Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

El nuevo 'ordenata'

Paco Milla
Paco Milla
jueves, 23 de marzo de 2006, 04:16 h (CET)
Este hecho que describo ocurrió en un barrio de mi pueblo, escasamente distante 700 km de la plaza, y es que nuestro pueblo, si os paráis a pensarlo, tiene una zona 'de influencia' ¡bestial!

Durante varios años él había considerado necesario prescindir del ordenador. Esto se había convertido en una batalla, en la que durante muchas lunas fue vencedor. Pero, las cosas de la vida, ¡ya se sabe!, su hija iba cumpliendo años y le reclamaba uno para poder estudiar en casa.

Cada vez que ella pronunciaba la palabra “estudiar” él escuchaba “chatear” y movía negativamente la cabeza. No en vano, cada día que bajaba al cyber a escribir algo veía claramente el uso que le daban los críos al “ordenata”. O matar soldaditos o chateo a tres bandas. Que no, que no –se decía-. Pero los días fueron pasando y comenzó a sufrir un profundo sentimiento de culpabilidad, precisamente en el momento en que su hija desistió en el intento. Así son los padres; le entristeció ver cómo la niña dejaba de luchar y dio la batalla por perdida ante su progenitor. Él siempre le había dicho: “debes luchar por aquello que quieres conseguir”.

Intentó auto convencerse de que dicho artefacto vendría bien en casa. Al final el “Gates“ se saldría con la suya y la nena podría consultar las enciclopedias que durante años habían comprado para cuando “lo tuvieran”; y de internet podría ayudarse para sus temas puntuales, en diversas asignaturas y a la vez, él ya no tendría que dejar a la familia y marchar lloviendo al cyber mas cercano para escribir las paranoias que acudían a su mente.

Decididamente, ¡quizás sea este el momento! -pensó-. Después de cinco años juntando letras, sumergido entre música a todo volumen griterío de chavales discutiendo entre ellos a ver quién había matado a quién, al final había conseguido aislarse. A veces aprovechaba las tardes de los domingos, pues al haber partidos de fútbol, el cyber estaba vacío y cuando no era así, se ponía los auriculares, no ya para escuchar música mientras escribía, sino para taponar sus oídos, e intentar que la diosa inspiración acudiera mas fácilmente, pero claro, ante el griterío, se asustaba y se volvía a su nido (la diosa , digo) y él, también, cuando se convencía, de que en ese ambiente, era imposible.

Así que un buen día, adquirió el famoso ordenador. La niña llevaba dos años estudiando informática y su padre le había comentado: te pago la academia para que cuando lo compremos, me enseñes algo mas que a utilizar el Word. Había un trato que mantener, pues ambos eran de palabra.

Pero resultó que, una vez instalado, al calvete, (que hasta ese momento había sido capaz de emborronar a mano, pasarlo a ordenador y haber publicado en periódicos durante años y de juntar letras, de forma minimamente aceptable), le empezó a resultar imposible y digo imposible, escribir nada, en el nuevo aparatito casero.

¡Manda carayo! la bromita, al final, ya veo el resultado:- la nena se “hinchara” de chatear y yo , seguiré escribiendo, en lúgubres y tristes cybers, los domingos por la tarde, mientras todos los demás, hacen la obligada terapia de grupo, acordándose de la madre del “soplapitos” de amarillo, que corretea el campo. –pensaba el calvo-.

Y es que, a veces, nos complicamos mucho la vida. Con lo fácil que era, coger un boli y un papel y emborronarlo enterito con ilegibles trazos y lo bien que lo pasaba él, días después intentando descifrar ¡que leches ponía allí! ¿Qué, que eso no cuenta? esto es igual, que el ciclista, que harto de pedalear en invierno, por puertos con frío y niebla, ahorra y se compra un rodillo y en la intimidad de su hogar, se equipa con la chichonera y todo el equipo reglamentario y a los tres días LE SALEN HEMORROIDES...

Oigan, que difícil de entender, es a veces la vida. Qué “ joia” ¿no?

PD- ¡Bueno…bueno! acabo de ver en este escrito (en el nuevo “ordenata”) que en vez de poner chichonera, he cambiado la i por una o. “Buff, que vicio tienen estos aparatos ¿si o no? …pues hacen bien, eso va a ser que, dan importancia a lo que realmente la tiene. Si es que al final acaban humanizándose. Hala, ¡hasta otra!

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris