Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Sálvese quien pueda   -   Sección:   Opinión

Carnaval

Joan Torres

viernes, 17 de marzo de 2006, 22:08 h (CET)
Qué bien se lo pasan algunos en el Congreso, ¿verdad? Ahora te digo lo que empieza por eme, pues yo te llamo tal, ¿ah sí? pues me levanto y me largo del hemiciclo y rebota y en tu culo explota. Vaya panorama. Sin ir más lejos, Eduardo Zaplana, portavoz popular, le dijo esta semana a la vicepresidenta del Gobierno que se traía un buen cachondeo con los disfraces que se pone en sus visitas oficiales. Precisamente, pudimos ver a María Teresa Fernández de la Vega en África con vestidos típicos de Mozambique, aunque algunos han dicho que eran de Kenia. Qué más dará, pensarán los populares. Será un vestido de cualquier etnia negrata de éstas de África, todos aún por civilizar, adoctrinar y, por supuesto, evangelizar. Es salir Mari Tere a la estrada y los bancos de la oposición entonar el uh uh simiesco y futbolero. Qué chirigota más graciosa, pensarán.

Hablando de disfraces, Zaplana y sus secuaces podrían ponerse los vestidos de hace 80 años. Es decir, sombrero de ala, chaleco, americana, abrigo y ametralladora. Pura mafia. Entonces sus ruedas de prensa y declaraciones a medios por fin compaginarían imagen y sonido. El PPadrino. Que alguien les avise porque el disfraz de fachilla engominado prepotente está ya muy pasado. Ah, que me dicen por aquí que de disfraz, nada, que es así.

Quizá la visión del murciano Eduardo coincida con un Carod-Rovira ataviado con un antifaz, una zamarra a rayas horizontales y un saco. Y de puntillas andando, el rojoseparatista hurta a diestro y siniestro (republicano) las arcas del Estado, las competencias y, como no, deja un rastro de fractura y inconstitucionalidad por allí donde roba. Un caco en toda regla, con atributos atilanescos. Toda una indumentaria extensible a los compinches del líder republicano.

Imagino que en los sueños del diputado zaplano tampoco puede faltar su amigo Ibarretxe con unas orejas puntiagudas y la nacionalidad romulana, eso sí, el Rh negativo que no se lo quite nadie. Vestido con un pijama ajustado y un pin enorme en la pechera izquierda, navega por el espacio estelar euskera. Las cejas se las puede dejar Zapatero. Quizá lo que debería hacer Zaplana es quitarse ese disfraz de chulo, tonto a las tres y personaje desagradable que pasea por los pasillos parlamentarios y… un momento. Me repiten por aquí que en este caso tampoco es un disfraz. Claro, como ya pasó el carnaval.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris