Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Los niños de Valladolid

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
sábado, 4 de marzo de 2006, 05:38 h (CET)
En el mundo de la ficción cinematográfica, Gregory Peck interpreta el papel del huido doctor nazi que en Brasil ensaya la clonación de niños arios. "Los niños del Brasil" se titula la película, donde aparecían niños repetidos y con ojos claros. La clonación y la eugenesia no son inventos del llamado progresismo, más bien son fruto de regímenes totalitarios para el control del individuo. La educación en manos del Estado es el instrumento aleccionador, interviniendo en donde la genética no llega, siendo más eficaz actuando en edades tempranas del niño. Educación para la ciudadanía a los tres años es un ejemplo no ficción, reflejo de los ensayos de Huxley y Orwell.

Estos son primeros pasos en la avanzadilla pretotalitaria, en la creación de individuos no libres. El Estado controla los procesos, más ¿quién es el Estado?. Difusa la nación que conforma la soberanía popular, el Estado es un caballo desbocado por los ocultos grupos de poder. No son, más que inventos -sofisticados por la tecnología- de la Alemania nazi, previa digestión para convencer al pueblo.

El señor de Valladolid no es más que brazo ejecutor, cuyos guiones son diariamente escritos y difundidos. La pretendida ideología a implantar abarca muchos idiomas, aunque hoy sólo se escribe en español. Repetir niños de Valladolid ni siquiera significa la creación de individuos sanos e inteligentes, si no que al igual que la metáfora, supone la creación de personas dependientes del poder omnímodo.

La aberración se enmascara con las palabras engañosas revestidas del bien común. ¿Quién le iba a decir a los alemanes de los años 30 , que el partido nacionalsocialista no buscaba el bien común de esa Gran Alemania, hundida por el Tratado de Utrecht y en depresión?

Noticias relacionadas

Dame el petróleo y toma el manual de USAID

El petróleo atrajo revoluciones y guerras en América Latina, confirmando que la riqueza del subsuelo sentenciaba la tragedia del pueblo que habitaba su suelo

Crecidos por la discordia, desbordados por la violencia

Menos bombas y más abrazos, menos armas y más alma

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris