Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Gracias a la corrupción vencemos

Santi Benítez
Santi Benítez
miércoles, 8 de marzo de 2006, 23:53 h (CET)
Ariadne Gallardo dijo: “El mayor problema al que se enfrenta una democracia es la corrupción. Y esta, como todo, tiene fases. La primera fase consiste en la corrupción entre sus funcionarios de base. Que desaparece cuando el funcionariado es convertido en un engranaje más en vez de en una forma de control por si misma. La segunda se desarrolla a partir de la primera, es su consecuencia directa. La corrupción entre funcionarios temporales, elegidos por el pueblo. Que desparece cuando las democracias esblecen mecanismos de control legal en la toma de decisiones. Pero, ¿Qué ocurre cuando el funcionariado de mayor responsabilidad, y electo, se corrompe antes de llegar a desempeñar sus cargos, o que para llegar a desempeñarlos sea condición sine qua non tener el respaldo de la corrupción? Que la corrupción dicta leyes, vericuetos legales para lograr saltarse los mecanismos de control en la toma de decisiones”.

Por ejemplo, si nos enteráramos de que Endesa ha hecho varias donaciones “anónimas” a la campaña electoral de Mariano Rajoy mucha gente montaría en cólera dado que se han opuesto a la OPA simplemente porque la empresa que la ejerce es catalana. ¿Habrá influido también que el presidente del gobierno es del barça? Esa es otra forma de corrupción, permitir que las empresas influyan en cual va a ser el gobierno de un país. Es lo que se conoce como democracias neoliberales.

La mayoría de los europeos nos quedamos estupefactos cuando Bush fue reelegido. El presidente de los Estados Unidos que pasará a la historia como el dirigente más nefasto de los Estados Unidos, mucho más, con diferencia, que Nixon. Sus mentiras al pueblo estadounidense van desde meter a su país en una guerra por petróleo para pagar favores a las petroleras que financiaron su campaña electoral hasta permitir que muriera la cantidad de personas que murió en el huracán Katrina por pura desidia. La invasión de Iraq ha costado hasta el momento 246,000,000,000 $. ¿Alguien podría decirme cuantas escuelas se pueden construir con ese dinero? – Estados Unidos es el país que se encuentra en el puesto número cinco de la lista de países con mayor número de analfabetos, por encima de países como Perú o El Salvador – ¿Cuántas casas se pueden hacer? – Recordemos que en Estados Unidos existen ahora mismo personas que viven en la calle de tercera generación, es decir, el abuelo vivió en la calle, el padre vive en la calle y su hijo ha nacido en la calle – ¿A cuantas personas necesitadas se puede dar de comer? – Según America's Second Harvest, veinticinco millones de ciudadanos estadounidenses (25.000.000 millones) tuvieron que recibir alimentos gratuitos para sobrevivir durante el año 2005.

En un país en el que cuarenta millones de estadounidenses (40.000.000 millones), tal y como bien dijo Hillary Clinton, no tienen ningún tipo de seguro social, donde la cobertura social es inexistente, el país de las libertades en el que se mantienen personas encerradas sin derecho a juicio, el país de la opulencia en el que millones de ciudadanos pasan hambre, sería difícil que alguien pudiera convencernos de que no existe corrupción absoluta del sistema a niveles de un país tercermundista.

Hay quien tildaba estos datos de antiamericanismo, cuando sólo constatan el hecho irrefutable de que el neoliberalismo es una lacra atroz para los ciudadanos que sufren este tipo de democracias en las que las empresas dictan leyes e imponen gobiernos. El neoliberalismo es la corrupción absoluta, tanto a nivel ideológico como práctico, de la democracia. Y Estados Unidos es la demostración más clara.

Un consejo. Si quieren que los pelos se les pongan de punta, si quieren horrorizarse viendo una película que trata sobre lo que es en realidad la política exterior de un país como los Estados Unidos, y además darse perfecta cuenta de que aunque es una ficción la realidad no va por derroteros muy diferentes, no se pierdan la película “Syriana”.

Buenas noches, y buena suerte...

Suena de fondo “American Idiot”, de Green Day.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris