Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Hamás está dispuesto a dialigar

Marianna Bélenkaia
Redacción
sábado, 4 de marzo de 2006, 05:38 h (CET)
El 3 de marzo a Moscú llega una delegación del Movimiento de Resistencia Islámica (HAMAS). Procede señalar de entrada que no se debe esperar sensaciones de esta visita, por ejemplo, el reconocimiento por HAMAS del derecho de Israel a existir ni el cese de la resistencia.

A propósito, Rusia no persigue tal objetivo. Las próximas conversaciones tendrán por tarea aclarar la postura del Movimiento que ganó las elecciones parlamentarias palestinas en enero de 2006 y recibió el derecho a formar un gobierno. De hecho, en Moscú será determinado si pueda la comunidad internacional mantener con los islamistas palestinos en poder un diálogo constructivo capaz de asegurar en el futuro la firma de los acuerdos de paz con Israel. Al parecer, HAMAS está dispuesto a mantener diálogo, aunque éste no será fácil.

En las conversaciones con la delegación palestina Rusia hablará con HAMAS ateniéndose a las políticas establecidas por el “cuarteto” internacional de mediadores del arreglo del Oriente Próximo, integrado además de Rusia por EE UU, las Naciones Unidas y la Unión Europea. Según señalan voceros del Ministerio de Exteriores de Rusia, “el reconocimiento de Israel, la renuncia a practicar violencia y el respeto de los acuerdos firmados previamente- serán los temas de la agenda que interesan a toda la comunidad mundial.” Al mismo tiempo, los diplomáticos rusos subrayan su propósito de no exigir nada de HAMAS, y el propio Movimiento habrá de decidir si preste oído a la opinión de Moscú y del “cuarteto” en general.

Tal enfoque está justificado, ya que HAMAS no podrá cambiar de postura en un abrir y cerrar de ojos y, muy especialmente, si brillan por ausencia los pasos al encuentro de parte de Israel. “? Por qué se habla solamente de nuestro reconocimiento de Israel, pero se pasa en silencio la necesidad de que Israel respete los derechos del pueblo palestino ?”, señaló en entrevista a RIA Novosti Usama Hamdan, emisario de HAMAS en Beirut. Según él, se trata de que ninguno de los acuerdos palestino-israelíes previamente firmados estipula el respeto de los derechos de los palestinos, mientras que la solución de todos los problemas de vital importancia para ellos: fronteras, derecho de regreso de los refugiados, estatus de Jerusalén, se está postergando para el futuro. El Movimiento de Resistencia Islámica estima posible respetar solamente aquellos acuerdos que nada tienen que ver con la capitulación.

En ello radica el problema principal de las conversaciones en Moscú y, en general, la perspectiva de las relaciones mutuas de HAMAS con la comunidad internacional. Según señalan voceros del Ministerio de Exteriores de Rusia, si este Movimiento no respete los acuerdos palestino-israelíes previamente firmados, será poco probable que pueda realizar sus promesas preelectorales: mejorar la vida del pueblo palestino. Pues, si los islamistas persisten en su postura, no será posible cancelar la crisis de Oriente Próximo y, por consiguiente, los palestinos no podrán dar solución a sus problemas sociales y económicos. En vista de ello, para los diplomáticos rusos importa comprender por dónde pasa la “línea roja” para HAMAS y las concesiones que no acepten hoy en ninguna de sus variantes.

Es que de prestar oído a las réplicas lanzadas por representantes de este Movimiento, entre todos sus “no”: “no reconocemos a Israel”, “no renunciaremos a la resistencia”, se vislumbra, no obstante, la disposición de mantener diálogo. Por ejemplo, en su entrevista concedida al rotativo ruso Vremia Novostei (Hora de noticias), el jefe del buró político de HAMAS declaró:” Naturalmente, Rusia tiene derecho de presentar sus ofertas. Estamos abiertos y dispuestos a discutir cualesquiera ideas. Pero tenemos también nuestra visión del problema y se lo diremos a los interlocutores rusos”. Es posible interpretar esa réplica como quiera, pero parece que ella pone de manifiesto la posibilidad de buscar salida del atolladero de Oriente Próximo. La práctica totalidad de representantes oficiales de HAMAS habla del diálogo, pese a que se dan perfecta cuenta de que en Moscú les esperan conversaciones nada fáciles y Rusia no desistirá de sus posturas concordadas con el “cuarteto”. No obstante, según señaló Musa Abu Marzuk, subjefe del buró político del Movimiento, “indudablemente, el comienzo del diálogo sobre nuestras y sus posturas e intereses, sobre nuestros objetivos y lo que ellos quieren de la región, surtirá efecto”. Es la actitud de los pragmáticos y no de los fanáticos.

Hay que reconocer el hecho evidente: los islamistas palestinos aspiran a mantener diálogo orientado ante todo a sentar la base de nuevos acuerdos. Indudablemente, para los diplomáticos rusos y occidentales resulta difícil abandonar la idea de que los acuerdos palestino-israelíes previamente logrados dejaran de existir y se requieren enfoques nuevos. Pero, por otro lado, en su tiempo estos acuerdos desempeñaron el papel positivo habiendo impulsado la cancelación del conflicto palestino-israelí. Ahora que la situación de nuevo está atollada, será preciso ponerlos a tenor con las nuevas realidades, lo que es un proceso natural.

Procede señalar que nadie habla de la necesidad de denunciar los acuerdos antes firmados. Lo principal será confirmar la intención de ambas partes de arreglar el conflicto tarde o temprano, lo que constituye el principio básico que preside todos los acuerdos anteriores. Moscú quiere obtener tal confirmación de parte de HAMAS a pesar de que esté velada por la retórica tradicional del Movimiento.

No cabe duda que el camino hacia el logro de acuerdos de paz será muy largo y escabroso, ya que a estas alturas las actitudes de HAMAS y de Israel hacia el arreglo son diametralmente opuestas. Ninguna de las partes está propensa a ceder y, además, a primera vista, no tienen a dónde retroceder. Pero la situación está cambiando a cada rato tanto en Israel como en los territorios palestinos y en la palestra internacional. Este fenómeno se refleja en el desarrollo del acontecer en la zona del conflicto palestino-israelí. Por esta razón, la tarea actual de la diplomacia internacional consiste en esforzarse por que permanezca abierta la puerta conducente a la paz y que en este camino haya menos víctimas entre los israelíes y entre los palestinos. Precisamente desde esta óptica se deberá considerar la visita de HAMAS a Moscú.

____________________

Marianna Bélenkaia es analista de RIA Novosti.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris