Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Política   Encuestas  

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo
Miguel Massanet
martes, 13 de noviembre de 2018, 00:39 h (CET)

Parece ser que esto de las encuestas sobre la intención de voto de la ciudadanía se está poniendo de moda, no solamente en el CIS, que ya nos anunció que nos saturaría de encuestas a razón de una cada mes (anteriormente emitía una cada tres meses), sino en aquellas otras empresas técnicas encargadas, por otros interesados en dar información que les favorezca, presumiendo de que, si la noticia procede de una entidad “experta” en estadísticas sociológicas, nadie pondrá en duda la veracidad de los datos proporcionados, seguramente confiando en que la mayoría de la ciudadanía tiene pocos conocimientos respecto a los métodos que se utilizan, por los técnicos en la materia, para sacar todos los datos que se incluyen en un estudio sobre intención de voto que, precisamente, por ser especialistas en esta clase de conocimientos, saben cómo exponerlos de la forma que mejor se adapte a las conveniencias de los que pagan. Y hemos hecho esta clase de preámbulo precisamente porque, en su número de hoy, uno de los periódicos de más tirada en Cataluña y en España, La Vanguardia, ha lanzado el resultado del último sondeo de GAD3, del que, según los datos que se proporcionan el periódico de los Godó, se pudieran extraer datos que, ciertamente, pudieran dar lugar a ciertas confusiones debido a ciertas particularidades que podrían poner en duda, una duda razonable por supuesto, respecto a los métodos empleados para lograrlos.


Como el articulista, de letras, tiene pocos conocimientos de los procedimientos de estadística y de los métodos de los que se valen estas empresas que miden la opinión de los ciudadanos, ha tenido la idea peregrina de echarle un vistazo a un pequeño recuadro, situado en una esquina de la última página en la que se exponen los resultados del sondeo, donde, bajo el título de “Ficha Técnica” se da cierta información que considero interesante. Se habla de que, el trabajo de campo abarca una muestra de 1.208 entrevistas. Que en Cataluña la muestra ha sido de 404 (179 a fijos, entendemos que se refieren a llamadas telefónicas, y 225 a móviles) En cuanto al resto de España se explica que, la muestra abarca a 804 encuestados, (405 a fijos y 397 a móviles). Sin embargo, cuando anteriormente se habla de la “afijación” (un palabro que según el diccionario significa determinar, hacer fija o estable una cosa, entre otros significados) territorial proporcional a la población de Cataluña y a la del resto de España, nos asalta una primera duda ¿se refiere a los votantes o a votantes y no votantes? Si habláramos de votantes ( que evidentemente no es el caso ) tendríamos que hablar de que el total de votantes en España es aproximadamente de 36’5 millones de ciudadanos y el total de Cataluña de 5’55 millones, es decir que los votantes de Cataluña representan el 15´2% del total de votantes en España.


En el caso, evidente, de que se trata de encuestados que se escogen a boleo, según dicen cuatro grupos de edades, suponemos que, tanto en España como en Cataluña; hablamos de que la población de España, según los últimos datos que hemos encontrado es de 46´5 millones de habitantes, según consta en el 2017 y, respecto a Cataluña, la cifra obtenida es de 7´44 millones para el mismo año. La proporción sería, en este caso, de un 16% en cuanto a la población de la comunidad catalana respecto al total de España. Entonces, a la vista de estos datos (ruego a quien lea este comentario, que me perdone por acudir a datos tan farragosos), nos asalta una duda cuando se pretende que se ha utilizado una proporcionalidad para la consulta, cuando resulta que la muestra total efectuada por la empresa consultora GAD3 respecto a las muestras que se han tomado de España son 804 encuestados y la de Cataluña 404. En este caso la proporción del peso de la población de Cataluña sería de un 50´25%. ¿Qué tipo de sistema proporcional es éste del que nos hablan? Es obvio que si se han formulado más consultas, en proporción, en Cataluña que En España cuando su peso ronda el 16%; las consultas hechas en la autonomía catalana adquieren una importancia que hacen desmerecer los datos proporcionados por la encuesta. ¿De qué se trata pues? O es que las reglas de tres en los sondeos de opinión tienen otro valor que en los de los que nos limitamos a aplicar el sentido común. Y cabe pensar, con cierta razón, que en esta ocasión alguien nos está pretendiendo tomar el pelo.


Un tal señor Francesc-Marc Álvaro, columnista de La Vanguardia, como es evidente basado en la encuesta que hemos citado anteriormente, habla de que un 50´1% de los encuestados “no quiere que los Presupuestos Generales del Estado sean aprobados por los votos de partidos como ERC, PDECat y PNV”. Dice también que “la mitad de los españoles prefieren que no haya encuestas nuevas si estas necesitan el apoyo de los partidos soberanistas, los periféricos en terminología de Madrid”. Se sorprende de que estas objeciones no sólo vengan de partidos de la derecha sino también entre electores socialistas que en un 51% se suman a esta exclusión. El señor Alvaro llega a hacerse la siguiente pregunta, por supuesto retórica ¿Son apestados, pues, los diputados en Madrid de ERC y del PDECat, a ojos de muchos ciudadanos españoles? Lo que parece que no tiene en cuenta este caballero es ¿cuál ha sido el comportamiento de estos señores a los que alude en el Parlamento, en sus actuaciones durante las legislaturas en las que llevan participando? Por si no lo recuerda y ¡vaya si lo recuerda Vd., pero prefiere obviarlo, como ha preferido hacer caso de una encuesta que, evidentemente, ha estado cocinada para que salgan los datos que prefieren los directivos de La Vanguardia!


En todo caso, creo que debemos contestar a su pregunta aunque es evidente que no aguarda respuesta, tan seguro se encuentra de que los que han sido vejados injustamente han sido aquellos de los suyos que se han convertido en el topo de la Cataluña separatista (le recuerdo que no tienen más de dos millones mal contados de una población de siete millones) utilizando el victimismo del que se han valido para ir disimulando lo absurdo de su posición, antidemocrática, consistente en insurreccionarse contra el Estado al que pertenecen. La contestación no puede ser más clara, contundente y nítida: ¡ pues sí señor, no interesa a ningún buen español, a los que creemos en la Constitución y a los que deseamos que la unidad de España no se rompa, el que, estos sujetos representantes de los partidos a los que ha aludido, que juntamente con la CUP, Omnium Cultural y la ANC, forman el grupo de aquellos que, traicionando a España y olvidándose de que ocupan cargos derivados de la Constitución española de la que reniegan, incumpliendo su deber como autoridades del Reino de España y actuando en contra de la legalidad, de sus deberes como funcionarios y sus obligaciones como autoridades políticas que se deben a la patria española; están rebelándose en contra del Estado español, contando para ello con la complicidad del propio Gobierno de España, vilmente representado por quienes están anteponiendo sus intereses personales, sus fidelidades partidistas y el aferramiento a sus ideas, aunque ello suponga poner a España en el trance de acabar como, cualquiera de estas seudo democracias americanas, como la del señor Maduro, en Venezuela. No queremos que toda esta pandilla de rebeldes ni quienes los mandan tengan la más mínima posibilidad de imponer sus criterios separatistas en la sede del pueblo español. En realidad, hace ya mucho tiempo, si los gobiernos de España de los últimos años no hubieran sido incapaces de tomar una actitud firme en contra de los intentos soberanistas, ya haría tiempo de que, todos estos amigos suyos a los que alude en su artículo, ya deberían de haber sido expulsados de la sede de la soberanía nacional, para que dejaran de insultar, de renegar de los símbolos de la patria, de vejar al Ejército, no permitiendo que los soldados de España transiten por la ciudades catalanes ni que nuestros aviones puedan atravesar los cielos de ellas, en una muestra más de la clase de personajes que actualmente están al frente de las instituciones catalanas.


Mientras tanto, nadie gobierna en la comunidad catalana. Toda la actividad de las instituciones está centrada en temas separatistas, en conseguir dinero para ayudar a los encausados fugados al extranjero, donde se están dando la gran vida merced a los impuestos, cada vez más y de más cuantía, que se les van imponiendo a los ciudadanos sin importarles que, Cataluña, se haya convertido en la comunidad donde la carga fiscal de sus ciudadanos es la más elevada de todo el territorio español. Sólo los que forman parte del cotarro, los que nunca pensaron que ganarían lo que están ganando, como la señora Colau, la Pasionaria que está implantando las tácticas comunistas en Barcelona, donde cada día son más las dificultades para los que viven en ella y cada día se atribuye más competencias para amargar la vida a quienes se ven obligados a permanecer en la ciudad, convertida en Jauja para los maleantes, drogadictos, ladrones y okupas que, juntamente con los manteros, se han convertido en los protegidos de la alcaldesa. Y un añadido importante: ¿recuerdan ustedes aquellas llamadas de la alcaldesa para que trajeran Barcelona a todos los inmigrantes que fuera posible; porque aquí serían recibidos con todos los honores?; pues bien, ya los tenemos aquí, ya han llegado y a cientos. Tantos que ya no se sabe lo que hacer para acogerlos, lo que les obliga a que los menores que van llegando tengan que dormir en los bancos de las Comisarias que los acogen o, en ocasiones, en la misma calle. Las dependencias de la Generalitat son insuficientes para poder acoger a tantas personas que llegan desde el resto de España, seguramente las que se fugan de los alojamientos de Algeciras, Cádiz u otros lugares que han sido habilitados para atender a los miles de migrantes que llegan en pateras, barcas y todo tipo de embarcaciones improvisadas, fruto de la imprudencia de nuestro Gobierno cuando se mostró favorable a acoger a los que el resto de naciones no quieren recibir. Pues, ha sucedido que, unos 14 menores, que habían estado acogidos en residencias de la Generalitat, se instalaron de okupas en una casa de Barcelona y empezaron su carrera de delincuentes al no tener preparación ni estudios para aspirar a un empleo. De los robos parece que han pasado a otras ocupaciones como la de acosar, amenazar, toquetear y cometer abusos sexuales con una joven a la que atacaron en el interior de un ascensor. ¿Qué dirá ahora la alcaldesa de Barcelona que pedía que le fuesen enviando a migrantes, que ella ya se cuidaría de que estuviesen apoyados?, ¿dónde, señora Colau, reina y señora de la demagogia más abyecta, están aquellas promesas? ¡Usted se ha convertido en la peor imagen del comunismo, el comunista aprovechado que vive a cuerpo de Rey y que se olvida de lo que dice porque, en realidad, no tiene idea de nada, no sirve más que para mentir, hablar sin sentido alguno y engañar a los pobres imbéciles que se dejan convencer por su vacua palabrería!


O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, estamos viendo cómo, paso a paso, impuesto a impuesto, recorte de libertades a recorte de libertados; ante la impasibilidad de quienes deberían ser los defensores del orden constitucional, esta pobre España en la que nos encontramos, va degradándose, mientras las pocas esperanzas de salir de este mal sueño en el que nos sentimos desvalidos, se van diluyendo en humo, a medida que, las fuerzas destructoras del mal van avanzando, imparables, hacia sus dictatoriales objetivos. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris