Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

La vieja guerra civil iraquí

Pascual Falces
Pascual Falces
martes, 21 de marzo de 2006, 22:32 h (CET)
Es bien sabido que los toros se ven muy bien, o fáciles, “desde la barrera”. En este clamor contra los disparates del “zapaterismo”, es cierto que, con sus ventajas e inconvenientes, nuestro país se encuentra al margen de protagonismo alguno en la fase del conflicto que se vive en Irak. De hecho, como parte de la famosa “coalición” que llevó a cabo el derrocamiento de Sadam Hussein, Inglaterra tiene intención de reducir sus soldados allí presentes. En Norteamérica, con más dos mil muertos, cada día es mayor la impopularidad de esta guerra y Bush se justifica en sus horas más bajas al cumplirse el tercer año de la misma. La presencia del resto de países, testimonial, como era la española, no es relevante, y está sometida a las grandes decisiones de la Casablanca.

Sin eufemismos, Iraq lleva mucho tiempo en guerra civil, y un día son chiis los muertos, u otro sunníes, es lo mismo, y con una preocupante abstención de los kurdos. El país votó por la democracia como demostración de su anhelo de paz, pero la realidad es que raro resulta el informativo que no reporta unas decenas de muertos iraquíes que ya se cifran en 40.000, “más o menos”. Esta es una guerra civil donde por primera vez se percibe una clara oposición a reconocerla como tal, y se atribuye al “terrorismo” la ausencia de paz. Las facciones en lucha no utilizan los medios clásicos de estrategia militar, con frentes, ofensivas, y reconquista de territorios, sino que se sirven del modelo terrorista que tanto ha utilizado el pueblo árabe-palestino para solventar sus problemas con Israel. Indudablemente, este procedimiento confunde porque nadie puede estar a favor del ataque criminal, por sorpresa y por la espalda. Cuando se utiliza este término, lo mismo para el crimen que para la defensa de intereses, es lo que ocurre, y resulta muy importante puntualizarlo. Irak vive en una guerra civil que utiliza métodos terroristas. España, por el contrario vive en paz desde hace muchas décadas, conviviendo con el terrorismo criminal. Tan absurdo es negar el estado de guerra civil en Iraq, como reclamar la paz en nuestro país para erradicar el terrorismo. Aún así, se leen titulares tan disparatados como “temor a una guerra civil en Iraq”, y opiniones acerca de cómo “la justicia puede ser un obstáculo para la paz en el país vasco”. Pero, ya se sabe...

Ciertamente, la presencia de soldados norteamericanos en Iraq desdibuja el panorama. Aunque no se puedan considerar una verdadera fuerza de ocupación, porque el temor de atentados los retiene encerrados en los cuarteles fuera de misiones específicas. Están al servicio de la paz en un país en guerra. Asoman su mayor capacidad bélica cada vez que alguna operación superior al “normal” atentado, hace acto de presencia.

Finalmente, en este tercer aniversario existe el componente añadido de la creciente tensión internacional contra Irán por su esfuerzo en poseer armas atómicas. El poder político iraní, los clérigos chiitas, es coincidente con una de las facciones iraquíes; la que estuvo sometida por el terror del vencido Sadam, Lo que establece una cierta nostalgia que puede llevar a juzgar los crímenes del sátrapa contra la población chiita con mayor benevolencia. Si el integrismo iraní persiste en sus intenciones y desobedece al Consejo de Seguridad de la ONU, cualquier represalia será bien vista por la mayoría iraquí de la misma cuerda. Los musulmanes sunníes, de mayor tolerancia, siguen teniendo en Sadam a su héroe, y en su nombre siguen cometiendo los sangrientos atentados terroristas de diario. La “guerra civil” iraquí se arrastra desde hace más años que los tres que se cumplen de la intervención norteamericana. Es un equívoco creer que comenzó con el bombardeo de Bagdad.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris