Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La casa de Tócame Roque

Pepe López
Redacción
martes, 21 de marzo de 2006, 22:32 h (CET)
¡Qué maravilloso sainete escribiría hoy Don Ramón de la Cruz! Porque la España en que vivimos es un puro sainete, protagonizado por nuestros políticos con la pasmosa pasividad del pueblo español, que dicen es soberano.

Cualquier miércoles la sesión que se desarrolla en el Congreso es un verdadero sainete en el que se oyen y se ven las cosas más pintorescas, impropias de un Parlamento serio.

Creo que esta es la razón por la que los escaños, en esos días, están tan llenos. Nadie quiere perderse el sainete.

Son dignos de ver y oír los señores diputados vociferando, pateando e insultando a los del bando contrario.

Es aquello del sainete de Don Ramón de la Cruz. ¡Tócame, Roque! ¡Mamá, Roque me ha tocado!.

Es una pena que los plenos no se televisen en directo para regocijo de los españoles.

¿Cómo nos juzgarán en el extranjero?. Ahora es cuando se creerán que España es, en realidad, diferente.

Si os fijáis bien, cuando Rajoy hace una de sus contundentes preguntas, Zapatero revolotea en el limbo y al final suelta una gracieta hiriente para suscitar el aplauso de los suyos y el abucheo de los contrarios.

Y, cuando Rajoy replica, su final es un puyazo con su sorna gallega que despierta idénticas reacciones de las “bancadas” izquierdistas.

Y, a todo esto, España descomponiéndose. Paso a paso pero con paso seguro, Cataluña se está separando de España. Hoy arranca una competencia al Estado y mañana logrará su secesión. Algo impensable hace unos años.

Por lo pronto, ya se ha admitido que Cataluña es una Nación y que tiene su fiesta, su bandera, su lengua y su escudo nacionales.

Con las Vascongadas el gobierno esta “negociando la paz” que no es otra cosa que el desgajamiento de la Patria común.

Para mayor pasmo, el pueblo –que dicen es soberano- permanece indiferente en su mayoría.

Tenemos tan pocos intelectuales de talla que ya son doctores honoris causa Carrillo y Serrat

La juventud, en gran parte, bastante preocupación tiene con organizar sus fiestas de primavera: botellón y porro.

Los niños han conseguido su derecho a “hacer rabona”.

Y España cada vez más lejos de sus raíces cristianas.

La culpa, claro está, es del Franquismo. España es la auténtica “Casa de Tócame Roque”.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris