Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Cesión   -   Sección:  

¡Torero, torero!

Antonio Álvarez
Antonio Álvarez
jueves, 16 de marzo de 2006, 23:51 h (CET)
Fernando Alonso hizo el pasado domingo, al salir del habitáculo francés como vencedor del Gran Premio de F-1 de Bahrain, el primero del Mundial 2006, una pantomima que sorprendió a propios y extraños. Han sido muchas las hipótesis formuladas sobre el significado de semejante baile. He aquí una más.

Es cierto que al Mundial de Fórmula Uno se le denomina irónicamente como el “gran circo”. Y es cierto. En este circo mundial se da una amalgama de culturas y rarezas alrededor de los pilotos difícilmente apreciables en otros deportes.

Una de ellas es la seguridad alemana que refleja Michael Schumacher, o la frialdad nórdica encarnada en Kimi Raikkonen. De esta mezcla no se escapa la locura de Takuma Sato que se presenta como un piloto casi, casi kamikace.
También nos podemos encontrar con la variedad italiana, con muchos pilotos de diferentes escuelas (Fisichella, Trulli, Liuzzi), y la opulencia inglesa, muy bien representada por Jeson Button. Además, hay payasos (Ralf
Schumacher) que hacen reír mucho, aunque en ocasiones sea Alonso el cabeza de turco de sus gracias.

Entonces ¿cómo se presenta España en este gran circo? Pues de que mejor manera que en la figura de torero. La pantomima del asturiano bien puede ser un torero recortando y poniendo banderillas en plena faena. Si uno se pone a pensar puede llegar a la conclusión de que Fernando puede ser un excelente torero. Tiene la frialdad para templar a todo un mihura como Schumacher así como la cordura como para saber cuando ha de arriesgar y cuando debe conservar. Además posee una elegancia infinita que se traspasa a su conducción, la suerte de los campeones, el atrevimiento de anunciar su marcha de Renault a un año vista y el mérito de haber triunfado en plazas muy importantes.

Se podría decir que Fernando Alonso es “el Juli” de la F-1, por su carisma y juventud. Pero yo lo veo más como Jesulín de Ubrique ¿La razón? Porque Dios no le dio a ninguno de los dos la cualidad de cantar.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris