Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Aznar, por la boca muere el pez

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 9 de marzo de 2006, 23:59 h (CET)
El pasado fin de semana los dirigentes del Partido Popular se dedicaron a darse un baño de multitudes rodeados de una militancia fiel en una convención en la que bajo el lema “Hay futuro” se inyectaron en vena fuertes dosis de esperanza y adrenalina, y en donde en lugar de hablar de ese futuro halagüeño que se prometen se dedicaron, la mayoría de los oradores, a atacar a sus adversarios del puño y la rosa. Hubo algunas perlas que dejaron claro que a la derecha del Partido Popular no hay vida, como cuando el auditorio estalló en aplausos ante las palabras de un Fraga que mostró su verdadero rostro al afirmar que “el 23-F algunas personas de buena voluntad intentaron un golpe de Estado” o como cuando las llamadas a la moderación del alcalde de Madrid tan sólo merecieron tímidos aplausos.

Pero quien más ovaciones recibió fue el expresidente Aznar. Parecía ser él, más que Mariano Rajoy, el líder de la formación popular. Sus fieles escuderos Acebes y Zaplana siguieron con el mismo discurso de siempre intentado, todavía, sembrar dudas sobre la autoría de los crímenes que asolaron Madrid y toda España hace ahora dos años. Pero a mí la intervención que más me hizo reír fue cuando Aznar dijo, mintiendo una vez más, que su gobierno nunca había tenido contactos con los terroristas de ETA. Según Aznar sus enviados fueron a Suiza tan sólo para ver si los etarras se rendían. Me acordé de Gila y sus parodias telefónicas de las guerras. Oiga, si los de la capucha, ¿son ustedes de ETA?, nosotros somos del Gobierno, que venimos a ver si se rinden. Para reafirmar sus mentiras Aznar dijo que se visitarán las hemerotecas. Nunca debiste decirlo, forastero.

El ejercicio del poder, en ocasiones, produce borracheras de orgullo y grandes amnesias cuando se produce la resaca de su pérdida. Si la credibilidad del señor Aznar ya estaba por los suelos después de asegurarnos que las armas de destrucción masiva existían, cosa que ya no cree ni su amigo Jorgito, y después de asegurar a todos los directores de medios informativos que había sido ETA quien colocó las bombas en los trenes madrileños ahora la visita a las hemerotecas nos dice que Aznar miente y él lo sabe. Pero él y los suyos son de la opinión que todo vale con tal de sacar de Moncloa a los malditos socialistas que van a dejar a España rota y deshecha.

El 26 de Septiembre de 1998 en un mitin en San Sebastián Aznar dijo “apuesto por el dialogo y la responsabilidad compartida”, refiriéndose a la consecución de la paz en Euzkadi. Meses más tarde, el 2 de Noviembre de 1998 dijo “haber autorizado personalmente contactos con el Movimiento de Liberación Nacional Vasco”. Es la primera y única vez que desde un Gobierno se denomina así al entorno etarra, y finalmente en Mayo de 1999 en la ciudad de Zurich se reúnen una delegación del Gobierno español con dos representantes de ETA con la mediación del obispo Juan María Uriarte.

Los representantes del Gobierno español en aquella ocasión fueron Ricardo Martí Fluixá Secretario de Estado para la Seguridad, Francisco J. Zarzalejos Secretario General de Presidencia y Pedro Arriola asesor personal de Aznar. De la lectura del acta de aquella reunión, publicada hace seis años ya en el diario GARA no se deduce que los representantes estatales fueran tan sólo a exigir la rendición de ETA. Frases como “Nosotros no planteamos este diálogo en términos de persuasión de una parte a la otra. Nosotros no queremos que dejen de ser independentistas, socialistas”, no parece una exigencia de rendición, lo mismo que decir “No venimos a la derrota de ETA”. O bien “Hemos hecho un esfuerzo para asumir la lógica del otro, y dentro de esa lógica no pensamos que ETA se va a rendir”. Esto está en las hemerotecas pero tampoco estaría de más que se desclasificaran los documentos secretos de aquella reunión para conocimiento de todos los españoles.

No comprendo cómo el Sr. Aznar intenta ocultar ahora algo que hizo su Gobierno y que hizo bien. En aquellos momentos, como ahora, era necesario intentar la paz en el País Vasco y el entonces Presidente hizo lo que debía hacer y para ello no dudó en acercar los presos a Euzkadi o en dejar volver a centenares de exiliados del entorno terrorista, e incluso en excarcelar a centenares de etarras siendo Ministro de Justicia Angel Acebes y del Interior Mariano Rajoy. Lo que no es de recibo es que ahora, cuando otro Gobierno de distinto color intenta allanar los caminos de la paz con el asentimiento de la mayoría del Congreso los populares se dedique a poner trabas y llenar el camino de piedras. ¿Es qué la Moncloa vale más que lograr la paz? Contra los terroristas todo el peso de la Ley y si abandonan las armas el dialogo que sea necesario para lograr la paz, y en esto deben estar unidos todos los partidos como en su día, cuando gobernaba el PP lo estuvieron.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris