Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Muerte en el océano

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 25 de marzo de 2006, 02:30 h (CET)
Saltaba a los medios la semana pasada una noticia terrible. Escalofriante. Noticia que, sin embargo, ha sido silenciada por muchos de los medios de comunicación que suelen clamar contra el “maldito capitalismo que crea el hambre en el mundo”. Ahora parece que interesa tapar la noticia. Debe ser que esta vez no es culpa del capitalismo lo sucedido.

Según denunció la Asociación Unificada de la Guardia Civil, la Benemérita había remitido al Gobierno el pasado mes de diciembre de 2005 una nota en la que se avisaba que entre 1.200 y 1.700 inmigrantes, procedentes de Mauritania, habrían fallecido ahogados en las costas de Canarias cuando intentaban alcanzar la orilla embarcados en piraguas. La nueva “costa de la muerte”. Y el Gobierno habría ocultado a la opinión pública la información, además de haber tardado 3 meses en tomar medidas para evitar la muerte de más inmigrantes en las costas de las Islas Afortunadas. En ABC se afirmaba la semana pasada que el CNI informó tanto al Presidente como al Ministro del Interior.

Rubalcaba alias “no nos merecemos un gobierno que nos mienta”, en declaraciones a Onda Cero, negó la existencia de la nota en cuestión y garantizó que no estaba en manos del gobierno. Es decir, mintió.

Pues bien, la AUGC solicitó a la Fiscalía de Cándido Conde Pumpido que investigara de oficio un posible caso de negligencia y descoordinación en el Gobierno. El Partido Popular también ha pedido al Fiscal que investigue de oficio la ocultación del informe. Según señala la Asociación de la Guardia Civil la sociedad española “tiene derecho a conocer qué ha fallado y quién es el responsable de que el Gobierno de la nación haya tardado casi 3 meses en adoptar medidas cuya necesidad ya se detectó a finales del año pasado”. Esta asociación acusa al gobierno de negligencia, descoordinación e imprevisión.

Se pueden imaginar. Se armó la marimorena. Bono, que reconoció la existencia del informe en cuestión, provocó que el secretario de Estado de Interior reconociera así mismo su existencia. Y comenzó la cortina de humo. En lugar de explicar por qué se habían ahogado más de mil inmigrantes en nuestras costas el gobierno se lanzó a contarnos que con sus medidas se había salvado la vida de por lo menos diez mil. Y de paso, nos anunciaron la repatriación de unos cientos de inmigrantes provenientes de Mauritania. Como si eso fuera un gran logro del gobierno ZP.

Se calla el Gobierno que desde el año 2003 existe ya un Convenio firmado con Mauritania que permite la devolución no sólo de sus nacionales que accedan ilegalmente a nuestro país, sino de cualquier inmigrante que haya partido de esa nación. Se calla el gobierno que en el año 2003 se estableció la obligación de creación de una Comisión España-Mauritania para el seguimiento del Convenio. ¿Cuándo han tenido lugar esas reuniones a lo largo de los años 2004 y 2005?

No habla el gobierno de las consecuencias que su nefasta política de inmigración, a cargo de Jesús Caldera. Es decir, del famoso “efecto llamada” que ya fue pronosticado por casi todo el mundo cuando el Gobierno se lanzó a la regularización masiva de inmigrantes, contraviniendo las políticas de la Unión Europea. Ya por aquél entonces países como Francia o Alemania pusieron el grito en el cielo por las políticas del gobierno del talante.

El gobierno, como siempre, eludiendo su responsabilidad. Y Rubalcaba, mintiendo.

Y si se preguntan por qué no escribo una sola línea sobre la última proclama etarra les diré que no sé qué ha cambiado, ni cual es el motivo para tanta euforia desatada. ETA llevaba mucho sin matar –porque no quería- y ha emitido un comunicado en el que sigue imponiendo a los gobiernos español y francés las mismas condiciones de siempre: autodeterminación, legalización de Batasuna/ETA, presos y referéndum. Y dice que cesan de momento las “acciones armadas”, pero no las extorsiones ni la violencia callejera. Tampoco se rinde, ni entrega las armas, ni pide perdón a sus víctimas. Así pues, cautela, precaución y sin novedad. Es más de lo mismo. Y quién quiera, que monte algarabía.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris