Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Política   Futuro  

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire
Miguel Massanet
lunes, 12 de noviembre de 2018, 08:29 h (CET)

La sociedad española parece haber entrado en involución, en lugar de pretender avanzar en sus conquistas científicas, inventos y mejoras sociales, para lograr el bienestar para todos, parece haber entrado en un estado de negatividad tal, que la impulsa a la autodestrucción, como consecuencia de delirios sicóticos que parecen haber afectado la inteligencia de cierta clase de dirigentes políticos de izquierdas. Tememos que, como sucede en la conocida película “El planeta de los simios” la humanidad haya entrado en una fase de cerrazón capaz de hacerla cometer torpezas que la conduzcan de nuevo a etapas anteriores a la actual civilización.


Alguien dijo “di lo que piensas o estos silencios te harán ruido toda la vida”. Por desgracia estamos en tiempos en los que el estarse callado significa dejar que, los que intentan implantar su dominio sobre los demás, se salgan con la suya. Falta, en este país, en manos de grupos que intentan que retrocedamos a épocas tristemente recordadas, que esta mayoría silenciosa que se esconde detrás de su creencia de que más vale no hacerse notar; mejor no destacar y permanecer al abrigo de la masa, como hacen las bandadas de estorninos para defenderse de las rapaces que los acosan, en un intento de pasar desapercibidos, resignándose a no intentar alcanzar una vida mejor o mantener el estatus del que se gozaba, sino, solamente procurar evitar que el palo con el que te amenazan los que tienen el poder, no se abata sobre ti para destruirte, sino que, si intentas protegerte de la esclavitud de quienes no tienen temor a anular a una parte de la sociedad con tal de conseguir la sumisión total del resto, deberás asumir que vas a tener que luchar con todas tus fuerzas para conseguirlo.


Un gobierno que ha desencadenado una ofensiva en toda la regla en contra del TS, aprovechando la ocasión favorable de las recientes sentencias relacionadas con el pago del impuesto de AJD que, anteriormente, pagaban los prestatarios de la hipotecas; algo que les ha dado, a Podemos e IU, confianza para que se lanzarse a las calles para criticar al TS y pedir que se les devuelvan los impuestos que pagaron a sus dueños. Nadie habla de que los bancos lo hicieron teniendo la Ley de su parte y que, lo que se pretende es una retroactividad de algo que solo ahora la Justicia ha puesto en cuestión. Un gobierno que ha volcado su demagogia más impactante para dar a entender que se puede aumentar el salario mínimo, las prestaciones sociales, los salarios y el resto de gastos públicos de una forma ilimitada, simplemente por medio de decretazos que, en su día, deberán ser refrendado en el Congreso de Diputados, y todo ello, suponiendo que tengan mayoría suficiente para conseguirlo. Un gobierno que sigue cediendo en todos los frentes para intentar que los que buscan separarse de España, en Cataluña, apoyen los PGE que tiene pendientes de ser aceptados, por no disponer de los apoyos precisos para aprobarlos.


Lo que ocurre es que, a medida que pasan los días y Bruselas se muestra más inquieta al respecto de los PGE para el 2019, la entrega del señor Sánchez a la voluntad de los soberanistas catalanes, se hace más evidente y las cesiones, no solamente económicas, que también, sino de toda índole, incluso aquellas que durante años se les fueron negadas por constituir verdaderas entregas de parte de la soberanía nacional, algo que tropieza directamente con lo dispuesto en nuestra Constitución. Por eso, entre los planes que el señor P.Sánchez tiene previstos, si puede conseguir los apoyos necesarios, es la reforma de la Carta Magna, lo que le permitiría cambiar la estructura del Estado en la que, con toda seguridad, intentaría colar lo del Estado federal como un medio de concederles más poderes a los catalanes. Sigue sin entender que, el caso catalán, no es fácil de entender puesto que los catalanes no quieren ningún tipo de relación con España, más que la económica por aquello de que “la pela es la pela”, pero es evidente que no se iban a conformar con formar parte, como en realidad ya está sucediendo, de un gobierno central aunque se aumentaran las facultades (pocas se les podrían dar que ya no tengan) de actuación. Ha llegado un momento en el que, la propia propaganda que se ha ido emitiendo desde todos los medios de información de Cataluña, en defensa de una Cataluña, republicana e independiente de cualquier lazo con el resto de España es lo que les han hecho creer a los dos millones, o los que fueran, que ahora ya no aceptarían que se llegara a un acuerdo en el que no figurase una Cataluña completamente independiente de la nación española.


Ahora ya empieza una nueva fase dentro del PSOE. El señor P.Sánchez ya está encontrando cierta resistencia respecto a sus cesiones a los catalanes desde dentro de su propio partido. En este congreso que va a tener lugar durante uno de estos días, precisamente para dar la visión de que se trata de un partido unido, van a estar ausentes la mitad de los “varones” que, con distinta excusas, la señora Diaz de Andalucía por la necesidad de defender su reelección, en las próximas elecciones, no van a poder concurrir. Un tema chocante, por cuando se trata de un ministro evidentemente necesario y que, por sus especiales dotes y veteranía, había sido uno de los aciertos de Sánchez el haberlo elegido como ministro de Asuntos Exteriores, el caso del señor Borrell; ahora da la impresión de que se lo quiere sacar de encima enviándolo como candidato a las elecciones europeas.


Cuando P.Sánchez los nombró para sus respectivos cargos, ya manifestamos nuestra extrañeza respecto a que, personas como Borrell y Duque, el astronauta, se hubieran dejado embarcar en esta aventura de tan impredecible resultado. Ambos, especialmente Borrell, habían demostrado su preocupación por el problema catalán y es obvio que Borrell sigue siendo una de los defensores más cualificados dentro de su propio partido, respecto a la necesidad de acabar con el desafío separatista en Cataluña. Quizá P.Sánchez se ha visto obligado, por exigencia de los políticos soberanistas catalanes, que ya se han quejado en numerosas ocasiones de las advertencias y latigazos políticos que les viene propinando el ministro Borrell, recordándoles que sus aspiraciones tienen el tope que marca nuestra Constitución; a ceder a sus peticiones de que lo aparte de su cargo. Es obvio que se ha formado un núcleo duro dentro del PSOE formado por Sánchez, Ávalos y Lastra, encargados de evitar que ningún otro se salga del guion que, básicamente, se centra en no hacer ni decir nada que pudiera entorpecer a este gobierno minoritario, el seguir en el poder hasta que lleguen las próximas legislativas en el 2020.


Sin embargo, aunque las encuestas de La Vanguardia (no sabemos si están siendo amañadas amañadas por quienes están interesados en poner en evidencia una realidad que, quizá, sólo existe en las mentes de los interesados en magnificar los resultados de las izquierdas y, en especial, los del PSOE que, apenas hace cinco meses, estaba desahuciado dentro del panorama electoral y actualmente, con grandes diferencias entre unas encuestas y las otras, parece que está por encima del resto. Como ya opinamos en anteriores escritos, eso de vender la pieza antes de haberla cazado es una práctica que quizá, en estos momentos de euforia del PSOE, pueda tener efectos mediatos, no obstante, faltan todavía muchos meses para las legislativas y hay tiempo suficiente para que los incumplimientos de promesas, como ha sido el caso de la exhumación de los restos del general Franco, se vayan extendiendo debido a que, quieran o no quieran los de este Gobierno, están vigilados de cerca desde Bruselas, que ya les han llamado la atención dos veces. En una de ellas se avisa de que, el incremente desproporcionado y absurdo del salario mínimo, hasta 1.000 euros, va a producir un retroceso en la contratación de hasta 70.000 puestos, aparte de un incremento intolerable en nuestra Deuda pública.


El Gobierno intenta librarse de esta acusación diciendo que, con el aumento de impuestos previstos, van a conseguir recaudar lo necesario para poder cubrir el coste. Lo que sucede es que el SM a quienes va a afectar a aquellas empresas, en especial de autónomos, en los que haya personas con salarios bajos que obliguen a sus patronos a hacer un esfuerzo que, a estas alturas de la recuperación, cuando aún existen problemas derivados de la crisis, no parece que este aumento, criticado por toda la patronal, sea algo que favorezca nuestras exportaciones, nuestra productividad y nuestra competitividad.


O así es como, desde la óptica de un ciudadano de a pie, la posibilidad de que este gobierno en minoría, pese al apoyo de la mayoría de las izquierdas, consiga mantenerse durante lo que queda de legislatura es algo que todavía está por ver. En el caso de que los catalanes se mantengan firmes en el tema de la libertad de los encarcelados por el tema del 1.O, y no se les ofrezca, en firme, la promesa de darles un indulto cuando se sepa la sentencia del TS, es muy posible que les sea imposible mantenerse en minoría hasta marzo del 2020. No obstante, la campaña de desmoralización del TS, la posibilidad de un cambio de presidente del mismo que permita a Sánchez poner al frente del tribunal una magistrada que, como anunció hace poco, fuera más “dialogante”, hace que nuestra preocupación por un pucherazo de última hora, en el que el Supremo no acepte ni el delito de sublevación ni el de rebelión, es muy posible que le sirviera al PSOE para conseguir el apoyo que necesita de ERC, la CUP y el resto de nacionalistas catalanes. Todo pende de un hilo.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Chomsky y el sueño americano

Chomsky es uno de los grandes filósofos en activo con análisis muy precisos sobre la realidad económica y social

La sombra de la corrupción

Todos sabemos que muchos interinos entraron de forma digital y llevan años trabajando en la administración

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris