Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Crítica literaria   -   Sección:   Libros

Una colección más que recomendable

Herme Cerezo
Herme Cerezo
martes, 1 de agosto de 2006, 23:01 h (CET)
La ciencia ficción es el paraíso de la ficción pura, el territorio de la imaginación libre, elevada a su máxima expresión. Es, sin duda, el género donde la mente de los escritores vuela a su más alto nivel, sin ningún tipo de cortapisas ni barreras. Todo es superable, modificable, posible. Posible, ésta es la palabra clave en ciencia ficción. Luego, como en los demás géneros literarios, está la capacidad del escritor para hacer creíbles sus historias. Pero ése es otro cantar.

En realidad, la ciencia ficción es un género mucho más amplio de lo que nos creemos. Algunas obras, que hoy catalogamos como de aventuras (’20.000 leguas de viaje submarino’ o ‘De la tierra a la luna’ del francés Julio Verne), en su tiempo fueron consideradas ciencia ficción, aunque la primera novela oficial del género es ‘Frankestein’ publicado en 1818 por Mary Shelley.

‘El juego de Ender’, libro del que me ocupo hoy, narra la formación de un niño, un cerebrito privilegiado, que es preparado para dirigir los ejércitos de la Tierra contra una raza extraterrestre, los insectores, que tras haber intentado invadir nuestro planeta en dos ocasiones, se aprestan a hacerlo por tercera vez, en un ataque que se presume definitivo en un sentido u otro.

El mundo que el estadounidense Orson Scott Card (1951) describe en “El juego de Ender” nos presenta una Humanidad en la que las unidades familiares sólo pueden tener dos hijos. En algunos casos especiales, Ender es uno de ellos, se les autoriza otro más, los llamados terceros, porque se tiene la convicción de que puede tratarse de un individuo excepcional, un genio privilegiado. Así Ender, un tercero, a los seis años es conducido a una academia militar donde, a través de juegos simulados de ordenador y vídeos retrospectivos, alcanzará la maestría suma en el arte de la guerra.

Scott Card utiliza un lenguaje muy sencillo, al alcance de cualquier lector medio, carente de una terminología excesivamente específica. Su estilo es ágil, rápido, con muchos diálogos y, a lo largo de sus páginas, asistimos a los conciliábulos de los mentores de Ender para preparar las distintas estrategias pedagógicas que regirán su formación y el efecto que surten en el devenir de Ender.

A pesar de sus más de quinientas páginas, “El juego de Ender” se lee rápido porque interesa y atrapa la atención del lector desde el principio, un lector que descubrirá paulatinamente las peculiaridades de la sociedad que vive Ender, del mundo que le rodea y del destino que la vida le tiene preparado.

Orson Scott Card es mormón practicante y, según los estudiosos de su obra, sus creencias se manifiestan en el hecho de que la mayoría de sus libros tratan del largo camino iniciático de un muchacho hasta alcanzar un lugar preeminente en los acontecimientos, transformándose en una especia de elegido o Mesías. Sin embargo, estos mismos críticos destacan que su obra no es panfletaria, sino que su ideario aparece reflejado en sus novelas de un modo natural.

“El juego de Ender” consiguió los premios Hugo (llamado así en honor de Hugo Gernsback, que acuñó el término ciencia ficción) y Nébula, los dos máximos galardones que se otorgan a los libros de este género literario, e inició un ciclo cuyos volúmenes siguientes son ‘La voz de los muertos” y “Ender el genocida”.

El ejemplar que ha caído en mis manos pertenece a la ‘Biblioteca de Ciencia Ficción’, una serie de “libros de kiosco” que la editorial Planeta DeAgostini ha sacado al mercado español a principios de 2006 y los títulos aparecidos hasta el momento son clásicos del género (“Blade Runner”, “Crónicas marcianas” y “Solaris”, entre otros). La ‘Biblioteca de Ciencia Ficción es, pues, una espléndida oportunidad de conseguir estas obras a buen precio y excelente presentación (tapa dura y letra de buen tamaño, ya saben una de mis obsesiones).

___________________

Orson Scott Card, “El juego de Ender”. Editorial Planeta DeAgostini. Enero, 2006. Precio 6,95 euros.

Noticias relacionadas

Huso publica "La mujer moderna y sus derechos", la Biblia del feminismo español

La investigadora Mercedes Gómez Blesa conversará con la magistrada María Luisa Balaguer en la presentación

El insensato

Un microrelato de Esther Videgain

Deusto publica 'Leviatán. O la materia, forma y poder de una república eclesiástica y civil'

El libro más conocido de Thomas Hobbes, con traducción de Antonio Escohotado

La muerte

Un microrelato de Esther Videgain

"Creemos que lo sabemos todo de todos y no conocemos nada de nadie"

Entrevista al escritor Miguel Ángel Hernández
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris