Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Han partido a España

Pepe López
Redacción
domingo, 26 de marzo de 2006, 06:04 h (CET)
Nos han partido a España. Unos políticos, sin un adarme de amor a la Patria de todos y sin otra ambición que acaparar el poder y a quienes el bienestar de todos los españoles, incluidos los catalanes, importa bien poco, han decidido que Cataluña es una Nación.

Esto constituye una verdadera traición a una historia común de dos mil años, a la Nación más antigua del mundo,y a una unidad que jamás nadie ha puesto en cuestión durante tanto tiempo.

No es cierto que sólo sea Zapatero el culpable de este disparate histórico, porque el pobre hombre que nos “gobierna” no tiene inteligencia suficiente para advertir el peligro que conllevaban aquellas palabras que pronunció alentando a Maragall para que hiciera el estatuto que creyera más conveniente porque el apoyaría, sin límite ni condición alguna, lo que acordara el Parlamento catalán.

Claro está que, junto a Zapatero, también comparten su responsabilidad muchos socialistas conscientes y patriotas y principalmente sus “barones” que no han tenido valentía y pundonor suficientes para poner freno al Estatuto, a pesar de cuanto han vociferado presumiendo de patriotas y decididos partidarios de la unidad de España.

Si la soberanía, según dice la Constitución, es del pueblo español en su totalidad, debe ser todo el pueblo español, mediante referendum, quien diga si quiere o no la separación de Cataluña.

Hay, por otra parte, una gran cantidad de catalanes. tal vez más de la mitad, a quienes despectivamente llaman “charnegos”, que en modo alguno quieren separarse de la Patria común, ni renunciar a su lengua materna, ni tener derechos y obligaciones distintos al resto de los españoles.

Nos han roto a España. La oligarquía política catalana se ha salido con la suya. El empresariado catalán será el primero en lamentarlo.

Para colmo, Esquerra republicana ha dicho que el próximo paso será la proclamación del Estado catalán.

La República tuvo, al menos la valentía de frenar la aventura separatista de Companys, pero ahora ha sido el propio Gobierno quien la ha alentado.

Y muchos militares seguirán pensando por qué no se borra de la Constitución el célebre artículo 8 que el Teniente General Mena tuvo la gallardía de leer en voz alta. Es puro sarcasmo mantenerlo

Y se me ocurre preguntar. ¿Seguirá el Rey siendo el símbolo de la permanencia y unidad del Estado, como dice el art 56 de la Constitución?

Creo que este Gobierno ha dado un mal paso y que pasará a la Historia por su cobardía y su irresponsabilidad al romper la sagrada unidad de España.

Noticias relacionadas

TV1 y R.M Mateo, al servicio incondicional de P.Sánchez

“El pueblo solo es soberano el día de las elecciones” Castelao

¡Ay Carmena!

En la locura de esta campaña electoral os miro a los “poderes emergentes” de aquella primavera ciudadana. No quiero emular a Quevedo, pero la actualidad dice que la temida locura ha entrado en vuestros reinos

​Alan y Allende

García se convirtió en el segundo presidente socialdemócrata en la historia americana en tirarse un tiro

Comprender e interpretar

El libro Acontecer y comprender de Teresa Oñate y otros autores es una obra fundamental para entender de modo amplio lo que es la Hermenéutica crítica

Oráculos decisivos

Son momentos decisivos para discernir las informaciones veraces y coherentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris