Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   El ateneo deportivo   -   Sección:  

¿Jugadores o mercenarios?

Enrique Salvatierra
Enrique Salvatierra
jueves, 16 de marzo de 2006, 23:51 h (CET)
Nos encontramos ante tiempos difíciles para el fútbol. La sombra de la corrupción no para de acecharlo, y los jugadores, que son los encargados de dar espectáculo están comenzando a quedarse en un segundo plano. Dejando atrás los escándalos con los árbitros corruptos y los jugadores que amañan partidos, los profesionales de este deporte se están acomodando demasiado en el dinero fácil que consiguen, y dejan de rendir al máximo nivel, para poder llegar frescos a las competiciones importantes (Mundial, Eurocopa), que son las que les darán la fama que tanto desean. Han perdido la ilusión por jugar cada partido, aquella ilusión que les hacia luchar cada balón como si fuese el ultimo en cada uno de los encuentros que disputasen y fuera cual fuese el rival al que se enfrentaran.

Esto conlleva a la perdida del espectáculo, a que prime mas el fútbol defensivo, que el ofensivo que ha maravillado al mundo en equipos como el Brasil de 1970, la Holanda de Johan Cruyff, el Milán de Sacchi o el Barcelona del “Dream Team”; y esto es algo que no se debe permitir porque así estamos perdiendo la verdadera esencia del fútbol: “disfrutar, mientras se hace disfrutar”.

Hemos acostumbrado a los jugadores a cobrar cifras “galácticas”, por hacer algo que les gusta; los hemos ensalzado hasta el punto de convertirlos en los dioses del presente (Maradona), los hemos maleducado, como dijo Florentino Pérez, y ellos en vez de devolvernos esa confianza, prefieren relajarse y disfrutar del dinero que generan sus nombres mediatizados. Muchos de ellos han olvidado de donde provienen, la mayoría de barrios pobres de Brasil, o de rincones recónditos de cualquier parte del mundo, y eso les ha convertido en mercenarios del fútbol, jugadores que se mueven por dinero y no por pasión a un deporte que creemos que adoran.

No debemos generalizar ya que no todos los jugadores actúan de esta manera. Pero esto no debe cegarnos y debemos ver, que poco a poco este modo de actuar se va instaurando en los jugadores hasta el punto de perder la ilusión por un juego, cuyo principal fin es crearla en sus aficionados.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris