Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los leones y los días   -   Sección:   Opinión

Todo sigue igual tras la Convención

Sergio González

jueves, 9 de marzo de 2006, 23:59 h (CET)
El pasado fin de semana el principal partido de la Oposición celebró en Madrid la Convención en la que debía decidir si mantenía la línea actual de confrontación con el Gobierno o si, por el contrario, dictaminaba un profundo cambio que lo llevaría a la tan ansiada moderación reclamada desde dentro por algunos de los máximos representantes del centrismo político, entre ellos el Presidente del Partido Popular de Cataluña, Josep Piqué o el Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón. La celebración del acto en el Recinto Ferial de Madrid (IFEMA) se vio envuelta en una tupida representación del marketing moderno, con un abismal número de stands en los que se ofrecían productos variados de las distintas comunidades autónomas, sorteando viajes y premios para todos aquellos que participaran, al tiempo que mezclaban varios estilos musicales, poniendo de relevancia que debían contentar a las muchas edades allí presentes.

La presentación de la misma corrió a cargo de un presentador de televisión no demasiado curtido en las lides televisivas como el vasco Miguel Ángel Tobías quien dio la palabra a los mandamases de la formación conservadora. El discurso puesto en práctica por su secretario general, Ángel Acebes, fue claramente continuista con la actitud que mantiene el partido desde que perdieran las elecciones en 2004. De igual modo, el ex ministro de Trabajo y portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana, criticó la actitud mantenida por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con respecto a la Comisión del 11-M que, para éste, fue cerrada prematuramente para “evitar conocer verdaderamente quien estaba detrás de las acciones”, en clara referencia a un posible contacto entre los terroristas de ETA y los del islamismo radical. Por último, la intervención del presidente popular, Mariano Rajoy, fue algo más blanda que las anteriores, mostrando su apoyo al Ejecutivo central si cambia su estrategia pactista con el terrorismo vasco, y decide acercarse a los postulados defendidos por los herederos de José María Aznar. Aún así, las críticas no se hicieron de rogar y pronto saltaron a la palestra algunos ´azotes´ como el propio Gallardón o el portavoz en el Senado, Pío García Escudero, quienes reivindicaron una postura menos derechista de cara, principalmente, a poder alcanzar la Moncloa en 2008.

Las principales propuestas sacadas a debate fueron las relacionadas con el terrorismo, donde se fue especialmente crítico con la tarea realizada por Interior en estos dos años, la definición del partido, acercándolo ideológicamente hacia postulados del centro reformismo que no lo practica desde hace algunos años, los estatutos de autonomías, que siguen siendo un tema tabú defendiéndose una menor descentralización administrativa y una política alejada del europeísmo, dejando sus ideas cercanas al transatlantismo característico del último gobierno conservador. Por último, hay una idea firme de crear un Consejo Superior del español que debe velar por que se cumpla el deber de saber y utilizar el idioma, intento atajar el posible interés por igualar el idioma castellano con los periféricos y cooficiales.

Desde el púlpito progresista no se tardó en responder a las acusaciones lanzadas por los dirigentes populares en la Convención en la que no sólo estuvieron líderes del centro-derecha español, sino que también incluían representantes europeos como el Presidente de los populares europeos, Wilfred Martens, o el Ministro de Interior galo, Nicolás Sarkozy. Para el secretario general del Partido Socialista y presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, el Partido Popular siguió con su “vieja política caracterizada por la falsedad” puesto que mantiene los mismos tics que hasta tenían. Además, intentó explicar que su figura no merece tanta atención como hasta ahora está teniendo entre los máximos representantes de la derecha española. Frente a las posturas reaccionarias, expuso la capacidad de dialogar y la necesidad de seguir profundizando en el avance autonómico, en zonas donde la capacidad de autogobierno sigue siendo baja como Castilla y León, de cara a mejorar el progreso social y consolidar la España plural y diversa.

El Gobierno central ha decidido nombrar como nuevo consejero en el Banco de España a uno de los hombres del entorno del ministro de Economía y gran conocedor de las finanzas como Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que hasta ahora ocupaba el cargo de secretario de Estado de Hacienda. Este antiguo militante del Partido Comunista y desde la década de los ochenta enrolado en las filas del Partido Socialista ha desempeñado altos puestos en los gabinetes de Felipe González. Si ya fue mano derecha del primero de los ministros del tesoro del “partido del ramo” y hoy miembro de la plataforma de ideas de derechas FAES, Miguel Boyer, posteriormente puso en práctica sus conocimientos al lado del actual máximo dirigente de las finanzas españolas, Pedro Solbes, ocupando puestos tanto en la secretaría de Estado de Economía, Presupuestos y, actualmente, Hacienda. En 1992 fue nombrado presidente del Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) para hacerse cargo, tres años más tarde, de la Comisión del Sistema Eléctrico Nacional.

Su llegada a una de las instituciones caracterizadas desde tiempos pretéritos por su “independencia” se produce tras la salida de uno de los hombres fuerte de los socialistas en el organismo, Julio Segura, que pasará a ser miembro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Así pues, todo hace indicar que en los próximos meses éste será quien ocupe el puesto de Jaime Caruana al frente del organismo monetario tradicional, pasando éste último a ocupar un alto cargo en el Fondo Monetario Internacional (FMI). El puesto que hasta ahora ocupaba el propio Fernández Ordóñez va a ser ocupado por otro reconocido economista como Carlos Ocaña. Además, éste no va a ser el único cambio que se va a producir en el ente económico puesto que en poco tiempo otro de los representantes de la institución, Julio Muñoz, va a jubilarse dejando un puesto libre para que el Gobierno central nombre a una persona de su entera confianza.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris