Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Libros   -   Sección:   Libros

Susana Fortes presenta su nueva novela El azar de Laura Ulloa

'Construyo mis relatos a partir de una imagen'
Herme Cerezo
miércoles, 8 de marzo de 2006, 00:55 h (CET)
El pasado martes, 28 de febrero, el escritor castellonense Manuel Vicent fue el encargado de presentar “El azar de Laura Ulloa”, la nueva entrega de Susana Fortes. El acto tuvo lugar en la Casa del Libro de la ciudad de Valencia, una librería que se ha convertido en el único foro al que se asoman algunos ―pocos, por desgracia ―, de los escritores de fuste que pululan por el pentágono peninsular.

Herme Cerezo / Valencia
En su presentación, Vicent habló sobre las peculiaridades como escritora de Susana Fortes, “gallega y valenciana, una mezcla difícil de macerar pero que, cuando está en agitación, produce un trasunto literario muy interesante. Susana Fortes emerge de las fuentes del cómic ―de Corto Maltés en particular― y de los cuentos brumosos que escuchaba de labios de su abuela”. Sobre su escritura afirmó que “la calidad de página de Susana Fortes es un dato importante a tener en cuenta a la hora de valorar su libro, porque ella está especialmente dotada para describir atmósferas y condenada a escribir bien, ya que posee el sentido del ritmo de las palabras”.

Centrándose en la novela, el escritor de La Vilavella explicó que su misión era la de actuar ante los asistentes como un trailer, es decir, “conseguir que ustedes no se enteren de nada pero que se interesen por la película, en este caso la novela. “El azar de Laura Ulloa” es una mezcla de folletín y novela galante, algo similar a las historias de pasiones que leían las antiguas señoras burguesas, ricas y cultas, en sus gabinetes privados. La novela alterna dosis de realismo mágico y naturalismo misterioso y mezcla la niebla gallega con el fogonazo cubano”. Por último destaco que Susana Fortes, tras sus escritos iniciales de claro matiz vivencial, “ha dado el salto, su memoria se ha distanciado y los personajes están nítidamente perfilados, algo indispensable en toda novelista que ejerza como tal”.

Susana Fortes, por su parte, manifestó que con “El azar de Laura Ulloa” rompía su costumbre de presentarse a los concursos literarios y cumplía la palabra dada a la Editorial Planeta de entregarles su siguiente trabajo. “Los premios literarios te permiten llegar a más gente y hacen que tu libro permanezca, al menos, un par de semanas en los escaparates de las librerías, lo cual no quiere decir que la novela sea mala”, aclaró. Adentrándose en su contenido, explicó que era su novela más gallega y que rezumaba la ironía norteña, bien distinta de la valenciana porque “Galicia y Valencia son las antípodas culturales”.

Según explicó, Susana Fortes construye sus relatos “a partir de una primera imagen”, en este caso fueron dos: la de una novicia de 17 años, que apareció ahorcada en un convento de su tierra, y la de una habitación donde una mujer se prepara a dar a luz ante la atenta mirada de una criada y la presencia de otros personajes que hablan pero cuyas voces no se escuchan.

“El azar de Laura Ulloa” es una mezcla de sustratos. Por un lado, están presentes los escritores gallegos Torrente Ballester, Emilia Pardo Bazán y, especialmente, Valle-Inclán, “un sujeto cuya barba de chivo y sus zapatos de dos tonos me chiflaban” y, por otro, hay también un pequeño homenaje a la literatura sudamericana y al ambiente cubano, “un lugar que aporta luz, vitalidad y sensualidad, características estas ideales para servir de contrapunto a las brumas gallegas”, sin olvidar los folletines del siglo XIX, “que siempre me atrajeron”, añadió Susana Fortes.

La protagonista de la novela, Laura Ulloa, es una especie de Lolita que se siente fuertemente atraída por las costumbres y rituales de los negros cubanos (los dioses yorubas, la santería). “Porque, como dijo Ortega y Gasset, cualquier niña de catorce años tiene más secretos que un jefe de estado”. Por último, la escritora pontevedresa explicó que dedicaba la novela a su abuela Nina ya fallecida, porque “escribir te permite conseguir que los muertos vivan entre nosotros” y reconoció sentirse “especialmente satisfecha por el final de la obra, en el que hay una vuelta de tuerca que creo que le da un sentido actual muy contemporáneo”.

Noticias relacionadas

Facelless, los retratos sin rostro de Coco Dávez

El alter ego de Valeria Palmeiro

Imaginar la historia desde la ciencia ficción

A propósito de la novela “Cuando se extinga la luz” de Dioni Arroyo

Carlos III “el bueno”

Carlos Ortiz de Zárate

Siete de cada diez autores escriben desde antes de los 16 años

Precocidad en las letras españolas

Editorial Kolima publica 'Ser Directivo', un manual sobre liderazgo de Julián Gutiérrez Conde

Un libro para aquellos que quieran ganar algo más que dinero
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris