Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Micro abierto  

Menudo toivivo de disfraces y perchas

Pelayo López
Pelayo López
lunes, 20 de marzo de 2006, 22:59 h (CET)
El pasado miércoles, durante la sesión de control al Ejecutivo, vimos el "plantón" de las diputadas socialistas y de Izquierda Unida ante las declaraciones hacia la Vicepresidenta Primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, por parte de Eduardo Zaplana. Sin entrar a valorar el sentido que quería imprimirle a sus palabras el portavoz popular en el Congreso, lo cierto es que llaman la atención dos actitudes completamente distintas a la del colectivo femenino de estas dos formaciones políticas. Por un lado, que no se uniesen las mujeres del resto de grupos políticos, y, por otro, que no lo hiciesen tampoco los varones de ambos partidos. Ni "machismo" ni "feminismo", con disfraces y sin ellos, el Congreso parece cada día más una "pantomima de feria".

No es de extrañar, sin embargo, estas actuaciones de media tinta cuando, ahora, también, podríamos decir que estamos presenciando "el timo de la estampita" en nuestra propia cara, sobre el parqué. Que una empresa nacida del monopolio sacase a bolsa hace tan breve espacio de tiempo una de sus filiales, y que ahora vuelva a acogerla en su seno, suena, cuanto menos, a estrategias empresariales de dudosa factura. Situación con el mismo carácter, aunque en este caso editorial, que algunos miembros con cargo en la tragedia han encontrado, asimismo, con la literatura sobre el 11-M.

Suele pasar con los "iluminati", esas personas que se creen que sus vaticinios "van a misa". El Presidente del Gobierno ha dicho que en este caso se van a crear 700.000 nuevos empleos y que la economía española seguirá al mismo ritmo que en los últimos tiempos, y que repetiremos en este 2006 el superávit del 2005. Primero, no sabemos si esos empleos serán con contratos similares a esos polémicos del primer empleo joven en Francia -algo que abunda en nuestro país, pero no sólo para jóvenes-; y en segundo lugar, algunos parecen tener memoria transitoria, ya que no recuerdan los numerosos expedientes de regulación de empleo y despidos que cruza el territorio nacional de costa a costa. Por cierto, ese aliento regulatorio no está tan lejos, que se lo pregunten a los empleados de RTVE, un ente público con una deuda -por no hablar de la acumulada- "solamente" de 618 millones de euros. Además, casos como el de un hijo con trastornos depresivos que mata a su madre por no encontrarse interno en un centro especializado ponen "en tela de juicio" esos "prometedores números positivos", números que deberían servir para acometer servicios de primera necesidad, por ejemplo, encaminados a atender a estos colectivos y a muchos otros. Juicio es el que ha tenido, nunca mejor dicho, un juez, para decidir internar a una joven anoréxica mayor de edad en contra de su voluntad con la intención de someterla a tratamiento.

Más realidad que ilusión han parecido los numerosos seguidores del expresidente Slobodan Milosevic en su velatorio y en su funeral. Mientras los tribunales internacionales le han juzgado por crímenes de guerra, gran parte de su pueblo sigue aclamándole como "mártir" después de muerto. Algo similar ocurre en Iraq con Sadam Hussein, en este caso aún vivo pero sometido también a juicio, lo que debería hacernos recapacitar en más de un sentido, sobre la legitimidad de la actuación internacional, sobre los asuntos de "índole nacional"... Resulta curioso que mientras todo esto sucedía, mientras en el Iraq asolado por las nuevas operaciones militares siguen falleciendo inocentes niños con tiros en la cabeza, el señor de la paz y de la guerra alojaba en su gira por India a sus perros en su mismo hotel de lujo…

Y mirándonos un poco a nosotros mismos, a los propios medios de comunicación, el Estudio General de Medios se encuentra salpicado por "dudas" sobre su eficacia y fiabilidad, así como también por su maleabilidad intencionada. Demasiados intereses por detrás y sólo uno en el centro: la audiencia. Así que ya puestos, si alguien quiere hacer llegar a este servidor un email para dar su opinión sobre estas líneas, elcorreodepelayo@hotmail.com. ¡Menudo tiovivo de disfraces y perchas!

Noticias relacionadas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro

¿Será Theresa May la nueva Dama de Hierro?

¿Hacia un Brexit caótico?

Teoría de la suposición de Ockham

Guillermo de Ockham elaboró una sutil filosofía del lenguaje
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris