Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Mujer trabajadora

Juan Escribano (Madrid)
Redacción
jueves, 9 de marzo de 2006, 23:59 h (CET)
Vaya por delante que lo que yo más quiero en este mundo son mujeres: mi madre (hoy en el cielo) a quien venero, mi esposa, de la que estoy más enamorado que el día que nos casamos, hace 42 años, tengo tres hijas que me tienen más loco que la tartana de la “chirri”, tengo una nieta que a sus 4 años me tiene con la baba caída, pero si esto fuera poco, la Virgen es mujer y yo la quiero un montón. Digo esto para que nadie me tache de machista por lo que voy a decir.

Mi mujer no ha trabajado fuera de casa, ha criado 5 hijos, los dos varones, licenciados en matemáticas, dos chicas en biología, y la pequeña en químicas. Los 5 son personas honradas, trabajadoras, amables y respetuosas con los de más y con el medio ambiente, hasta el extremo de que uno de los chicos que es fumador, lleva una cajita metálica en el bolsillo para echar las colillas en ella y no tirarlas al suelo. De esta educación es responsable mi mujer, pues yo los veía despiertos los fines de semana y no todos; además durante 5 años ha cuidado de su madre con mal de Alzheimer, compraba retales y les hacia vestidos a las chicas, camisas y pantalones a los chicos que iban siempre tan limpios y elegantes que no parecían los hijos de un trabajador por cuenta ajena con un sueldo bueno, pero no para tirar cohetes. Las patatas y las legumbres las cocina tan bien, que cada comida es un festín distinto del anterior y, sin embargo mi mujer no es considerada como una mujer trabajadora.

Quiero con estas líneas rendir el homenaje de mi gratitud, a mi mujer, y a todas las mujeres que como ella hacen de su vida una permanente entrega de servicio a los demás y, pido que la sociedad benefactora de tanta generosidad, las reconozca como mujeres trabajadoras, pagándoles por lo menos esos 100 Euros que se les paga a las que trabajan fuera de casa y, que muchas se pueden permitir el lujo de tener criada o asistenta.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris