Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Andalucía   Málaga  

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
Manuel Montes Cleries
lunes, 19 de noviembre de 2018, 00:07 h (CET)

Los andaluces hemos creado sin quererlo, un estereotipo que hemos exportado al resto de España. Para los españoles de Despeñaperros para arriba somos una gente graciosa, que habla ceceando, que está siempre de juerga y que vive del PER.


No tienen en cuenta de que, en una tierra en la que ha nacido Seneca, Picasso, Velázquez, Paco de Lucía, García Lorca, Manuel Alcántara o Mariana Pineda, se crea, investiga, inventa, transmite o expone algo más que sol y panderetas, flamenco, espetos y chanquetes, siesta y fiesta.


Vivimos en una ciudad que ha sido capaz de crear y mantener un Silicon Valley a la malagueña en ese extraordinario parque tecnológico. Una cuna de extraordinarios artistas: pintores, músicos, actores, cantantes, escultores y escritores. Un caldo de cultivo de la creatividad y los inventores. Qué ha sido capaz de transformar las mil tabernas en el paraíso de la gastronomía. Una ciudad que es la leche.


Pero mi buena noticia de hoy me la proporcionan los hombres de trono malagueños. Ojo, los hombres de trono, no los portadores, ni los costaleros, ni los horquilleros. Aquellos alumnos aventajados y avejentados que nacimos de los sabios consejos de los viejos capataces de trono (“El Polo” y “El bigote de pana” entre otros muchos) que nos enseñaron a quitarnos las chaquetas, a ponernos la túnica, el cíngulo y la faraona y aprender el lenguaje propio del “oficio”.


Una cofradía madrileña, la de Jesús de Medinaceli, ha fichado a una cuadrilla completa de hombres y mujeres de trono malagueños (submarino incluido), para que porten a sus hombros el trono madrileño que procesionará en la ciudad del oso y el madroño el próximo Viernes Santo. Se van a escuchar palabras del argot semana santero: “medio pasito a la derecha, o a la izquierda”; “arriba del tirón”; “paso pollinico”; a la “carrerilla”, que no llegamos; “a pulso”, “donde está el botijo”, etc.


Las calles de Madrid van a oír los inigualables sonidos de una “cruceta musical” y el paso acompasado de cientos de pies malagueños por las calzadas madrileñas. Vamos a exportar una forma de rezar y de dar rienda suelta a nuestro cristianismo que tenemos “semitapado”.


¡Vamos a exportar algo importante! Una forma de ser en la Semana Santa, que llevaremos en avión o en el AVE. ¡Lo que no hagamos los malagueños! Pues verán como también le ponen pegas.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos

Viva La France

Han pasado siglos desde que Joseph Rouget de Lisle creará el himno de La Marsellesa que para el batallón

Dejémonos amar

Nuestra gran asignatura pendiente, es no haber aprendido a querer, queriéndonos

Chomsky y el sueño americano

Chomsky es uno de los grandes filósofos en activo con análisis muy precisos sobre la realidad económica y social

La sombra de la corrupción

Todos sabemos que muchos interinos entraron de forma digital y llevan años trabajando en la administración
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris