Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Música

Etiquetas:   Crítica de música   -   Sección:   Música

'For Screening Purposes Only', de Test-Icicles

Guillem Salvador
Redacción
jueves, 27 de julio de 2006, 17:17 h (CET)
Test-Icicles es un claro ejemplo de la nueva hornada de bandas que están surgiendo en los últimos meses tras el éxito de conjuntos consagrados como The Strokes, Bloc Party o The Libertines. Los ingredientes son los mismos, juventud, frescura, originalidad y buenas composiciones acompañadas por una puesta en escena efectista.

Esta claro que Test-Icicles no ha descubierto nada, no ha creado un nuevo estilo ni ha reinventado el rock, pero tiene algo muy propio, un sonido que les hace completamente identificables, algo innovador que sirve para, como mínimo, darse cuenta de que no se trata de un grupo más del montón. Su elemento más característico son las dos guitarras, que trabajadas hasta el último detalle se empeñan en no parar de hacer constantemente cosas distintas la una de la otra con un sonido ultra saturado que increíblemente consiguen hacer que no agobie.

For Screening Purposes Only es un disco bastante completo y equilibrado, contiene como mínimo siete u ocho canciones de muy alta calidad entre los catorce cortes del plástico, y el resto realmente no está nada mal, lo que en estos tiempos que corren ya tiene muchísimo mérito. La única pega que se le puede poner es la gran diferencia cualitativa existente entre sus dos o tres grandes hits y el resto de material. Esto podría significar que los singles son tan abrumadores que eclipsan el resto de temas, pero si una banda quiere alcanzar el sobresaliente tiene que darnos únicamente trallazos sin desperdicio, eso es lo que diferencia a los buenos grupos efímeros de siempre de las grandes bandas que llenan estadios en todo el mundo.

For Screening Purpose suena a punk, a punk chirriante con voz desgarrada pero cuidado con detalles sensibles y con un toque bailable. Se puede decir que son una especie de mezcla entre los Sex Pistols, Franz Ferdinand y Beastie Boys, ya que también hacen un gran uso de los coros, las respuestas y las rimas. A veces llegan incluso a usar ritmos de drum & bass. En vivo usan baterías programadas, pero esto es completamente anecdótico porque suenan a baterías de verdad.

Los temas que más destacan del disco son Pull The Lever, Boa Vs Pitón y como no, Circle Square Triangle, que es el single de presentación y su clímax en cada concierto. Es muy curioso y llamativo, a la vez que bueno, Party On Dudes (Get Hype), una de las últimas perlas, que indudablemente recuerda a Judas Priest, con un solo de las dos guitarras a la vez que parece sacado de The Number Of The Beast, de Iron Maiden. Como se puede observar estos chicos talentosos que no llegan ni a la veintena no escatiman en influencias, merece la pena seguirles la pista.

Noticias relacionadas

Enrique Bunbury, nominado a los Premios Latino 2018

La ceremonia tendrá lugar el 15 de septiembre

El Ojeando Festival 2018 comienza este viernes en Ojén

La máxima cita de la música indie en España

Los 4 tipos de público de los festivales (y cuál es la comida que les vuelve locos)

Un 33% de los festivaleros reconoce comer antes y después de entrar a los conciertos

Arenal Sound, entre los 5 mejores festivales de música de Europa

Agotadas las entradas para el evento este 2018

Rozalén recibirá en Marbella el Premio Latino de Oro a la Cantante más Comprometida

Tendrá lugar el 15 septiembre organizado por la Fundación Mundo Ciudad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris