Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

Burocracia y ciudadanía: espejos opacos

Pelayo López
Pelayo López
martes, 14 de marzo de 2006, 00:11 h (CET)
Esta semana nos ha conmocionado el caso de una niña, de apenas 5 años, que ha sufrido, según todo parece indicar, malos tratos continuados que la han llevado a estar postrada en la cama de la UCI de un hospital. Ya de por sí, en todos los casos, esta situación es imperdonable, pero lo es aún más para con quien ha socavado la infancia y la vida futura de esta niña-mujer, y no estamos hablando de nadie que no la conociese, sino que las pesquisas policiales, como suele ser habitual en estos casos, señalan a los más cercanos.

Sin embargo, lo que es más grave aún es que las propias administraciones, más allá de reconocer algunas de las implicadas su error, han visto pasar, por delante de sus ojos, en alguna ocasión que otra, la tragedia, la misma que ahora ha acabado por suceder y que podían, en buena medida, haber evitado. Además, esto ha coincidido con el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una celebración que parece tener como fecha de caducidad el mismo día.

Por otro lado, también en un asunto referente a esta misma semana, no creo que haga falta que Rodrigo Rato, flamante director del Fondo Monetario Internacional, nos venga a recordar los desequilibrios de la economía española, eso de la macroeconomía, esas cosas de la inflacción, el producto interior bruto, la balanza comercial... para que nosotros, ciudadanos de a pie, hipotecados con salarios irrisorios y quienes tenemos que hacer frente a diario a una escalada de los precios, seamos conscientes de ello. Por mucho que el Ejecutivo haya venido a felicitarse porque, por primera vez en nuestros presupuestos, tenemos superavit, uno se pregunta si eso debería ser así, si hay que estar tan de enhorabuena.

¿Si un gobierno tiene ese balance no es porque quizás considera que todo está hecho?. Y otra pregunta, ¿les parece a ustedes que eso es así?. Por lo menos para mí, no es cuestión de ponerse a enumerar las necesidades de nuestra sociedad, porque nos sonrojaría precisamente poner éstas a un lado de la balanza y ese superavit al otro. Algunos, por lo que se ve, les interesa más entrar en los libros de texto por la vía rápida con datos maleables que con realidades materializadas.

Y lo que es fruto de esas "ilusiones de chistera" es el caso acontecido en Francia, en un instituto donde un ex-profesor en paro mantuvo retenidos varias horas a alumnos y personal del centro educativo. No he escuchado a este respecto una reflexión que, cuando menos, debería hacerse, o, mejor dicho, deberían hacerse aquellos que eran el objetivo real del secuestrador. El ex-educador, quien según los propios retenidos aseguró en todo momento no tener intención de hacer daño a nadie, únicamente tenía como propósito una reunión con el ex-Ministro de Educación en la que pudiese conseguir un trabajo.

Si Europa va bien, ¿cómo es posible que se den estos hechos?. La pregunta que deben hacerse aquellos que aseguran la bonanza europea es si no viven ya en un "sueño irreal", alejado por completo de la Europa terrenal de este ex-profesor que se vió avocado a este tipo de acciones para conseguir un empleo.

Lo que no sabemos calificar es ese descubrimiento en Turquía, según parece, de una familia de cuadrúpedos. Mientras unos expertos ya han encontrado un filón investigador, otros han asegurado que no tiene nada que ver con el eslabón perdido de la evolución humana. Y algunos incluso se atreven a aventurar que quizás se trate de un nuevo "timo" científico, que, por otro lado, ni sería el primero ni tampoco el último.

Y con todo esto teniendo lugar en el mundo, al menos, siempre podremos respirar y dormir aliviados. Mientras el mundo se viene abajo, aquellos cuya labor es evitarlo se encuentran haciendo que juegan al cricket o bailando entre flores y aplausos. La burocracia se mira al ombligo; los ciudadanos, si pueden, al espejo. Burocracia y ciudadanía: espejos opacos.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris