Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

El amo del mundo

Antonio Valencia
Antonio Valencia
domingo, 5 de marzo de 2006, 22:35 h (CET)
Esto es lo que debe creerse que es el delantero camerunés del Barcelona Samuel Eto'o, a juzgar por sus declaraciones de mediados de esta semana al hilo de su amago de abandono del terreno de juego por la presión que ejercieron sobre él los hinchas zaragocistas.

Y debe creérselo porque, preguntado atinadamente por nuestros colegas de la prensa catalana sobre los insultos que reciben compañeros suyos en el transcurso de los partidos, tales como Gurpegi ("drogadicto") o Guti ("maricón"), o incluso los árbitros en general ("hijo de ..."), tuvo la ceguera mental, o más bien chulería, de decir que su caso era distinto.

Resulta cuando menos curioso que nadie pueda meterse con él por su raza (algo que es criticable, pero que sucede y está ahí, exactamente como los casos antes citados por otros rasgos), mientras él hace declaraciones del tipo "yo he venido aquí [al Barça] a correr como un negro para ganar como un blanco" y similares cada pocas semanas.

Y es que alguien le va a tener que explicar despacito, para que lo entienda bien, lo que la inmensa mayoría de aficionados hemos captado hace mucho tiempo: que los sonidos simiescos no son emitidos por racistas, sino por aficionados que buscan (y por lo visto en Zaragoza parece que pueden conseguir) descentrar a un jugador determinado, para lo cual se recurre al insulto fácil basado en un rasgo distinguible, bien sea físico o de personalidad.

Además, estamos ante un jugador reincidente en esta "chulería". Sólo hay que recordar su rabieta tras la elección del Balón de Oro, dejando en muy mal lugar a sus compañeros de profesión, así como sus innecesarias andanadas hacia el Real Madrid cuando se presentó con el Barça. Por una vez, y sin que sirva de precedente, debo darle la razón a Dmitry Piterman: es el comportamiento del barcelonista en el terreno de juego (y fuera) el que enciende a los aficionados. Y no parece que nadie de su entorno haga nada por pararle los pies. Y ya va siendo hora.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris