Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Moda cadáver

Raúl Tristán

viernes, 24 de marzo de 2006, 04:43 h (CET)
Hace unos días, volvía a nuestros televisores una polémica que se nos hace recurrente cada vez que las grandes pasarelas de la moda española abren sus puertas: la relación entre juventud, anorexia y moda.

Yo escribí entonces las siguientes palabras, que reproduzco, pues me resultan totalmente válidas para lo que voy a recalcar de nuevo:

“Pasarela Cadáveres: momias de lujo”

Largos juncos secos,
ojos de mirada perdida incrustados en sus cuencas, pellejo sobre hueso,
muñecas de trapo sin relleno de algodón,
palos tiesos de espantapájaro
duros mangos de escoba,
mujeres que no son, de la feminidad representación...
¡A mi las Venus de Willendorf!
¡A mi cuerpos de carne en flor!
¡A mi mujeres hembras, de curvilíneos contornos!.
Pasarelas de la muerte en cueros,
factorías de falsos ejemplos.
Niñas rotas, producto de la demencia de un enfermo.

¿Quién puede imaginarse seducido por las Parcas?

Tétrico, oscuro, macabro mundo de perdición.

¿Desde cuándo un cuerpo enfermo, desnutrido, macilento, asexuado, rectilíneo, debe ser canon de perfección?

¿Cuándo surgirá un diseñador con redaños suficientes como para mostrar cuerpos reales, de la calle, de la vida misma, y no subproductos defectuosos de una industria patética?

¿Se han preguntado por qué los modelos son musculosos y ellas escuálidas?. ¿Puede influir en ello un canon femenino basado en el hombre feminizado, fruto de la dominancia de lo homo/ambisexual entre los "diseñadores"?. Multitud de interrogantes se abren ante una cuestión que carece de toda lógica.

Sólo se que alguien debe parar esta locura que conduce a miles de jóvenes a la anorexia. Y si no son capaces de regularse los diseñadores, entonces el Estado, o la sociedad, deben imponerles la cordura o... una camisa de fuerza.

Con el paso del tiempo, tras esta repetida denuncia, hemos visto a los diseñadores defenderse de la acusación, y en una actitud vil y cobarde volverla sobre los padres, e incluso mentir abiertamente sobre los tallajes y otras cuestiones de su “mundo”. Y hemos oído promesas del gobierno de poner coto. Pero, a fecha de hoy, creo que todo sigue igual.

Doy por hecho que la moda, y todo lo que la rodea, es responsable del 99 % de los problemas de anorexia/bulimia, tanto masculina como femenina. Es tan innegable que resulta patético ver a los diseñadores revolverse como alimañas intentando defender lo indefendible. Nos venden una imagen erróneamente peligrosa del que debe de ser nuestro concepto de lo bello. Y mucha gente cae en el enredo.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris