Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reflexiones nómadas   -   Sección:   Opinión

¿Quo Vadis Rajoy?

Sergio Cano

miércoles, 15 de marzo de 2006, 21:33 h (CET)
El lunes, Rajoy cuestionó, tras leer la prensa, todo el proceso del 11-M insinuando que lo revelado por el diario de Pedro J. "podría anular la investigación y el sumario". Lenguaraz él, escala otro piso en el edificio de la crispación y pone en cuestión la labor que desde hace más de dos años, cuando su partido aún gobernaba, estaban desarrollando fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, jueces y fiscales. Ayer, tras el torbellino de razonadas contestaciones a sus palabras, defiende que su intención es que se aclarasen las cosas.

Al final, y siguiendo la costumbre de la oposición al olvido histórico, acabará diciendo que todo era una invención, que nunca dijo esas palabras, que todo forma parte de una maniobra orquestada para desacreditar al PP y a sus votantes o, mucho peor, un intento del Gobierno y sus socios para desviar la atención de otros asuntos turbios, corruptos, acaso satánicos. Ahora recula, después de las gravísimas insinuaciones (de un inequívoco carácter acusador) que ayer espetó contra lo que algunos dicen que se ha estado zurciendo desde los bajos fondos del Estado con el único objetivo de desbancar al PP del poder. Esos bajos fondos, que desde hace unos días algunos medios de comunicación identifica como ¿el Gobierno?, ¿el PSOE?, ¿los jueces?, ¿la policía?, ¿los grupos mediáticos afines a Zapatero?, ¿el CNI?, todos ellos manipuladores y a los que no interesa que se sepa la verdad sobre el 11-M. Ya lo dice El Mundo, lo recuerda la cadena de los obispos, y lo expande visceralmente Telemadrid con los impuestos de todos los madrileños.

El esclarecimiento del 11-M corresponde a la policía, los fiscales, los jueces y los tribunales. Ahora bien, si Rajoy y su séquito político-mediático prefieren salirse del sistema, cuestionando el Estado de Derecho que tanto dicen defender, allá ellos. Es posible que esta perversa dinámica arrase con su proyecto político, que hasta la fecha no ha puesto sobre la mesa. El problema es que crispan. Crispan mucho. Intoxican. Porque visto lo de estos días, a la pregunta que nos llevamos haciendo sobre quién crispa, se le ha encontrado respuesta.

Mariano Rajoy está empozado. Hasta el cuello. ¿Partido liberal?, ¿ganar el centro?, ¿convención?, ¿renovación? ¡Ja! El líder del PP y sus adláteres tienen como único objetivo desinfectar una imagen que ellos mismos ensuciaron con la clara manipulación informativa subsiguiente a los terribles atentados de Madrid, limpiar el nombre de Aznar, y de paso desmembrar el gobierno de Zapatero. Pero es que, como bien recuerda ABC, "fue bajo su mandato [el de Aznar, con Rajoy de vicepresidente y Acebes de Ministro del Interior] cuando se planificaron y perpetraron los atentados terroristas y bajo su Gobierno cuando se produjeron detenciones y acumulación de pruebas a la postre definitivas para el buen fin del sumario que se instruye. Y ese comportamiento forma parte de su patrimonio democrático”. Hasta el ABC le recrimina, lo cual debería hacerle replantearse las cosas. El 11-M es algo muy serio. Los familiares de los 192 muertos, los cientos de heridos, se lo podrían explicar mejor que nadie sr. Rajoy.

El líder de la oposición, quien pareció enarbolar la bandera de la derecha moderada, civilizada, justo antes de su ascensión a candidato con aspiraciones a repetir la mayoría absoluta popular, hace tiempo que tiró todo por traste.

Dos años después, el PP no se resigna a haber perdido el poder. ¿La explicación?: cosas como estas don Mariano, cosas como estas.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris