Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

SER o no SER... ¿he ahí la corrupción?

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 20 de marzo de 2006, 22:59 h (CET)
No vayan a pensar que hablo de la Cadena de radio. Hablo del Servicio de Estacionamiento Regulado de Madrid, que trae de cabeza a la inmensa mayoría de madrileños y también a los propios empleados del servicio. Ya saben, los parquímetros del locuaz Gallardón.

Es cierto que hay defensores del SER, mayormente vecinos de las zonas que hace tiempo que han visto pintadas sus calles de azul o verde, que afirman que desde que este sistema se puso en marcha en su barrio no han vuelto a tener problemas ni de aparcar el coche ni de segundas filas. Pero claro, no todos los barrios son iguales. En barrios en los que no había problema alguno para aparcar se ha lanzado Gallardón a colocar sus aparatos recaudadores. Y a precio de aparcamiento privado pero sin asumir las mismas responsabilidades que las empresas privadas.

Y los madrileños, que vaya la que montaron hace unos siglos por la subida del pan, se han lanzado a la calle. De forma desigual. Porque muchos, que estamos en contra del SER, nos limitamos a expresar nuestra oposición a tan voraz medida. Otros, mucho más salvajes y que, según parece, se reúnen, posiblemente sin responsabilidad por parte del dueño de la página, en una web llamada “parquímetros no”, se dedican a jalear el destrozo del mobiliario urbano e incluso las agresiones a los vigilantes de los parquímetros. De hecho, el viernes pasado estos empleados fueron a la huelga y se manifestaron delante del Ayuntamiento, exigiendo mayor seguridad en su empleo. Normal. Los salvajes que nada respetan agredieron ya hace tiempo a una mujer trabajadora que perdió el bebé que esperaba a consecuencia de la agresión. Y parece que la ola de vandalismo totalitario no tiene intención de parar. Es lo que pasa cuando algunos llaman a una “rebelión pacífica” –léase PSOE-: que los tamagotchis más iluminados entienden que hay que liarla. Y se lanzan a la calle a delinquir.

Pero, y esto es lo más alucinante del asunto, desde hace unos días, vengo siguiendo con gran interés las informaciones que un periodista de “El País” viene publicando acerca del proceso de adjudicación del mantenimiento y gestión de los parquímetros en estas zonas. Resulta que una de las empresas agraciadas por la adjudicación de los parquímetros en los nuevos barrios es la UTE formada por Sufi-Hixiene. ¿Y qué? Pues que, según leo en el diario anteriormente citado, Hixiene es una empresa con tan sólo 3.000 euros de capital, sin experiencia alguna en el asunto y propiedad de un ex diputado del PP de Galicia y ex presidente de Nuevas Generaciones del PP en dicha comunidad autónoma, señor Casares, amigo desde hace décadas de concejal de Movilidad de Madrid y máximo responsable de las adjudicaciones, señor Calvo Poch, ex Presidente Nacional de Nuevas Generaciones.

Destapa el diario “El País” que, dado que el concurso requería un informe de solvencia y experiencia en el sector del estacionamiento regulado, Hixiene presentó el aval del alcalde de Cangas de Morrazo (Pontevedra) –amigo y ex compañero de Casares en el parlamento autonómico-. Las empresas Dornier (filial de Cintra) y la UTE formada por Urbaser-Setex denunciaron en su momento irregularidades en las puntuaciones obtenidas en la mesa de contratación. Mesa en la que se encontraba el número dos de Pedro Calvo, Javier Conde –director general de Movilidad-, a su vez también antiguo responsable de Nuevas Generaciones. Javier Conde llegó a negar su participación en la mesa de contratación, pese a figurar su nombre en el acta de la misma. Aún no ha dimitido.

En fin, que empieza a parecer que detrás del empeño de Gallardón por llenar Madrid de parquímetros podría haber algo más. Y el caso es que, según leo, hasta abril no se estudiará esta adjudicación en la Comisión de Vigilancia de Contratación del Ayuntamiento. Si realmente todo el proceso de adjudicación fue limpio y transparente debería el PP crear una comisión de investigación en el Ayuntamiento para investigar los hechos que denuncia “El País”. Porque esto empieza a oler mal y una empieza a pensar que el SER podría haber motivado las declaraciones del Alcalde madrileño a un periódico determinado, en donde se postuló para la lista al Congreso de los Diputados del Partido Popular.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris