeditadas. Son una ofensa para todos los musulmanes”, apuntó. Base ésta que le sirvió para pedir a la Asamblea que se abra un expediente disciplinario a los agentes, apartándoles de los servicios en la vía pública como medida cautelar “prudente”, ya que con sus actitudes “han provocado la quiebra de la convivencia”.

Se desprende de sus palabras que proponen olvidar la Constitución – lo que molesta al musulmán, debe ser castigado; abajo la libertad de expresión – y censura previa a las letras de carnaval. Aparte, discriminan a la policía por el hecho de serlo, exigiéndole – incluso fuera de servicio - un comportamiento diferente al que habrían de tener fontaneros, bibliotecarios o peritos mercantiles. Y no proponen la ablación del clítoris, porque, como son hombres, no tienen, que si no…

Este tío es, también, un salvaje desde el punto de vista constitucional, no sabe, no comprende, no contesta. Ni se ha integrado en la Civilización Occidental, ni va a hacerlo, ni tiene el más mínimo interés en conseguirlo.

Para nada se refiere a los hechos, ya citados, acaecidos alrededor de la manifestación, ni tampoco a las muchas pintadas “muerte a los cristianos”, aparecidas en el barrio de Hadú, días antes. Todo ello, le debe parecer muy democrático a este funesto ciudadano español, español para comer mejor y para tener la libertad que Mohamed VI no le otorgaría; nunca para comprender, acatar y cumplir el Ordenamiento Jurídico vigente. Tenemos al enemigo dentro - ¡que triste! – vestido de lagarterana y, en cualquier momento en Ceuta o Melilla, habrá una masacre, porque lo del otro día fue un .

Pobrecito, Mustafá está . Pues ¿Por qué se queda? ¿Por qué no marcha a Palestina, con los ?

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris