Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

Osos, osas y otras cosas

Paco Milla
Paco Milla
sábado, 25 de marzo de 2006, 02:30 h (CET)
Escucho en radio una noticia que me hace pensar, (aunque iba a decir me sorprende, por aquello de atrapar en la lectura, la verdad es que no es así, nos hemos acostumbrado a casi todo con las dosis de telediario que nos ponemos “en vena” diariamente).

Resulta que en esta región norteña, paraíso natural… (por cierto, nunca os he contado, lo que nos cuesta a los que habitamos aquí, que vosotros, podáis venir en verano y decir aquello de…¡joer que bonita es Asturias!... eso cuesta mucho, pero mucho, mucho, pues sin exagerar sufrimos unos 200 días al año (igual me quedo corto) en los que, si no llueve, chispea o como se dice por aquí “orballa” o “mojabobos”. Otro día tocaremos este… como digo…¡alto precio!

A lo que iba, es que las osas Paca y Tola, que están “recluidas” en un monte, seguramente con el fin de protegerlas y hacerles la vida mas cómoda, alejándolas de los depredadores, pues frecuentemente, son sorprendidas, cuando reciben la visita de otros osos y osas que andan libres, por los altos picos astures, disfrutando de su libertad y también pagándola cara, tan cara que prefieren sacrificar dicha libertad y escalar las altas vallas protectoras, que en teoría las defienden del mundo “exterior” para comerse, lo que los cuidadores cocinan para ellas…para las “elegidas”.

No me negaran que la historia…¡tiene miga!

Y no me negarán que entre los humanos, ocurre igual o muy, muy parecido. Piensen, piensen.

Altos, medios y mediocres cargos, que comen del esfuerzo o meritaje de los de abajo del todo…¿les suena?

Es para partirse de risa o ponerse a llorar. Pensemos en la secuencia: vienen del monte vecino, saltan la verja, les comen lo que hay en los pesebres, dan las gracias, vuelven a saltar “la enorme valla” y se alejan a dormitar en la ya de nuevo recuperada libertad.

Oigan, que me parece estupendo esto, pero yo me pregunto…¿realmente les han hecho un favor encerrándolas? ¿no estaremos “amariconando” todo lo que hay a nuestro alrededor? (espero que nadie se moleste por utilizar esta palabra, no quiero molestar a nadie con ella, la aprendí de pequeño, está en la calle y pienso seguir haciéndolo).
Imagínense a Paca y Tola, sentadas sobre sus gruesos culos, faltos de ejercicio mirando como “esos salvajes” las dejan sin alimento que llevarse a la boca.

Es para flipar, como nos enseña la naturaleza, pero eso si…¡solo si queremos aprender!

Alguien puede estar entendiendo que algunos humanos saltan altas vallas protectoras y algunos acusan a estos, de venir a comerles su ración. Quizás sea cierto, (el tiempo lo dirá) pero si empezamos de una vez a mover nuestro gordo y fofo culo, a lo mejor, aun podemos marcar territorio, porque miren ustedes las palabras son bellísimas y mas aun cuando se mezclan, pero en el vallado de Paca y Tola…¡hay la comida que hay y las oportunidades que hay!

Me maldeciré mil veces, una vez enviado este articulo, pero está saliendo así, aunque ustedes saben que, no hablo de nosotros, hablo de Paca y Tola…las osas de Asturias.

Tengo una amiga, comercial que el otro día me decía: curiosamente cuando visito casas de inmigrantes, los niños están en su habitación…¡estudiando!, pero cuando visito casas de españoles, los niños están en el salón con la play y los dibujos y los padres…frecuentemente en la cocina…¡para no molestarlos!. Hala, no se molesten ¿eh?

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris