Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Columna   -   Sección:   Opinión

La parte por el todo

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
domingo, 12 de marzo de 2006, 01:38 h (CET)
Hay quien dice que el día de San Valentín es un invento comercial, que el amor no puede estar encasillado en un día del año, que si te quiere te hará regalos sin que te lo esperes, porque hoy es hoy. Cada día debería ser San Valentín. Un catorce de febrero con un anillo del precio de dos sueldos o un reloj con cronógrafo es algo previsible, y el ser humano no encuentra placer en la rutina o en lo esperable: necesita un San Valentín diario.

Y lo necesita porque el amor es una de las partes más irracionales de la vida humana. Una parte en la que la cabeza poco puede hacer ante lo que el deseo promulga, y es necesaria la sorpresa y el asombro para no convertirlo en una sección más, como es el trabajo para la mayoría. No debemos conformarnos con un único día de los enamorados.

Tampoco creo que las mujeres trabajadoras deban conformarse con salir a la calle el ocho de marzo a recordar al mundo que existen. Conferencias, actos institucionales, manifiestos, cursos, congresos y seminarios. La lista es larga, pero la variación en la fecha en que se presentan sus elementos, escasa. Muchas muestras de solidaridad, de apoyo y de reivindicación de derechos agolpadas alrededor de los primeros días de marzo.

Todos sabemos que las mujeres trabajan, y que su labor no ha sido reconocida por la Historia y la Sociedad hasta hace relativamente poco tiempo. Todos sabemos, aunque a algunos nos sea más fácil volver la vista, que las mujeres deben esforzarse más para conseguir lo mismo que los hombres. Todos lo sabemos, y lo único que se nos ocurre es unir al santoral de San Juan de Dios y Santos Filemón, Apolonio y Arieno, un día dedicado a la mujer.

No debemos olvidar que la famosa discriminación positiva no deja de ser discriminatoria y que, en mi opinión, tan nocivo es que no se acuerden nunca de uno como que se acuerden un día al año y éste quiera hacerse valer por los otros trescientos sesenta y cuatro. Tan desesperante es no recibir muestras de afecto como recibirlas solamente en San Valentín intuyendo en el otro la satisfacción del deber cumplido.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris