Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Rusia mira al Este, pero piensa en Europa

Alexander Yúrov
Redacción
domingo, 26 de marzo de 2006, 06:04 h (CET)
La visita del presidente de Rusia a China se realizó sobre el telón de fondo halagüeño. Los últimos años la cooperación comercial entre Rusia y la RPCh alcanzó un nivel nuevo. Según los resultados de 2005, los intercambios comerciales entre ambos países se acercaron a 30 mil millones de dólares, es decir, arrojó un aumento de casi 40% en comparación con 2004. Al mismo tiempo, Rusia sigue manteniendo el saldo comercial positivo: las exportaciones totalizaron 15,9 mil millones de dólares, mientras que las importaciones sobrepasaron 13 mil millones. De esta manera, China se clasificó en el segundo lugar por el volumen del intercambio comercial, habiendo cedido el liderazgo solamente a Alemania. Procede señalar que las negociaciones efectuadas por los mandatarios de ambos países demostraron que esto no es más que el comienzo.

Uno de los principales temas de este encuentro Cumbre devino el protocolo sobre los suministros de gas ruso a China firmado por el jefe del Gazprom Alexei Miller y el director general de la Corporación Petrogasífera China (CNPC) Chen Geng. Este documento estipula el desarrollo de la cooperación a largo plazo. Según ese documento, desde 2011 el gas siberiano se suministrará no sólo a Europa, sino también en dirección oriental, a China. Se espera que en la etapa inicial el vecino oriental de Rusia reciba hasta 80 mil millones de metros cúbicos de gas al año. A título de comparación procede señalar que el año pasado el gigante gasífero ruso produjo 547,2 mil millones de metros cúbicos de gas, habiendo exportado 151 mil millones. Es decir, las cifras son formidables.

A decir verdad, estos acuerdos no podrán calificarse de sensacionales. China y Rusia discuten la perspectiva de la cooperación en petróleo y gas ya durante casi diez años. Ya a mediados de la década del 90 del siglo pasado los analistas pronosticaron que hacia 2010 China se convertiría en mayor importadora de gas ruso.

Todavía no está claro dónde podrá obtener Rusia un volumen tan considerable de gas y a costa de quién serán construidos los gasoductos en los extensos espacios siberianos desde los yacimientos rusos hasta los consumidores chinos de hidrocarburos. Según cálculos del Gazprom, la suma es también muy importante. Para tender un solo gasoducto de Rusia a China vía el Altai, de más de 3 mil kms de largo, el consorcio tendrá que gastar 5 mil millones de dólares. Además, el Gazprom tiene compromisos en otras direcciones y proyecta invertir unos 6 mil millones de dólares en las obras del gasoducto Noreuropeo igualmente largo y de igual potencia que enlazará el norte de Rusia con Alemania. Es de notar que los plazos de la entrada en explotación de este gasoducto son más o menos los mismos: principios de la segunda década del siglo XXI.

Al parecer, tales gastos no desconciertan a Rusia. El presidente de Rusia dijo con firmeza que el gas se transmitiría a China por dos rutas: vía el Altai, a las provincias occidentales de China, y alrededor del lago Baikal, a las zonas orientales de China. Cada uno de estos sistemas tendrá potencia más o menos igual, y será capaz de transmitir hasta 40 mil millones de metros cúbicos de gas anualmente. Por consiguiente, China podrá recibir suficientes cantidades de hidrocarburos, habiendo impulsado así el progreso económico de Rusia. Expertos sostienen que, gracias a los altos precios, ya al cabo de cinco años el Gazprom podrá acumular a razón de 30 mil millones de dólares. De tal modo, es plenamente real que hacia 2010 no sólo Europa, sino también Asia dependerán del gas ruso.

Procede señalar que las actuales negociaciones en China no son más que un hito en el camino tendiente a desarrollar estrechos vínculos económicos y culturales entre los dos países. En su viaje por la RPCh el mandatario ruso estaba acompañado de un nutrido grupo de empresarios rusos que, entre otras cosas, discutieron con sus colegas chinos también otros derroteros del desarrollo de la cooperación bilateral. Por ejemplo, se examinó la perspectiva de mantener cooperación recíprocamente beneficiosa en la extracción de minerales polimetálicos en la zona oriental del Baikal. Además, Putin asistió a la ceremonia de inauguración del Año de Rusia en China, lo que significa que, en pos del presidente de Rusia y empresarios, a China llegarán científicos y figuras de la cultura.

___________________

Alexander Yúrov, para RIA Novosti.
Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris