Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Disfraces y despilfarro

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 20 de marzo de 2006, 04:59 h (CET)
Eduardo Zaplana marchó de Valencia a Madrid con la mirada puesta en las más altas cotas de la política nacional. Dejó la Presidencia de la Comunidad Valenciana por un cargo de Ministro, demostrando con ello lo poco que le interesaba ser presidente de los valencianos, esperando ese día en que por fin sus posaderas pudieran ser acariciadas por los sillones muelles de la Moncloa. Pero el 14-M de hace dos años lanzó al barranco de las desilusiones todas sus esperanzas. Por ello desde entonces no hay día en el que no se dedique a buscar los titulares de la prensa y para ello no le importa revolcarse en la mentira y la maledicencia.

Lo malo de andar todo el día buscando titulares es que algunas veces le sale el tiro por la culata y puede caer abatido por el fuego amigo. Un miembro de su partido fue quien hace algunos meses dijo en sede parlamentaria valenciana que el IVEX de la época zaplanista había sido multado por Hacienda por unas pequeñas irregularidades fiscales. También alguien de su entorno filtró los datos del contrato B con Julio Iglesias por el que se abonaban al cantante cerca de mil millones de las antiguas pesetas en paraísos fiscales. Y hace unas semanas los jueces han dictaminado que colocó indebidamente a su chofer y a la esposa de éste en puestos dependientes de la Generalitat que él presidía.

Y en esta semana fallera ha estallado la traca final de las presuntas irregularidades cometidas en su etapa de Ministro de Trabajo y denunciadas por el Tribunal de Cuentas donde, recordemos, la mayoría de miembros fueron nombrados a instancias del Partido Popular. El fuego amigo sigue apuntando a Zaplana y sus caros ternos. Tal vez por ello y sabedor que al día siguiente iba a estallar el escándalo de sus presuntas malas artes en la concesión de contratos para publicitar su gestión al frente del Ministerio dirigió su punto de mira hacia la vicepresidenta Maria Teresa de la Vega acusándola de afición por el disfraz y pidiéndole que alguna vez se disfrazara de Vicepresidenta. Mas vale que le digan a uno machista que presunto defraudador.

Hay que precisar que la señora De la Vega y sus acompañantes en la gira africana no se disfrazaron, Simplemente correspondieron al acto de amistad que las mujeres de Mozambique tuvieron con ellas vistiendo, junto a ellas, la “capulana” vestido típico de las mujeres de aquel país y bailando con ellas, Ana Pastor exministra pepera incluida, las danzas de aquellas tierras. Pero esto no es nuevo, son muchos los mandatarios que al llegar a otros países han adaptado, por respeto, la vestimenta local e incluso algunos, como el Sr. Aznar, el acento tejano de su anfitrión. La noche de la “plantà” de las fallas la Reina Dª. Sofía paseaba por las calles de Valencia ataviada con el clásico pañuelo fallero rodeando su cuello gesto que los valencianos le agradecieron con aplausos.

Eduardo Zaplana también es muy aficionado a disfrazarse. Y ya no hablo de su primer disfraz de comisionista del caso “Naseiro” o del de nuevo rico acostumbrado a los trajes y relojes más caros y a viajar a Nueva York en el Concorde a costa del dinero de los valencianos. En 1995 disfrazado de Melchor en la cabalgata de Reyes paseo su garbo por las calles de Benidorm y las calles de Alcoi le han visto disfrazado durante la “entrada” de la fiesta de Moros y Cristianos. Y estoy seguro que estos días junto con los miembros de su peña “El Picarol” andará por Benidorm ataviado con el clásico blusón huertano que se utiliza estos días falleros. Me vienen a la mente las imágenes de otros políticos ataviados de forma no habitual, una Isabel Tocino de pastorcilla entre ovejas cuando era Ministra, José María Aznar vestido a la usanza del Cid Campeador- no podía ser de otra manera- o algún que otro Ministro de Defensa demostrando su ardor guerrero tocándose con gorra y azadora de camuflaje.

El problema de Zaplana, ahora en horas bajas él y sus seguidores en la Comunidad Valenciana, es que se cree ingenioso cuando tan sólo es chabacano y que no quiere reconocer que por el camino del insulto y la grosería su viaje no lleva a ningún sitio. Mientras él intentaba denigrar a Maria Teresa de la Vega había que ver la cara de estatuas que ponían Soraya Sáez de Santamaría y Ana Pastor dos de las mujeres más válidas del Partido Popular y que a buen seguro no comulgaban con las ideas que su vocero andaba vomitando desde el escaño de la Carrera de San Jerónimo.Como le respondió la Vicepresidenta, en una de sus intervenciones más notables, el problema de este señor de Cartagena es de ignorancia, de maledicencia y de machismo. Y encima se ha quedado a los pies de los caballos del Tribunal de Cuentas. La justicia es lenta pero, generalmente, al final siempre llega.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris