Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Deportes

Etiquetas:   Primera división / Jornada 29   -   Sección:   Deportes

El Sevilla se impone por la mínima al Atlético en un partido de tres partes (0-1)

El colegiado Ayza Gámez suspendió el encuentro durante media hora porque una bote de cerveza alcanzó a Palop después de que Puerta consiguiera el gol de la victoria
Redacción
viernes, 24 de marzo de 2006, 01:37 h (CET)
El Sevilla se impuso anoche en el Vicente Calderón al Atlético de Madrid por la mínima en el encuentro que tuvo tres periodos y que cerraba la vigésimo novena jornada de Liga. Un gol de Puerta en el minuto treinta de la segunda parte fue la antesala de una lluvia de objetos arrojados desde la grada, uno de ellos alcanzó al meta sevillista Palop, lo que obligó al colegiado a suspender el partido durante treinta minutos.

Diego Blázquez (Enviado especial al Vicente Calderón)
Cuando coincide que un partido se celebra un jueves a las diez de la noche, con que sea televisado, lo que no se puede esperar es una gran afluencia de público. Pero si a estos factores les añadimos que en Madrid había huelga de Metro, que los accesos al Calderón cada vez son menos numerosos y más tortuosos por las obras que inundan la ciudad, y que la lluvia también estaba presente complicando el estado del tráfico; entoncés, se puede explicar que anoche se rozara la media entrada siendo generosos.

A pesar de ello, la afición rojiblanca siempre responde, y la cita lo merecía, dos equipos con un mismo fin, “Objetivo Europa”, como rezaba una de las pancartas del feudo atlético. Los de Pepe Murcia quisieron premiar a sus fieles, y por ello van a arrancar el encuentro como un equipo propio de competición continental. Hasta cuatro corners van a sacar los locales en los primeros diez minutos, y entre ellos una clara ocasión de Manu del Moral, que sustituía al sancionado Kezman, al que el Comité de Competición no indultó. De nuevo iba a ser el canterano quien rematara en plancha un buen servicio de Torres, tras internarse por la derecha hasta la línea de fondo.

El Atlético estaba demostrando su actual estado de forma, pero pronto se iba a apagar ese arranque de partido tan vertiginoso. Saviola se adentra en el área rojiblanca y mide en carrera a Antonio López, Luccin en el afán de ayudar termina por derribar al ariete argentino del Sevilla. El colegiado pita penalti, y el graderío protesta airadamente la decisión. Kanouté se encarga de ejecutar la pena máxima, pero su disparo lo desvía Leo Franco al palo, para terminar recogiendo el balón. Los pitos del público se tornan en ovación para el meta local.

Velasco va a tener una clara ocasión para adelantar a su equipo en el marcador después de tirar una buena pared con Torres, pero el lateral no consigue batir a Palop en el mano a mano. Los de Murcia habían bajado bastante el ritmo del comienzo del encuentro y el Sevilla empezaba a encontrarse mucho más cómodo sobro el terreno de juego. En una falta sacada desde el vértice derecho del área Antonio López va a estirar el brazo golpeando el balón, el lateral zurdo volvía a provocar el segundo penalti de la noche. En esta ocasión es Saviola quien se encarga de lanzarlo pero su disparo sale muy centrado y Franco adivina la trayectoria desviando el balón y convirtiéndose en el héroe de la noche.

Pero no iba a ser la última vez que el portero argentino del Atlético iba a salvar a su equipo en la primera mitad. Daniel Alves realiza una magnifica jugada personal desde su propio campo, tras tirar un caño y quebrar a cuatro jugadores, cede en profundidad para Saviola sin embargo, el delantero sevillista no es capaz de batir en el uno contra uno a Leo Franco.

Doble reanudación
Tras el descanso, el partido no cambia, mucho ritmo, muchas interrupciones, y mucha emoción con las llegadas de ambos equipos. En de una buena jugada por la banda derecha del ataque visitante termina en Adriano, que sólo en el segundo palo no acierta a marcar. La respuesta de los locales llega en las botas de Galletti, que dispara muy centrado a las manos de Palop. Pero el primer gol del partido va a llegar a favor del conjunto andaluz. Un balón despejado por la zaga rojiblanca hacia su propia área le cae llovido a Puerta, que engatilla sin que caiga anotando el cero a uno.

Un minuto antes del gol, el colegiado Ayza Gámez había expulsado por doble amonestación a Luccin y el ambiente estaba muy caldeado desde los dos penaltis a favor del Sevilla de la primera mitad. Justo después del tanto, empiezan a llover infinidad de objetos desde diferentes sectores del graderío, entre ellos una botella de cristal de wiski que el árbitro muestra al delegado de campo. En ese momento un bote de cerveza golea en la cabeza de Palop, posiblemente una moneda, que obliga al árbitro valenciano a suspender el encuentro.

La gente se marchaba del Calderón enfadada con lo que había visto, pero lo más sorprendente de la noche estaba aún por llegar. Cuando todos los aficionados se encontraban ya a medio camino de casa, empieza a correr la noticia por los pasillos del coliseo rojiblanco de que el partido se reanudaba. Primero los jugadores atléticos, y poco después los sevillistas saltan al campo. Pasada la medianoche es Ayza Gámez el que vuelve al terreno de juego para que se disputen los catorce minutos restantes.

Un minuto después de la segunda reanudación, Petrov va a ver la segunda cartulina amarilla y se marcha al vestuario. La expulsión del búlgaro sirve para finiquitar casi por completo el atípico partido. Tan sólo ocho minutos más tarde, es Perea el que va a acabar como su compañero de equipo por una fea entrada sobre Renato. El Sevilla va a disponer de una ocasión clara que Puerta no consigue introducir en la portería local. Pero va a ser la última, porque los visitantes mueven el balón ante ocho jugadores rivales con mucha comodidad y sin buscar la meta rival. Y de esta forma concluye un encuentro en el que venció el Sevilla por cero a uno, pero que pasará, tristemente, a la historia por la justificada suspensión de media hora y la inexplicable reanudación.

FICHA TÉCNICA:
O- Atlético de Madrid:
Leo Franco (3); Velasco (1) [Marqués 78’ (0)], Pablo (1), Perea (1), Antonio López (1); Luccin (0), Galletti (1), Petrov (0), Ibagaza (1); Manu del Moral (2) [Colsa 75’ (0)], Fernando Torres (1).
1- Sevilla:
Palop (2); Daniel Alves (2), Javi Navarro (1), Dragutinovic (0) [Escude 11’ (1)], David (1); Fernando Sales (1), Martí (2), Renato (2), Adriano (1) [Puerta 66’ (2)]; Kanouté (1), Saviola (2) [Jordi 82’ (0)].
Goles: Puerta, min. 76 (0-1).
Árbitro:
Ayza Gámez (Colegio valenciano) (0 sobre 3). Expulsó a los locales por doble amonestación Luccin, min. 15 y min. 72; Petrov, min. 70 y min. 77; y Perea, min. 79 y min. 85. Amonestó a los locales Ibagaza, min. 26; Fernando Torres; min. 31; y Velasco, min. 57. Y a los visitantes Javi Navarro, min. 20; Escude, min. 33; y Renato, min. 88.
Incidencias:
Encuentro correspondiente a la vigésimo novena jornada de Liga en Primera División disputado en el estadio Vicente Calderón ante 29.000 espectadores. El encuentro fue suspendido durante media hora después de que un bote de cerveza alcanzara al meta visitante, Palop, en el minuto setenta y cinco de partido.


DATOS DESTACABLES:

El bueno:
Leo Franco. A pesar de la derrota de su equipo, el meta argentino del Atlético de Madrid fue el héroe del partido al detener dos lanzamientos de penalti en la primera mitad a los sevillistas Kanouté y Saviola. En el gol de la victoria visitante a cargo de Puerta, Franco no pudo hacer nada.
El feo:
El público del Calderón. Los pocos aficionados que decidieron arrojar algún objeto al terreno de juego fueron los culpables anoche de que el encuentro se suspendiera, y por culpa de unos pocos pagó el resto, porque mucha gente ya de camino a casa cuando se reanudaba el encuentro, mucha gente que había pagado su entrada. Además, son acciones que deben quedar desterradas de los estadios de fútbol, porque un día de estos va a haber un disgusto irreparable.
El malo:
Ayza Gámez. El colegiado valenciano estropeó su buena actuación de la noche, en la que había acertado en casi todas las acciones polémicas del encuentro, con la reanudación media hora después del partido que el mismo decidió suspender acertadamente después de que Palop recibiera el impacto de un bote de cerveza.
El dato:
Tras la segunda reanudación del encuentro el Atlético de Madrid, que jugaba ya con diez hombre, vio como se quedaba con ocho después de que el búlgaro Petrov y el colombiano Perea acabaran en la caseta de vestuarios junto con Luccin, el primer expulsado de la noche.

Noticias relacionadas

Las palas de los profesionales del pádel

Potencia y maniobrabilidad son las principales características que las diferencian

Celia Barquín presentaba "heridas por arma blanca" en "torso, cabeza y cuello"

Collin Daniel Richards, de 22 años, ha sido detenido

Mario Mola se proclama campeón de las Series Mundiales por tercera vez consecutiva

Iguala la hazaña del gallego Javier Gómez Noya

España arrolla a Polonia en el segundo partido del Preeuropeo femenino

Segunda victoria con facilidad

Bruno Hortelano: "Ha sido una celebración de la vida"

Hortelano y la Federación Madrileña de Atletismo montaron una competición a medida en la que el campeón de Europa de los 200 en 2016
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris