Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Como lo coja...

Pascual Falces
Pascual Falces
martes, 14 de marzo de 2006, 00:11 h (CET)
El Fiscal General del Estado, Conde Pumpido, ha lanzado una valentonada que si no fuera por la trágica resonancia que tiene todo lo relacionado con el “terrorismo” vasco, sonaría a la típica bravata infantil del cobarde que se hace el valiente. Ha dicho: “el lunes –y era viernes-, vamos a meter en la cárcel sin fianza a Arnaldo Otegui”. Había un matón que se ganó el apodo de “rompecaras”, por su costumbre de amenazar a los más débiles que él, con aquello de: “Chaval, te voy a romper la cara”... Poca fe se tiene en la justicia del Estado, pero, de este modo, no aumentará. Si un ciudadano merece la cárcel, no parece prudente avisarle, que, pasado el fin de semana, se irá a detenerlo. “Pies, para qué os quiero”, se habrá dicho Otegui, y si no es así, es que prefiere seguir “negociando”, de cara al verano, desde el Centro penitenciario de Soto del Real en la fresca Sierra madrileña; pero, ya se volverá más adelante a esta instalación tan penosa para personas que respetan la ley, y tan “confortable” para los etarras que en ella descansan hace años.

La lucha contra ETA es desconcertante, por no decir disparatada. Han cometido crímenes calificados por la opinión pública como cobardes y de la peor calaña, y la Justicia ha establecido sin género de dudas la culpabilidad de los mismos. Paradójicamente, ya que la pena de muerte se abolió hace años en España, la gente se conforma con lo de “a la cárcel hasta que se pudra”, pero ha visto transformar las milenarias condenas, en “unos cuantos años” de residencia en las instituciones penales del Estado. Pero, ¡qué cárcel!... con periódicas visitas de sus deudos financiadas por dinero público; con vigilantes amedrentados tras en el secuestro de Ortega Lara; visitas y estancias “vis a vis” de amistades del sexo que elijan, y, según es de clamor público, celebrando con viandas y espumosos lo que llaman sus “triunfos”, es decir, nuevos asesinatos. Por pitorrearse de alguna “novia” al salir del recinto de Alcalá-Meco, después de una noche de permanencia hotelera, han sido arrestados vigilantes, y por sacar a la fuerza de un autobús que conducía presos etarras a la cárcel de Herrera de la Mancha, el Director fue cesado fulminantemente. El actual sistema carcelario ha “mimado” a los internos de esta organización. El por qué de este trato desigual forma parte del misterio, desconcierto y disparate que el Estado otorga a esta clase de delincuentes, ninguno detenido por ideas, sino por crímenes. Además, crímenes cometidos por la espalda, la nuca, o el bombazo indiscriminado; ninguno, que se sepa, en lucha abierta con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Se recuerda de uno de estos criminales que al ser detenido en Sevilla se le aflojaron inconteniblemente los esfínteres.

Así, este personal en buena parte de patíbulo, como se escribía en el castellano de Cervantes, hoy día es huésped del Estado, y hasta puede “negociar” para suspender sus criminales hábitos. ¿Disparate?... Añádase como guinda “on top” de esta tarta, la declaración del señor Fiscal general, avisando a un cabecilla de que el lunes lo meterá en la cárcel. No tiene vuelta de hoja, o quiere que se escape, o desea negociar con él, en la Audiencia tras traerlo cada mañana en un cómodo furgón con aire acondicionado. La cárcel de Soto del Real es climatológicamente buena para pasar el verano, y, además, dispone de piscina olímpica. Cualquier lector la puede observar con el programa “Google Earth”, a vista de pájaro y llevando el cursor a las coordenadas siguientes: 40º 43´ 09 Norte, y 3º 47´ 02 Oeste; se pueden distinguir los frondosos paseos e instalaciones deportivas. Compruébelo desde su propio ordenador sin moverse de su casa, ni cometer ningún delito.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris